Revista Ecos de Asia

Information

This article was written on 25 Ene 2019, and is filled under Crítica, Cultura Visual.

Current post is tagged

, , , ,

Letrablanka nos propone un viaje a la Antigua Grecia con “¡Sálvame Pythie!”

En el pasado Salón del Manga de Barcelona, la editorial Letrablanka estrenó en primicia su serie Sálvame, Pythie, el nouvelle manga o manga de producción francesa de Elsa Brants, invitada al evento con un considerable éxito.

Este título forma parte de la fuerte apuesta que la editorial está llevando a cabo respecto a la edición en castellano de obras de estilo manga y origen francés, sumándose a obras como City Hall (de Rémi Guerin y Guillaume Lapeyre, marido de Brants), Radiant de Tony Valente o Talli, hija de la luna de Sourya.  En este sentido, merece la pena destacar también la gran noticia de la editorial en el evento, ya que anunció la creación de la Línea Mirai, un sello de manga de autores españoles, con periodicidad estable y en un formato similar al comic book, a un precio más ajustado.

En el caso de Sálvame, Pythie, nos encontramos ante una obra corta, de cinco tomos, publicados originalmente entre 2014 y 2016, de los cuales ahora mismo están disponibles los dos primeros en la edición de Letrablanka. Su recepción en Francia fue considerablemente exitosa, lo que facilitó que el título diese el salto a Japón.

La serie cuenta la historia de Pythie, una joven sacerdotisa que un día recibe una maldición del dios Apolo que le provoca visiones de tragedias inminentes, con la particularidad de que nunca será tomada en serio por aquellos a los que intente advertir. Poco después, su camino se cruza con el de Janto, hijo de Zeus, y con el propio dios, que le acompaña en forma de adorable pollito. Pythie y Zeus se aliarán para proteger al joven, llamado a ser un héroe, y todos juntos emprenderán un periplo que les llevará por toda Grecia, conociendo a numerosas criaturas mitológicas.

Elsa Brants demuestra un dominio del ritmo narrativo, haciendo que la historia se desarrolle con una fluidez adictiva, aderezada por abundantes gags que le dan a la obra un tono ligero y muy ameno. En lo visual, la francesa muestra una gran capacidad para sintetizar diversas estéticas procedentes del manga y darles forma dentro de un estilo propio.

El uso de la Antigüedad clásica como tema favorece a Brants, que parte de una tradición asentada y bien conocida para los lectores. De este modo, la autora puede centrarse en el desarrollo de sus propios personajes, y mediante reinterpretaciones, amolda la tradición ya conocida a sus necesidades narrativas, como tantas otras veces se ha hecho en la ficción y en el medio audiovisual.

Por otro lado, debemos destacar que, hasta el momento, cada tomo incluye una serie de extras, pequeños chistes sobre los distintos personajes y razas mitológicas realizados por la propia autora y una sección de fanarts que cierra el segundo volumen.

Sálvame, Pythie es una lectura muy ligera, ideal para pasar un rato distendido. Un acierto más dentro de la exitosa trayectoria de Letrablanka en la publicación de manga europeo.

avatar Carolina Plou Anadón (214 Posts)

Historiadora del Arte, japonóloga, prepara una tesis doctoral sobre fotografía japonesa. Autora del libro “Bajo los cerezos en flor. 50 películas para conocer Japón”.


Share

Deja un comentario