Revista Ecos de Asia

Information

This article was written on 24 Feb 2017, and is filled under Cine y TV.

Current post is tagged

, , , , , , , , , , , , ,

“Lion” (2016): Un largo camino… a los Oscars

En todas las quinielas de los premios Oscar resuena con fuerza la coproducción entre Australia, Reino Unido y Estados Unidos titulada Lion (2016),[1] la cual cuenta con seis nominaciones entre las que destacan las de Mejor Película, Mejor Guion Adaptado o Mejor Actor y Actriz de Reparto.[2] Se alce o no finalmente con alguna de estas estatuillas doradas, lo cierto es que la cinta de Garth Davis se merece gran parte de los halagos cosechados y, por su vinculación con la India, es digna de recibir nuestras atenciones desde Ecos de Asia.

Cartel promocional de la película.

Cartel promocional de la película.

Este melodrama cuenta la historia real de Saroo Brierley que el propio protagonista ya detalló en su relato autobiográfico Un largo camino a casa, publicado en 2013. Saroo (interpretado por el jovencísimo Sunny Pawar) nace en los años ochenta en la región de Khandwa, en la India, dentro de una familia humilde donde su madre es el único sustento económico. Por esta razón, él y su hermano mayor, Guddu (Abhishek Bharate), se ven obligados en muchas ocasiones a mendigar, robar o buscar pequeños trabajos en las calles de su localidad natal, en lugar de ir a la escuela. Una noche, mientras espera a su hermano en la estación de ferrocarril, Saroo se queda dormido dentro de un tren y cuando despierta todo su mundo ha quedado atrás –mención especial merece la escena en la que despierta, solo y aterrado en medio de un vagón, y sus gritos desesperados quedan ocultos por la bocina del tren, en lo que supone un astuto montaje de imagen y sonido que helará la sangre del espectador-.

Imagen de Saroo, solo en la estación.

Imagen de Saroo, solo en la estación.

Tras pasar días y noches en un tren, sin comida ni medios de subsistencia, Saroo llega a Calcuta, en la región de Bengala Oeste, a 1600 kilómetros de su hogar, para sumergirse en una atestada estación de ferrocarril donde todo le es desconocido, empezando por el lenguaje.

Son estos los momentos dorados del filme, que nos muestran la vida de los más humildes y la lucha del protagonista por sobrevivir en un ambiente hostil. Escapando a los peligros de vivir en la calle durante meses, incluyendo el secuestro y el tráfico de personas, Saroo acabará en un masificado orfanato donde la vida no es mucho más agradable que en los peores barrios de Calcuta. Es allí donde John (David Wenham) y Sue Brierley (Nicole Kidman), una pareja australiana, lo adoptarán cambiando su vida para siempre.

El pequeño Saroo en un fotograma del filme.

El pequeño Saroo en un fotograma del filme.

En un salto temporal de más de veinte años, nos reencontramos con un Saroo adulto (al que da vida Dev Patel) que sufre una crisis de identidad causada por el largo desarraigo. Decidido a encontrar a su familia biológica, utilizará el (por aquel entonces) novedoso Google Earth y su memoria fotográfica para rastrear los rincones de su infancia hasta dar con su hogar.

Imagen de Saroo (Dev Patel) recorriendo los lugares de su infancia.

Imagen de Saroo (Dev Patel) recorriendo los lugares de su infancia.

La película se articula de esta forma en dos partes claramente diferenciadas: la primera ambientada en la India y la segunda en Tasmania. Esta forzada polarización hace que el film acabe resquebrajándose en el paso de niño a hombre del protagonista, dando como resultado una cinta desigual que va decididamente de más a menos a medida que avanza el metraje. Si el primer acto supone un vibrante thriller de supervivencia, con persecuciones de una nocturnidad aplastante (encomiable labor la de Greig Fraser como director de fotografía), en su segunda mitad el filme acaba derivando en un drama de autodescubrimiento en el que las largas horas que Dev Patel pasa mirando el ordenador pueden llegar a hacerse eternas. Tampoco ayuda al devenir de la historia un elenco de personajes secundarios sin profundidad alguna, que apenas aportan nada a la trama, pues poco sabemos de los padres adoptivos, pero menos aún de la novia de Saroo, Lucy, interpretada por una Rooney Mara que pasa sin pena ni gloria.

Imagen de Saroo y Lucy.

Imagen de Saroo y Lucy.

Este desplome experimentado en la segunda mitad de la cinta, no es (al menos enteramente) culpa de la labor actoral del siempre carismático Dev Patel, descubierto a nivel internacional por el fenómeno que supuso Slumdog Millionaire (2008) y consolidado gracias a la teleserie de Aaron Sorkin The Newsroom (2012-2014). En Ecos de Asia ya alabamos su talento en la popular El exótico hotel Marigold (2011) y su más reciente secuela, pero en Lion su poderío parece palidecer en comparación con el jovencísimo Sunny Pawar, que consigue hacer suya la pantalla en cada escena. Pasando con soltura y sin estridencias del dramatismo a la comicidad, esta joven promesa del cine hindi es la nota más reseñable de entre un plantel que cuenta con notables nombres del mundo del celuloide. A pesar de ello, una sobreactuada Nicole Kidman no puede rivalizar con la variedad de matices emotivos que despiertan los enormes ojos tristes del pequeño Sunny.

Tal vez el reencuentro, real y fílmico (fundidos ambos con la utilización de fotografías reales), sea suficiente para retomar ligeramente la tensión narrativa de una historia que pierde fuelle a la mitad, pero que repunta en lo lacrimógeno al final, cuando entendemos por fin el misterioso y desconcertante título de “Lion”.

Breve video que muestra la auténtica historia de Saroo.

Para saber más:

Notas:

[1] Lion (2016). País: Australia. Director: Garth Davis. Guion: Luke Davies. Música: Volker Bertelmann, Dustin O’Halloran. Fotografía: Greig Fraser. Reparto: Dev Patel, Sunny Pawar, Nicole Kidman, Rooney Mara, David Wenham, Nawazuddin Siddiqui, Tannishtha Chatterjee, Deepti Naval, Priyanka Bose, Divian Ladwa. Productora: See-Saw Films / Screen Australia / Sunstar Entertainment / Weinstein Company. Idiomas: Inglés, Bengalí, Hindi.

[2] Entre los muchos reconocimientos que está recibiendo el filme, podríamos citar como los más relevantes las cuatro nominaciones a los Globos de Oro o las cinco a los premios BAFTA. En estos últimos, consiguió los galardones a Mejor Guion Adaptado y Mejor Actor de Reparto, para Dev Patel.

avatar Laura Martínez (75 Posts)

Licenciada en Historia del Arte por la Universidad de Zaragoza, actualmente cursa el Máster de Estudios Avanzados en Historia del Arte de la misma, especializándose en Cine.


Deja un comentario