Revista Ecos de Asia

Information

This article was written on 10 Mar 2017, and is filled under Arte.

Current post is tagged

, , , , , , ,

El arte “sumi-e” de Kousei Takenaka

Desde que se creó el arte sumi-e en China, allá por la dinastía Tang, y fue introducido en Japón a partir de mediados del siglo XIV, este tipo de pintura en tinta es una de las más admiradas y complejas que pueden existir a la hora de su realización. El sumi-e siempre estuvo vinculado con la belleza, y sobre todo con la religiosidad, ya que guarda mucha relación con el budismo Zen.

Hubo grandes artistas del sumi-e en el pasado, como Sesshû Tôyô, pero también hay otros destacados en la actualidad, como el artista japonés Kousei Takenaka. Este pintor nació en el año 1950 en la provincia de Ishikawa,[1] y es un hombre muy vinculado a nuestro país debido a que ha expuesto sus obras y viajado a España en determinadas ocasiones.

Takenaka dando clase en la Escuela de Magisterio de Zamora. Fuente: La opinión de Zamora.

Takenaka dando clase en la Escuela de Magisterio de Zamora. Fuente: La opinión de Zamora.

A Takenaka, la pasión por el sumi-e  le viene desde joven, aunque habría que destacar que inauguró la llamada “Piccolo” en 1991, cuando ya tenía más de cuarenta años, escuela que posteriormente pasó a denominarse Suibokuga[2] Piccolo, en la ciudad de Kanazawa. La mayor parte de su éxito como artista surgió estos años, ya que ha expuesto numerosas veces tanto en Japón como en el resto de mundo.

A pesar de que se interesará por este tipo de pintura desde joven, como primera vocación tenía el judo, un arte marcial que empezó a practicar desde cuando apenas tenía nueve años y donde apuntaba maneras, ya que fue campeón en diversos campeonatos a nivel regional y nacional. A los dieciocho ingresó en los cuerpos especiales de la Policía, convirtiéndose en instructor a los pocos años, formando una conocida escuela de judo, de la cual han salido grandes campeones. Sea como fuere, en 1980 decidió abandonar todo eso para dedicarse por completo a su otra gran pasión en la vida, el arte de la tinta, fundando esta vez la escuela de pintura que se ha mencionado anteriormente y de la cual han surgido varias generaciones de pintores especializados en el sumi-e. Todo ello hace que haya resurgido un arte que en el último siglo había quedado en desuso, convirtiendo a Takenaka no sólo en un referente internacional sino también en el embajador de dicho tipo pintura por todo el mundo.

Su primera exposición internacional tuvo lugar en Estados Unidos, exactamente en Saint Louis, donde el Consejo Educacional de Ferguson o Instituto Cultural Estadounidense le pidió que enseñara sumi-e en las escuelas de primaria y secundaria de la ciudad. Durante esta primera década de recorrido internacional fue invitado y expuso sus obras en otros países como Suecia o Turquía, viniendo por primera vez a España en febrero del año 1999, gracias al Colegio Japonés de Madrid. En este año también destacó por la restauración que realizó de diez cuadros antiguos que se encontraban en el conocido Santuario de Nagase Kamo, en Niigata.[3]

Al año siguiente, en el 2000, volvió a recibir una invitación para acudir a nuestro país no sólo por el Colegio Japonés de Madrid, sino también por el Centro Cultural Hispano-Japonés de Salamanca. Es tal la vinculación con esta ciudad que durante los siguientes tres años estuvo impartiendo conferencias y exhibiciones en la famosa Sala de la Emperatriz Michiko. Incluso donó algunos de sus trabajos a la Universidad de Salamanca. Durante este año 2000 también expuso en su ciudad natal así como en Tokio, realizándose en octubre de dicho año un catálogo conmemorativo de su obra en honor al aniversario de su comienzo como artista sumi-e.

 

El Tigre es un animal utilizado por Takenaka en sus pinturas, siendo de lo más conocido del artista

El tigre es un animal utilizado por Takenaka en sus pinturas, siendo de lo más conocido del artista.

La donación de sus obras a lo largo de su trayectoria es algo que ha realizado en más de una ocasión, como hizo al año siguiente, en el 2001, al Intercambio Cultural de Arte Japón-Corea al que fue invitado durante más de una ocasión a lo largo de los siguientes años, representando incluso a Japón en los años 2002 y 2003.

Se solicitó su trabajo para el mil cien aniversario del Santuario de Tenmangu, una auténtica joya muy visitada de la ciudad de Kioto, siendo también en estos momentos cuando participó en la fundación de la Asociación de Arte Kogyokukai. En los siguientes años estuvo muy vinculado otra vez a Turquía y a España, países que solía visitar con frecuencia. En noviembre de 2002 fue invitado por la Universidad de Estambul y otra vez más por la Universidad de Salamanca y por el Centro Hispano-Japonés para la inauguración de sus clases, algo que repitió en los años 2006 y 2008. Para conmemorar el año de relaciones entre Turquía y Japón, fue contratado para la realización de una gran exposición que tuvo lugar en la Mezquita Yami de Tokio junto con otro gran personaje como es el Maestro Gyokuho Kato, calígrafo, recibiendo el agradecimiento al año siguiente por parte de la embajada turca en el país nipón.

También fue importante la exposición que se realizó en mayo de 2004 en la ciudad de Kanazawa, donde había fundado la escuela “Piccolo”, para conmemorar su vigesimoquinto aniversario como artista. Esta fue una muestra muy importante no solo en cuanto a público sino también para valorar la importancia de unos de los artistas más destacados del momento. Fue tal la magnitud y la importancia en Kanazawa que al año siguiente, en noviembre de 2005, realizó una exposición individual en el Museo de Arte Contemporáneo Siglo XXI para conmemorar el tercer aniversario de la ya mencionada asociación Kogyokukai.

Ya en los últimos años de esta década, en 2008 fundó la Asociación Basho Takenaka en Salamanca, donde fue recibido una vez más con gran cariño, volviendo a España al año siguiente, en octubre de 2009, para exponer en la Fundación José Pons.[4] Destacado también en este año es el nombramiento de Takenaka como Presidente de la Asociación de Arte Sankei, que sigue marcando parte importante de su vida actual.

Monte Saint Michel, de Kousei Takenaka

Monte Saint Michel, de Kousei Takenaka.

Takenaka ha estado muy ligado a nuestro país, como hemos visto, volviendo unas cuantas veces más en los últimos años. En 2011 fue invitado para dar a conocer su pintura a la Escuela Universitaria de Magisterio en Zamora, o el año pasado, donde el Museo de Arte Oriental de Valladolid mostró, durante todo el verano, obras del artista en una exposición llamada “Pinceladas Mágicas”, en la que se reunieron más de sesenta obras y que sirvió como punto de inflexión para él ya que una vez más se homenajeó su carrera artística, en este caso el trigésimo quinto aniversario de la misma. La vinculación de Takenaka con dicho museo no es nueva, ya que lo habia visitado en el año 2013, quedando gratamente sorprendido por la belleza y la magnífica colección de dicho museo, al cual donó en ese año nueve obras, las cuales también se expusieron en la muestra realizada el año pasado.

Kousei Takenaka junto a algunas de sus obras en la inauguración de “Pinceladas mágicas”. Fuente: El Diario de Valladolid.

Kousei Takenaka junto a algunas de sus obras en la inauguración de “Pinceladas mágicas”. Fuente: El Diario de Valladolid.

El estilo de Takenaka es el propio de un artista del sumi-e, donde los elementos de la naturaleza a través de la pincelada rápida son la base de su producción. Se representan animales, plantas, paisajes, y un sinfín de elementos basados en este mundo (casi siempre realizados en formato vertical, kakemono) pero también hay otras temáticas como la de personajes importantes de Japón como samuráis o vistas de ciudades, lo que hace de Takenaka un artista referente y muy destacado, y que parece fuera de su contexto, debido a que ha conseguido volver a hacer importante un tipo de pintura propia del Japón antiguo.

15

16

Otras reproducciones de Kousei Takenaka.

Notas:

[1]  Prefectura ubicada sobre la isla de Honshû.

[2]  Suibokuga es el otro nombre que recibe la pintura sumi-e.

[3]  Niigata es la ciudad capital de la región de Hokuriku, al noroeste de Japón.

[4]  La fundación José Pons se creó en el año 2005 y cuyo objetivo principal es desarrollar actividades de interés social que contribuyan al bienestar y la calidad de vida de las personas. Tiene sedes  en Madrid y Barcelona.

avatar David Díez (13 Posts)

Graduado en Historia del Arte por la Universidad de Valladolid, japonólogo. Ponente y colaborador en el Congreso Internacional España-Japón "Arte-Hoy". Máster en Europa y el Mundo Atlántico. Poder, Cultura y Sociedad en la misma universidad. Con ideas de futuro para realizar una Tesis doctoral sobre el arte y la cultura japonesa.


Deja un comentario