Revista Ecos de Asia

El fantástico mundo creado por Liang Xuan y Zhang Chun en “Big fish & Begonia”

Una de las películas de animación mejor recibidas en este 2018 ha sido Big fish & Begonia, filme chino estrenado en su país de origen en 2016 bajo el nombre de Dayuhaitang (abreviado como Da Hai). España, al igual que otros países occidentales como Reino Unido o Estados Unidos, no ha podido disfrutar de esta joya de la animación hasta este año, y en nuestro caso particular ha sido gracias a la empresa de entretenimiento Netflix.

Imagen promocional de Big fish & Begonia.

Este largometraje chino comenzó sus andaduras hace más de diez años, concretamente en 2003, cuando Liang Xuan y Zhang Chun, directores, productores y escritores de Big fish & Begonia, decidieron fundar B&T Studio, compañía cinematográfica que empezó a trabajar en el filme. Fue entre 2004 y 2005 cuando Liang Xuan tuvo la idea que daría lugar más tarde a Big fish & Begonia, e inició el proceso creativo junto Zhan Chun en un corto que sirviese de muestra. Debido a la falta de inversiones, la película no se pudo llevar a cabo inmediatamente, ya que no fue hasta el año 2013 cuando la productora Beijing Enlight Media se interesó por el filme, y todo fue gracias a un tráiler que los miembros de B&T Studio publicaron en Sino Weibo, una red social de China.

A partir del año 2013, y con la ayuda económica de Beijing Enlight Media, comenzó el desarrollo del primer filme de B&T Studio, aunque con la colaboración de Studio Mir. A Liang Xuan y Zhan Chun, se les sumó Wang Changtian en la producción y Kiyoshi Yoshida en el apartado musical. Finalmente, el largometraje vio la luz en 2016, pero no fue hasta este 2018 cuando se expandió por Occidente. Big fish & Begonia, que ya estuvo nominada en 2017 a Mejor Largometraje en el Annecy International Animated Film Festival y a Mejor Película de Animación por los Golden Rooster Awards, y en 2018 también a Mejor Película de Animación en el Portland International Film Festival, tal vez podría ser una firme candidata a la estatuilla a Mejor Película de Animación en los próximos Premios Óscar del año 2019.

 

Imagen publicitaria de Big fish & Begonia en su estreno en Reino Unido.

Con un ritmo narrativo y una estética que recuerda en muchos momentos al gigantesco Studio Ghibli, Big fish & Begonia es una de las mejores películas de animación creadas en China y, en cierta medida, los espectadores podrán establecer similitudes entre lo que ocurre en el filme de B&T Studio y El viaje de Chihiro.

Tráiler con subtítulos en español de Big fish & Begonia.

La protagonista de esta historia es Chun, una adolescente que vive bajo los océanos, donde se encuentra un mundo cuyo cielo está conectado con el mar de los humanos. Al cumplir los dieciséis años, los habitantes de esta tierra deben pasar siete días en el hábitat de los humanos, recogiendo información acerca de sus costumbres, hábitos, construcciones, etc., pero sin mezclarse con ellos. Esto lo llevan a cabo mediante un ritual en el cual se conectan ambos mundos, momento en el cual los viajeros se transforman en delfines rojos y salen a los mares de los humanos.

Chun es una de las personas que realiza esa travesía hacia la edad adulta, pero al final de la misma, y llegado el momento en el que ella ha de volver a su mundo, se queda atrapada en una red de pesca. Es entonces cuando un joven humano amante de los animales, va a rescatarla, muriendo en dicha acción. Nuestra protagonista decide, entonces, devolverle el favor trayéndolo de nuevo a la vida, pero para ello tiene que pagar un alto precio.

Fotograma de Big fish & Begonia en el que podemos ver a Kun y Chun.

Desde ese momento, la historia empezará a girar en torno a Kun, el pez en el que es transformada el alma del joven humano, y su vida estará ligada con Chun, quien tendrá que ayudarle a crecer para que pueda a volver a su mundo. Durante esa travesía, ambos serán ayudados por Qiu, un amigo de Chun que hará todo lo necesario para que ella sea feliz.

Fotograma de Big fish & Begonia en el que podemos ver a Qiu y Chun.

Estos tres protagonistas son acompañados por una gran cantidad de personajes secundarios, y la mayoría de ellos no verán con buenos ojos que Chun no respete las leyes de la naturaleza, algo que, además, traerá consecuencias devastadoras para su mundo. De todos estos, habría que destacar especialmente al Guardián de Almas, quien es un claro reflejo de toda la filosofía china que se encuentra en el filme.

Fotograma de Big fish & Begonia en el que podemos ver al Guardián de Almas.

La filosofía china, tan caracterizada por las leyes de la naturaleza y la creencia de la reencarnación y del alma eterna, está presente en todo momento, así como la mitología y la literatura del país creada hace cientos y miles de años, cuentos donde ya se trataban cuestiones actuales como la protección de la vida o el anhelo de la libertad, temas principales de Big fish & Begonia.

En cuanto a la animación, creada por ordenador en este caso, esta es simplemente deliciosa, pues atrapa al espectador en el mundo de fantasía de Liang Xuan y Zhang Chun, y esta es acompañada por la música de Kiyoshi Yoshida, gracias al cual el espectador se ve inmerso mucho más en el filme. Estos dos aspectos de la cinta son, sin lugar a dudas, lo mejor de la misma.

Por otro lado, tenemos el guion, y hay que señalar que este tiene ciertas carencias. Big fish & Begonia no se trata de un largometraje que tenga una historia sencilla, y es por esa razón por la que el guion debería estar perfectamente trabajado, pero ocurre que en algunos momentos parece que no es así. La falta de profundidad en ciertos aspectos de la cinta, así como la incorrecta explicación de algunos sucesos, puede hacer que el espectador se pierda. A ello hay que sumar, además, el ritmo lento de las escenas pero rápido en su conjunto, algo que es conseguido por el corte tan abrupto de algunas de las partes de la cinta, aunque esta es una característica fundamental del cine chino. Todo ello hace que Big fish & Begonia no sea del todo perfecta para el público occidental, aunque no hay ninguna duda en que se trata de uno de los mejores largometrajes chinos de animación de todos los tiempos.

Fotograma de Big fish & Begonia en el que podemos ver a Qiu y Chun.

Liang Xuan y Zhang Chun han logrado crear una joya de la animación asiática, y es que Big fish & Begonia se podría llegar a convertir en todo un estandarte de la filmografía china. Sin duda, es el filme perfecto para todo aquel que haya disfrutado alguna vez de los largometrajes de Hayao Miyazaki, Makoto Shinkai o Isao Takahata, y es ideal para ver en familia. El mundo creado por Liang Xuan y Zhang Chun es fascinante, y no cabe duda de que consiguen que el espectador forme parte de Big fish & Begonia, donde conocerá un espectacular universo lleno de vida, magia y filosofía china que lo atrapará completamente, dando lugar a una de las mejores experiencias que se puede tener viendo una película de animación.

Fotograma de Big fish & Begonia en el que podemos ver a Kun y Chun.

Para saber más:

avatar Daniel Rodríguez (206 Posts)

Profesor de Geografía e Historia. Graduado en Historia del Arte en la Universidad de Oviedo, con un Máster Universitario en Estudios en Asia Oriental cursado en la Universidad de Salamanca y otro Máster Universitario en Formación del Profesorado de Educación Secundaria Obligatoria, Bachillerato y Formación Profesional en la Universidad de Oviedo. Ha trabajado para el Museo Arqueológico de Asturias, la sala de exposiciones LAUDEO, la Universidad de Salamana, Satori Ediciones y la Academia Formación Sagan.


Share

Deja una respuesta

Lo siento, debes estar conectado para publicar un comentario.