Revista Ecos de Asia

Una mirada occidental al fanservice en el anime: El tratamiento de los personajes femeninos

El anime es un producto cultural japonés altamente complejo, con multitud de géneros, subgéneros, temas y contenidos que pueden ser interpretados y percibidos de diferente forma, según el consumidor y su cultura. El fanservice es un contenido muy extendido del que todavía falta mucho por conocer, pero que está permanentemente en el foco de la polémica, con detractores y seguidores, especialmente por el tratamiento discriminatorio que se muestra hacia los personajes femeninos. La percepción de los consumidores puede ser muy cambiante, sobre todo según si se mira desde el prisma occidental u oriental. Este artículo se centra en la mirada occidental hacia el fanservice.

El anime copó la parrilla de la televisión española, especialmente a partir de los noventa. Sin embargo, la mayoría de estos animes fueron consumidos sin que el telespectador se percatase de su origen japonés, siendo percibidos más bien como dibujos animados (de origen occidental). Aunque la época dorada en que el anime copaba la televisión española ya se marchitó, actualmente se puede decir que el anime vive una nueva época dorada digital gracias a su proliferación a través de los servicios de streaming, tales como Netflix, Amazon Prime Video, Crunchyroll o Filmin; cabe destacar que, recientemente, en Netflix, el aclamado estudio de animación Studio Ghibli ha puesto a disposición de la población española sus 21 largometrajes, lo cual es todo un hito.

Compendio de algunos animes emitidos en televisión española (de izda. a dcha.): Marco, La abeja Maya, Vickie el vikingo y Heidi, La niña de los Alpes.

Desde la Sociología, es fundamental reconocer la complejidad y las particularidades del anime, y tomarlo como objeto de estudio, así como a los agentes sociales involucrados en su correspondiente ámbito cultural, para contribuir con la comprensión del fenómeno, que en España es relativamente joven. Hay que recordar que el anime es un producto cultural y medio de comunicación de masas, y como tal, goza de un gran poder de influencia en sus consumidores. Los contenidos transmitidos a través del anime poseen un componente simbólico, es decir, una serie de significados que se transmiten a través de las imágenes y la narrativa visual, de manera que permiten asimilar muy diversos aspectos de la cultura japonesa; en el contexto de esta complejidad simbólica, este artículo se centra en la violencia simbólica.

En el contexto de la igualdad de género, la violencia simbólica puede transmitirse a través de diferentes contenidos donde la mujer es relegada a una posición de subordinación, en una relación jerárquica de poder donde el hombre se sitúa por encima de la mujer; este fenómeno puede transmitirse a través de contenidos como la hipersexualización de la mujer y la exaltación de los atributos sexuales, la cosificación, los estereotipos y roles de género tradicionales, la infrarrepresentación de los personajes femeninos, entre otros. La violencia simbólica no es característica del anime, sino que se puede transmitir a través de cualquier producto cultural o medio de comunicación; no obstante, es importante no pasar por alto el estudio de la violencia simbólica en el anime, especialmente en el ámbito cultural del anime en España, teniendo en cuenta que es un producto genuino de la cultura popular japonesa, y en este sentido, existe una importante diferencia cultural con respecto a la audiencia occidental que lo consume: lo que puede ser socialmente aceptado en Japón puede no serlo en el contexto occidental.

El fanservice es uno de los principales contenidos a través de los cuáles se puede transmitir violencia simbólica, especialmente contra la mujer, aunque no exclusivamente. El fanservice puede definirse como una aparición aleatoria y gratuita de gestos y acciones que suelen ser previsibles y con un componente sexual o erótico de diferente grado. Argumentalmente no aporta nada al anime ya que no es necesario para el desarrollo de la trama o de los personajes. El fanservice juega con lo sugerente, con el deseo, con las formas, las sobras, los sonidos, la vestimenta, los espacios, etc., y suele tener lugar de forma “inesperada” o “casual”. Algunas escenas características del fanservice son aquellas que ponen el foco en los pechos, las piernas o las nalgas de la mujer, empleando ropa ajustada, jugando con los planos y los objetos del entorno.

Imagen del anime The Seven Deadly Sins T1:E1 7 min 15 s en el que puede observarse una escena característica del fanservice, donde Meliodas está tocando el pecho a Elizabeth, que está inconsciente.

Una de las particularidades del fanservice es que permite una mirada cómplice, legitimada, que puede satisfacer incluso los deseos y placeres más fetichistas. Además, otra de las claves es que está diseñado para ser comprendido por casi cualquier cultura, al integrar elementos generales y universalmente reconocibles, y con elementos añadidos especialmente para determinados tipos de culturas.

Imagen del anime Darling in the Fraxx T1:E8 1 min 35 s en el que puede observarse una escena característica del fanservice, donde el niño piloto se sienta detrás de la niña en la cabina simulando la postura sexual del perrito, donde la mujer es tratada como un mero objeto sexual.

Resulta común encontrar animes cuyas narrativas habituales son los romances y las tramas estudiantiles, donde los escolares se emplean como iconos sexuales que experimentan todo tipo de situaciones, cada cual más rocambolesca, que sirven de excusa para la puesta en escena del fanservice.

Una de las series más conocidas en España por su casi constante emisión en la televisión española es Doraemon, el gasto cósmico. Este anime, lejos de dirigirse a un público infantil, suele contener diversas experiencias que superan la comprensión del día a día de los niños y niñas. En frecuentes ocasiones puede verse a Nobita (uno de los protagonistas) intentado ver la ropa interior de Shizuka (una de sus mejores amigas) e intentándola espiar, por ejemplo, cuando esta está en el baño o en las aguas termales. Aunque la serie puede parecer infantil, Nobita vive en un mundo de constantes deseos y caprichos, que se reflejan a menudo a través de escenas de fanservice.

El fin del fanservice no es otro que satisfacer y entretener a la audiencia y existe en la medida en que es consumido, si bien no todos los consumidores disfrutan o demandan estos contenidos, que, según el prisma desde el que se miren, cursan en contra de los valores, derechos y libertades fundamentales; frente a ello, la audiencia puede convertirse en un elemento más activo que ayude a los productores a crear contenidos de mayor calidad.

En definitiva, el fanservice es un contenido mucho más complejo de lo que a priori puede parecer, y en este sentido, es necesario estudiarlo detenidamente, en especial con respecto a la cuestión de género. Abordar la investigación del fanservice significa obtener nueva información que proporciona más conocimientos y herramientas para comprender mejor el fenómeno del anime, en concreto desde el ámbito cultural en España. Esta nueva información es crucial para ayudar a mejorar las políticas culturales públicas, puesto que desde el panorama internacional se demanda la integración de la perspectiva de género para la consecución, principalmente, del Objetivo 5 de la Agenda para el Desarrollo Sostenible: lograr la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres y niñas.

La transmisión de violencia simbólica a través del anime como producto cultural y medio de comunicación de masas es innegable, y resulta importante analizar cómo está influyendo el fanservice, entre otros tipos de contenidos, en el pensamiento y comportamiento de los consumidores, y en última instancia, cómo puede estar afectando a la discriminación y violencia contra las mujeres por razones de género, poniendo en relevancia la percepción que en particular los consumidores pueden tener de estos contenidos desde la cultura occidental.

avatar Javier Cebrián (1 Posts)

Graduado en Trabajo Social en la Universidad de Zaragoza, con Máster en Salud Pública y actualmente doctorando en el Programa de Sociología de las Políticas Públicas y Sociales en la Universidad de Zaragoza con la tesis “El ámbito cultural del anime en España en el contexto de los consumidores, las políticas culturales y la igualdad de género". Ha trabajado en proyectos sobre violencia de género. Amante del anime y los videojuegos.


Share