Revista Ecos de Asia

Un idioma de nuevas oportunidades: el español en Corea del Sur

El español, también llamado castellano por su origen en el Reino español de Castilla, es una lengua romance de la Península Ibérica. Como otras lenguas romances, es una continuación moderna del “latín coloquial” (también llamado “latín vulgar”) que comenzó a diversificarse en los siglos III y IV d.C. y se separó de otras variantes del latín después de la caída del Imperio Romano en el siglo V d.C.

Hasta la fecha, el español es la lengua romance que ha alcanzado mayor difusión en todo el mundo, gracias a su propagación durante el período de colonización española (siglos XV-XIX), especialmente en América.

Uno de los préstamos españoles más antiguos en el idioma coreano es tabaco (“tobacco” en inglés). Entró en la península de Corea durante las invasiones japonesas en el siglo XVI. Esta palabra experimentó muchos cambios fonéticos  durante los siglos siguientes, y hoy en día se pronuncia dambae (담배).

A pesar de este antiguo historial, la enseñanza del español en Corea del Sur comenzó hace setenta y dos años. En abril de 1948, se fundó el Instituto Dongyang de Idiomas Extranjeros, que originalmente enseñaba seis idiomas: inglés, francés, alemán, chino, ruso y, por primera vez, español. Sin embargo, este proyecto se vio frustrado debido a la Guerra de Corea (1950-1953). No fue hasta 1955 cuando se inauguró el primer departamento de lengua española, en la Universidad de Estudios Extranjeros de Hankuk. [1]

Según el Ministerio de Educación de Corea, en 2005 el número de personas que aprendían español en Corea del Sur era de aproximadamente 15 000. Actualmente hay treinta universidades donde se enseña el español como segunda lengua, catorce de las cuales tienen su propio Departamento de Lengua y Literatura Española. Además, cuarenta y un institutos de educación secundaria la ofrecen como asignatura optativa y cuatro escuelas secundarias como asignatura obligatoria. Curiosamente, Corea del Sur es el país de Asia que tiene el mayor número de estudiantes matriculados en el examen de Diplomas de Español como Lengua Extranjera o DELE, que es un certificado de competencia y fluidez en español reconocido mundialmente. En 2010, más de 2 000 estudiantes coreanos decidieron hacer el examen DELE, el setenta por ciento de ellos eran mujeres. [2]

Mapa de Corea del Sur que muestra las universidades que tienen sus propios departamentos de español

En Gwangju, el español se enseña en algunas instituciones. La Universidad de Chosun es la única que tiene su propio Departamento de Estudios Españoles en el área de Jeollanam-do. El Centro Internacional de Gwangju también ofrece clases de español a ciudadanos y expatriados de Gwangju. A pesar de la importancia de esta educación formal mientras se aprende español, las actividades informales, como hablar con amigos y conocidos nativos, son cruciales para adquirir fluidez. En este sentido, el Gwangju Spanish Club fue creado en 2013 por Douglas Baumwoll, un expatriado estadounidense que aprendió español en las Islas Canarias (España), para reunir a hispanohablantes nativos y no nativos. Desde 2019, dos veces al mes, el Centro Internacional de Gwangju ha acogido el intercambio de idioma español organizado por el Club de español de Gwangju. El intercambio ha reunido a personas de países como México, Perú, España, Bolivia, Ecuador, Estados Unidos, Colombia, Haití, Filipinas y, por supuesto, Corea del Sur. Ofrece un lugar agradable para practicar español sin importar el nivel de la persona y ayuda a la comunidad de Gwangju a conectarse con los diferentes antecedentes culturales que tienen los países de habla hispana.[3]

Spanish Club de la Universidad de Gwangju en Corea del Sur

De acuerdo a la profesora del Departamento de Lengua Española de la Universidad Femenina Duksung en Seúl, Eunhee Kwon: “la popularidad del español en el país se puede reflejar en varios aspectos”. Con la expansión de empresas surcoreanas en todo el mundo, como Samsung y LG, contar con personal de habla hispana les da una ventaja competitiva en la expansión de sus mercados. Un ejemplo interesante de cómo el español puede conectar lugares geográficamente distantes de Corea del Sur se puede encontrar en la música K-pop. También se han utilizado palabras en español para nombrar productos de diferentes industrias, como en el caso del fabricante multinacional de automóviles, Hyundai, que usó “tiburón” (shark en inglés) para nombrar uno de sus modelos de coches deportivos.

En resumen, el español es todavía un idioma joven en Corea del Sur y es hablado principalmente por minorías en este país. Sin embargo, su expansión durante las últimas siete décadas ha sido extraordinaria. Las cifras del DELE hablan por sí solas, de manera que podemos asegurar que las expectativas del español en Corea del Sur son bastante prometedoras, a pesar de los actuales programas educativos, que promueven únicamente las lenguas demandadas, en perjuicio de las restantes, que se ven privadas de las condiciones y, por tanto, de una elección objetiva por parte de los estudiantes. En este sentido, especialmente los profesores, ante el peligro de ser eliminados del currículo escolar, prueban y optan, con cada vez mayor frecuencia, por cambiar de especialidad y estudiar otras lenguas o materias que les permitan seguir ejerciendo como docentes dentro de la institución.

Según la Asociación Coreana de Hispanistas, la alternativa para fortalecer y enriquecer el panorama del español en Corea es, fundamentalmente, ofrecer cursos extraoficiales de cultura, música, cine o arte, a fin de despertar el interés no solo de los estudiantes sino también, y sobre todo, de los representantes y miembros ejecutivos de estos centros y escuelas. Pues son estos los que tienen la última palabra para crear una oferta firme de español dentro del sistema educativo coreano.

Aún queda mucho camino por recorrer y, a pesar de estar todavía muy por detrás de otros idiomas como el inglés y el chino, la utilidad del español en los intercambios comerciales y culturales atrae y seguirá atrayendo a cada vez más estudiantes de todas las edades. El español se ha convertido en una puerta a nuevas oportunidades que pueden ser exploradas por los coreanos.

Para saber más:

  • Instituto Cervantes de Seúl. Disponible aquí.
  • Park, C., “La enseñanza del español en Corea”. Actas del X Congreso Internacional de ASELE. Vol. 1, 2000, páginas 505-517. Última visita (11/01/2021). Disponible aquí.

 

Notas:

[1] Kwon, E. H., El español en Corea del Sur, 2007. Disponible aquí.

[2] Segura, J. J.; & Cabrera-Sánchez, J., El español en Corea del Sur. El español en el mundo. Anuario 2010–2011. Cervantes Institute, 2011. Disponible aquí.

[3] Mendoza-Puertas, Jorge Daniel, “La educación informal en el aprendizaje del español entre los universitarios de Corea del Sur”, en Revista Internacional de Lenguas Extranjeras. Núm. 9, 2018, páginas 55-75.

avatar Alison Vielma Lozano (1 Posts)

Estudiante de la Licenciatura en Negocios Internacionales.


Share