Revista Ecos de Asia

Information

This article was written on 26 Ene 2017, and is filled under Cine y TV, Crítica.

Current post is tagged

, , , , , , , ,

Crítica: “Army of one” (2016)

Para el que no conozca la historia de Gary Faulkner, un desempleado estadounidense que viajó once veces a Pakistán para capturar a Osama Bin Laden, la película Army of one (2016),[1] dirigida por Larry Charles y protagonizada por Nicolas Cage, puede parecer un completo disparate. Y para el que la conozca, también.

Nicolas Cage interpreta a un ex convicto desempleado y sin hogar que escucha un mandato divino y se convierte en un verdadero patriota

Nicolas Cage interpreta a un ex convicto desempleado y sin hogar que escucha un mandato divino y se convierte en un verdadero patriota

A primera vista, un vistazo al argumento de la misma, unido al carácter autoparódico que Nicolas Cage parece haber adoptado en los últimos tiempos, parecía augurar una película de delirios y humor políticamente incorrecto, a la manera de otras de las películas dirigidas por Charles como Borat (2006), Brüno (2009) o El dictador (2012). Para ello contaban con la historia real de Gary Faulkner, quien, como se nos advierte en los créditos de la misma, vendió los derechos de su historia para poder comprarse un riñón sano. Pero, como también advierte el sarcástico narrador en la escena inicial de la película “Esta es una historia verdadera. O una historia que tiene verdad en ella. O, quizás, algunos elementos verídicos”.

Escena de Faulkner (Cage) en Islamabad, en búsqueda del terrorista con su katana.

Escena de Faulkner (Cage) en Islamabad, en búsqueda del terrorista con su katana.

En 2004, Gary Faulkner saltó a los medios cuando fue encontrado, muy enfermo, en unas montañas cercanas a Islamabad (Pakistán), y declaró que había viajado hasta ahí para dar caza a Bin Laden. Según su propio testimonio y el de sus más allegados, Faulkner, incontinente verbal, aguerrido patriota y sin empleo en aquellos momentos, se enervaba cada vez que veía que el gobierno estadounidense no era capaz de dar caza a una de las personas más peligrosas del mundo, Osama Bin Laden. Así que decidió ir a por él en persona, animado por una visión divina en la que se le encomendaba dicha misión, que llegó a contar con once intentos. Pero Faulkner era también un enfermo renal, que necesitaba someterse diálisis varias veces por semana, por lo que adentrarse durante semanas en el Pakistán rural no era lo más adecuado, por no mencionar que los métodos que Faulkner pretendía utilizar para llegar hasta ahí (ir en yate hasta China siguiendo el viento y luego ir bordeando Asia, lanzarse en ala delta desde Israel e ir planeando –sin miedo a caer, porque de hacerlo en el Mar Muerto, flotaría debido a la sal-…) y encontrar a Bin Laden, al que retaría en duelo con una katana, quizás no eran los más indicados. Tras ser encontrado, Faulkner fue devuelto a los Estados Unidos, donde comenzó a contar su historia en programas de gran audiencia, como The Late Show with David Letterman.

El Gary Faulkner real, perseguido por los periodistas a su vuelta en Estados Unidos.

El Gary Faulkner real, perseguido por los periodistas a su vuelta en Estados Unidos.

El filme nos cuenta precisamente esta historia, protagonizada por un magistral, aunque histriónico, Nicolas Cage –que de hecho inventa un particular tono de voz para el personaje que nada tiene que ver con el original-, y como en otras producciones de Charles, se trata obviamente de una mofa del patriotismo blanco de clase media y baja americana, muy en boga en los tiempos que corren -aunque la gestión de la película precedió al inicio oficial de la campaña de Donald Trump-. Al absoluto protagonista Cage le acompañan otras grandes figuras del humor actual (Russel Brand como Dios, papel también especialmente autoparódico, Wendi McLendon-Covey como el interés romántico de Faulkner o Rainn Wilson como uno de los agentes que le perseguirá en Pakistán), pero lo rocambolesco de la historia sumado a una extraña –en el cine de Charles- muestra de respeto a una vivencia que deriva, en realidad, de los delirios producidos por los problemas renales de Charles hacen que la película bascule extrañamente entre una comedia irreverente y un no tan falso documental.

Gary Faulkner (Nicolas Cage) en una de sus conversaciones con Dios (

Gary Faulkner (Nicolas Cage) en una de sus conversaciones con Dios (Russel Brand)

Unos de los aspectos más criticados de la misma ha sido la poco apropiada representación de Pakistán –la película fue rodada en Marruecos–, en la que la verde y montañosa Islamabad parecía más bien una ciudad del norte de África o estar en plenas Áreas Tribales, zona en la que se supone que pasaría una parte de la película-. Por otro lado, también presenta evidentes defectos en su construcción narrativa, así como en las poco creíbles escenas románticas, o en el mero asunto de la dependencia sanitaria de Faulkner.

Otras de las escenas increíbles en Pakistán.

Otras de las escenas increíbles en Pakistán.

No obstante, y pese a todos los defectos mencionados, Army of One no es una mala película. Su extraño tono de falso documental y la extrañeza misma de su argumento hacen que quizás no sea todo lo brillante que pudiera haber sido, pero nos presenta a un Cage en estado de gracia, que ya se sabe especialmente autoparódico y que ofrece aquí una de sus mejores actuaciones, animando así la interpretación de un personaje que podría haber sido especialmente incómodo. En definitiva, esta película no resultará atractiva para el gran público –tampoco lo pretende-, pero no decepcionará a aquellos que disfruten de los elementos previamente mencionados. Sin duda, la increíble –y, como ya se ha dicho, fallida- epopeya de Faulkner lo era tanto que necesitaba una película y este es, ahora sí, sin lugar a dudas, un más que correcto tributo.

 

Para saber más:

  • Entrevista de David Letterman a Gary Faulker:

 

Notas:

[1] Army of One (2016). País: Estados Unidos. Director: Larry Charles. Guión: Rajiv Joseph, Scott Rothman. Reparto: Nicolas Cage, Russell Brand, Wendi McLendon-Covey, Amer Chadha-Patel, Paul Scheer, Will Sasso, Chenoa Morison, Denis O’Hare, Rainn Wilson. Idioma: Inglés.

avatar Marisa Peiró Márquez (89 Posts)

Marisa Peiró Márquez (marisapeiro@ecosdeasia.com) es Licenciada en Historia del Arte y Máster en Estudios Avanzados de Historia del Arte por la Universidad de Zaragoza. Actualmente, sigue en esta universidad, terminando su tesis doctoral y curso el Diploma de Especialización en Estudios Japoneses. Se especializa en el Arte y la Cultura Audiovisual de la primera mitad del s. XX, y en las relaciones artísticas interculturales, especialmente entre Asia y América Latina (fue becaria del Gobierno de México), con especial interés en el Sudeste Asiático y en Oceanía.


Deja un comentario