Revista Ecos de Asia

Information

This article was written on 22 Mar 2018, and is filled under Literatura.

Current post is tagged

, , , , ,

“El fin de la muerte”: llega el cierre de la trilogía de Cixin Liu

El pasado 15 de marzo se puso a la venta El fin de la muerte, la última novela que cierra la trilogía del autor chino Cixin Liu tras El problema de los tres cuerpos y El bosque oscuro. Ante la gran acogida de las primeras obras, la expectación por el volumen final de la historia era palpable.

El fin de la muerte supone un aumento cuantitativo con respecto a las dos novelas anteriores, ya que son muchos los cabos sueltos, y también muchas las sorpresas. Así, esta obra supera las setecientas páginas de intensidad creciente y tensión bien controlada.

No queremos profundizar en el argumento, puesto que es imposible hacerlo sin desvelar detalles argumentales de las dos partes previas, pero sí podemos adelantar que en esta nueva entrega, la protagonista es Cheng Xin, una joven procedente del tiempo anterior a la Era de la Crisis, con lo que el hilo temporal retrocede para abarcar nuevamente todo el arco que había desarrollado en las dos entregas anteriores, ofreciendo nuevos puntos de vista y acciones y sucesos paralelos.

Para alcanzar el desenlace de la trilogía, Cixin Liu opta por hacer una recapitulación que permita arrancar en un punto cercano a los sucesos ya conocidos, para poder hacer un recorrido paralelo que facilite refrescar la memoria del lector. Algo que resulta muy útil, dada la gran cantidad de información que contiene cada novela, con múltiples tramas y personajes relevantes.

Tomando esto como punto de partida, la novela vuelve a recorrer momentos ya conocidos, ofreciendo en ocasiones una nueva luz sobre sus causas o sobre sus consecuencias, de manera que también se completan las novelas anteriores. Así, no es solamente una continuación directa, sino un cierre en el que se rellenan algunas lagunas que no hubieran tenido cabida en los dos títulos precedentes.

Además, El fin de la muerte es una novela mucho más amplia. Dividida en cinco partes, abarca una cantidad de sucesos mucho mayor, tanto en lo que a la trama se refiere como a la historia de la humanidad que se desarrolla de fondo. Tanta información hace que algunos pasajes queden, quizás, ligeramente superficiales para la trascendencia aparente de los sucesos que acaecen, pero debe ser así para poder abarcar todo y poder llegar al final de los acontecimientos.

Y es que Cixin Liu mantiene la tónica a la que nos tiene acostumbrados en El problema de los tres cuerpos y, más especialmente, en El bosque oscuro. Son numerosos los frentes abiertos de la acción, con protagonistas muy variados, en circunstancias muy diferentes entre sí… En realidad, es como si se combinasen en un solo título y hacia una única dirección varias novelas de géneros y concepciones diferentes: desde el space opera hasta el thriller policiaco, incluyendo intrigas políticas, aventuras…

Quizás en esa heterogeneidad resida una de las claves de su atractivo. El fin de la muerte es una novela que engancha hasta tal punto que es difícil dejar de leer una vez que te sumerges en su historia. Cada salto a una de sus subtramas genera dos tensiones diferentes: la necesidad de saber qué ocurre y la necesidad de superar ese capítulo para regresar a donde la acción había quedado interrumpida. Cixin Liu sabe manejar estas tensiones para que graviten en un equilibrio constante durante buena parte de la obra, convirtiendo la lectura en una carrera frenética por conocer más.

Para ello, Cixin Liu emplea un recurso que ya había utilizado anteriormente, aunque con un grado más de intensidad, introduciendo giros argumentales y alterando de manera constante el entorno y el contexto para hacer avanzar la trama mediante el cambio. Ello, unido a su gran imaginación, hace que las sorpresas para el lector sean constantes, haciendo imposible predecir qué ocurrirá a continuación.

Quizás el mayor problema de El fin de la muerte sea el incremento de la complejidad científica que se desarrolla a lo largo del volumen, especialmente de cara a la segunda mitad de la novela. Los principios astrofísicos en los que se basan las diferentes tecnologías resultan, en ocasiones, difíciles de seguir, algo que, por otro lado, tampoco impide la comprensión de los acontecimientos.

En cualquier caso, la trilogía iniciada en El problema de los tres cuerpos es, como buena parte de las obras de ciencia ficción, una reflexión sobre la naturaleza humana, que si bien quedaba patente ya desde el primer tomo, en El fin de la muerte adquiere una nueva dimensión. Las decisiones a las que deben enfrentarse tanto los distintos individuos con protagonismo como las diferentes sociedades que participan de la historia se ven magnificadas por las circunstancias, poniendo la ética y la moral en entredicho en varias ocasiones. Sin embargo, la humanidad como directriz moral está muy presente, incluso en su propia renuncia. A pesar de todo, Cixin Liu no deja de representar un halo de esperanza hacia la humanidad, tanto a nivel individual como colectivo.

El fin de la muerte supone el punto y final a una historia mucho mayor que la de la humanidad teniendo conocimiento de Trisolaris. A lo largo de las tres novelas, Cixin Liu nos conduce en un viaje en el que la curiosidad, la desesperación, la ambición y la ciencia son las protagonistas. Hasta el momento, El problema de los tres cuerpos anticipaba un marco cronológico y de sucesos limitado, que El bosque oscuro continuaba, pero El fin de la muerte dinamita esta tendencia abarcando una historia completamente diferente y demostrando que, en realidad, el protagonismo ha recaído siempre en el ser humano.

Cixin Liu consigue un cierre sorprendente, alejado de cualquier anticipación. En El fin de la muerte condensa los principales atractivos de los dos títulos anteriores, redimensionándolos hasta una nueva magnitud. El tramo final logra hacer que la perspectiva sobre toda la trilogía cambie, y lo consigue de manera natural, apenas forzada.

Como los dos anteriores, publica Nova, el sello de ciencia ficción de Penguin Random House, en una edición muy cuidada, visualmente idéntica a las anteriores que presenta la trilogía con gran coherencia estética, y reproduciendo nuevamente, tanto en el fajín como en la contraportada, las loas vertidas tanto por figuras de autoridad (entre las que destacan George R. R. Martin, Barack Obama o Mark Zuckerberg) como por prensa nacional (El Mundo y el suplemento cultural Babelia). Aunque son un llamativo reclamo publicitario, lo cierto es que la obra de Cixin Liu habla por sí misma.

avatar Carolina Plou Anadón (189 Posts)

Historiadora del Arte, japonóloga, prepara una tesis doctoral sobre fotografía japonesa. Autora del libro “Bajo los cerezos en flor. 50 películas para conocer Japón”.


Share

Deja un comentario