Revista Ecos de Asia

Álvaro López Martín, Diábolo Ediciones y “El castillo ambulante. Un corazón es una pesada carga”. Análisis de la película de animación de Hayao Miyazaki

Corría el año 2004 cuando Studio Ghibli estrenó El castillo ambulante, la decimoquinta producción del estudio de animación. Dirigida y guionizada por el entonces ganador de un premio Óscar, Hayao Miyazaki (1941),[1] estaba claro que sería un éxito a nivel internacional, algo que quedó constatado por sus nominaciones en el Festival Internacional de Cine de Venecia, el Festival de Cine de Sitges, el Festival de Arte de Japón, los Premios Óscar y los Premios Annie, entre otras.

Uno de los carteles de El castillo ambulante.

Como la mayoría recordará, El castillo ambulante (Howl no Ugoku Shiro, 2004) es una adaptación libre realizada por Studio Ghibli del libro Howl’s Moving Castle, escrito en 1986 por la británica Diana Wynne Jones (1934-2011). La película de animación narra la historia de una joven sombrerera de dieciocho años llamada Sophie que es maldecida por la Bruja del Páramo a ser una anciana de ochenta años, momento en el que dice perderse entre las lejanas montañas para encontrar al gran mago Howl y su castillo ambulante.

Una vez en el castillo, donde llega gracias a un espantapájaros con cabeza de nabo al que Sophie apoda NaVet, conocerá al aprendiz del hechicero, Mark, así como a Calcifer, un cascarrabias y entrañable demonio de fuego, y Sophie decidirá convertirse en la ama de llaves del castillo mientras que encuentra el modo de pedirle ayuda a Howl a romper su maldición (pues no puede hablar de ella directamente). Una trama de fantasía, reflexión y romance desarrollada en medio de un conflicto bélico entre dos reinos vecinos ficticios.

Tráiler en inglés de El castillo ambulante.

Dieciséis años más tarde de su estreno, Álvaro López Martín ha realizado un vasto análisis de la obra fílmica de Hayao Miyazaki en el libro El castillo ambulante. Un corazón es una pesada carga, bajo el sello editorial de Diábolo Ediciones. De este modo, la obra se une a Mi vecino Miyazaki. Studio Ghibli, la animación japonesa que lo cambió todo, de 2014, Antes de Mi vecino Miyazaki. El origen de Studio Ghibli, de 2016, El viaje de Chihiro. Nada de lo que sucede se olvida jamás, de 2017, y El universo de Makoto Shinkai. A través del tiempo, la distancia y el espacio, de 2018; cuatro obras realizadas por Álvaro López Martín y publicadas por esta misma editorial.

Portada del libro El castillo ambulante. Un corazón es una pesada carga, de Álvaro López Martín y Diábolo Ediciones.

Siguiendo un formato habitual, El castillo ambulante. Un corazón es una pesada carga, se trata de una obra de en torno a doscientas sesenta páginas en las que se desenmaraña todos los entresijos que ocurren en el filme de Hayao Miyazaki. Así, tras un breve prólogo del productor de cine Manuel Cristóbal, el libro se divide en seis capítulos principales, los cuales concuerdan con diferentes momentos del filme. El autor le cuenta al espectador toda la trama de la película, pero esta es acompañada de los misterios y agujeros de guion que en ella se encuentran.

Asimismo, y algo que hace más interesante y amena la lectura, Álvaro López Martín acompaña las explicaciones de la película con diversos datos de interés, como entrevistas a los creadores, propuestas no efectuadas, los razonamientos que se encuentran detrás de cada elemento llamativo o controversial de El castillo ambulante, la importancia que tiene la música en determinadas escenas del filme (espectacular banda sonora de Joe Hisaishi), las inspiraciones reales que se encuentran en los paisajes de Hayao Miyazaki, etc.

Imagen de las páginas 14 y 15 del libro El castillo ambulante. Un corazón es una pesada carga, de Álvaro López Martín y Diábolo Ediciones.

Algo que destaca especialmente, y que en esta obra se encuentra adicionado de manera perfecta, es la comparación que se realiza entre la película de Studio Ghibli y el libro de Diana Wynne Jones. Cualquier persona que haya leído la novela de la escritora londinense y vista la película nipona sabrá que las diferencias entre una y otra son abismales (como el papel de las dos hermanas de Sophie), y eso es justamente lo que Álvaro López Martín cuenta en El castillo ambulante. Un corazón es una pesada carga. El investigador narra las principales diferencias que se encuentran entre las dos producciones artísticas, aunque, en el fondo, y tal como dijo la autora original, el mensaje es el mismo:

Creo que la historia como yo la escribí y como es en la película viene a decir que, si amas a alguien lo suficiente, pasan todo tipo de cosas extraordinarias a tu alrededor y puedes conseguir grandes cosas, aunque el mundo se esté desmoronando en torno a ti. Y creo que los dos pensamos lo mismo en ese sentido, el señor Miyazaki y yo. No tienen que ser necesariamente dos personas jóvenes las que se enamoren, si amas lo suficiente a las personas y a las cosas, pasan cosas sensaciones. Si quieres, es una forma de brujería. Diana Wynne Jones.[2]

Portadas de los libros El castillo ambulante, El castillo en el aire y La casa de los mil pasillos, trilogía escrita por Diana Wynne Jones. Esta edición corresponde a la publicada en castellano por Nocturna Ediciones en 2018, aunque existen versiones anteriores realizadas por otras editoriales.

La obra de Álvaro López Martín finaliza con una sección dedicada a la producción y a los creadores principales de la obra. De todos ellos, además de Hayao Miyazaki, el autor español destaca a Mamoru Hosoda (1967),[3] quien había sido el primer encargado de dirigir este filme, pero fue retirado del proyecto tras no convencer su concepto a la dirección de Studio Ghibli. Otros artistas importantes de El castillo ambulante fueron Joe Hisaishi (1950), encargado de la banda sonora, Akihito Yamashita (1966), Kitaro Kôsaka (1962) y Takeshi Inamura (1969), supervisores y directores de animación y diseño de personajes, Yôji Takeshige (1964) y Noboru Yoshida (1964), directores de arte, y el productor Toshio Shuzuki (1948), el gran cerebro de Studio Ghibli.

Imagen con los personajes principales de la película. De izquierda a derecha: el demonio Calcifer, la Bruja del Páramo, la sombrerera Sophie, el mago Howl, al aprendiz Mark, el espantapájaros hechizado Navet y el perro Heen.

El castillo ambulante. Un corazón es una pesada carga se trata de una obra fundamental para los amantes del universo de la animación japonesa, especialmente para los seguidores de Studio Ghibli y Hayao Miyazaki. Álvaro López Martín vuelve a realizar un trabajo sorprendente y ameno, el cual engancha al lector desde el primer momento; incluso si uno se sabe la película y los diálogos de memoria, la narración del autor incluye tanto contenido adicional, desconocido e interesante que hace que la lectura merezca la pena. Y todo ello en un formato que lleva el sello de Diábolo Ediciones, lo cual suele ser sinónimo de calidad (y en este caso la revista Ecos de Asia así lo confirma). Tanto para disfrutar como para coleccionar, El castillo ambulante. Un corazón es una pesada carga no debería faltar en ninguna estantería que se precie sobre el cine de animación y su importancia para el mundo actual.

Notas:

[1] Hayao Miyazaki ganó el Óscar a Mejor película de animación en el año 2002 por El viaje de Chihiro, al que se le sumó el Óscar honorífico por su trayectoria en el mundo de la cinematografía en el año 2014. Recibiría, además, dos nominaciones más, por El castillo ambulante en 2005 y por El viento se levanta en 2013. Es posible que vuelva a ser nominado a los premios de la Academia tras el estreno de su próxima película, titulada provisionalmente ¿Cómo vives?, en 2021 o 2022.

[2] López Martín, Álvaro. El castillo ambulante. Un corazón es una pesada carga. Madrid: Diábolo Ediciones, 2020, p. 205

[3] Tras su pequeño y dificultoso paso por Studio Ghibli, Mamoru Hosoda se labró una firme carrera en el mundo de la animación con películas como La chica que saltaba a través del tiempo, de 2006, El niño y la bestia, ganador del Premio a mejor película de animación de la Academia Japonesa en 2016, y Mirai, mi hermana pequeña, nominada a Mejor película de animación de los Premios Óscar en 2019, entre muchas otras.

avatar Daniel Rodríguez (162 Posts)

Profesor de Geografía e Historia. Graduado en Historia del Arte en la Universidad de Oviedo, con un Máster Universitario en Estudios en Asia Oriental cursado en la Universidad de Salamanca y otro Máster Universitario en Formación del Profesorado de Educación Secundaria Obligatoria, Bachillerato y Formación Profesional en la Universidad de Oviedo. Ha trabajado para el Museo Arqueológico de Asturias, la sala de exposiciones LAUDEO, la Universidad de Salamana, Satori Ediciones y la Academia Formación Sagan.


Share