Revista Ecos de Asia

Information

This article was written on 15 Ene 2015, and is filled under Crítica.

Current post is tagged

, , , , ,

Shimizu nos abre las puertas a la magia: Nicky, la aprendiz de bruja.

Portada de la edición española de la película.

Portada de la edición española de la película.

A finales del pasado año 2014 pudimos disfrutar de la edición española de esta película dirigida por Takashi Shimizu, sobradamente conocido por sus obras anteriores como es el caso de El Grito (2004) o La Maldición (2004).

Shimizu rompe con la temática y el terror propio de sus anteriores largometrajes y nos ofrece lo que él mismo considera como un particular homenaje a la obra de Hayao Miyazaki y el Estudio Ghibli que, con anterioridad (más concretamente en 1989), llevó a cabo una versión animada de esta tierna historia bajo el título Kiki, entregas a domicilio.

Nicky (también conocida como Kiki) es un personaje originalmente creado por la escritora Eiko Kadono que cuenta con toda una serie de novelas narrando sus peripecias y aventuras. Nuestra protagonista es una joven bruja de trece años que ha de completar su formación, para lo que deberá marcharse de su hogar durante un año para instalarse en una nueva ciudad en la que no habite ninguna bruja y así, sirviéndose de sus poderes, ayudar a sus nuevos vecinos. Nicky, acompañada de su gato negro Jiji, vuela hasta la isla de Koriko, donde decide permanecer durante el año que le resta a su formación; si bien, la pequeña bruja no es demasiado diestra en hechicería, lo único que se le da bien es volar, por lo que decide abrir su propio negocio de mensajería rápida. La aprendiza de bruja va a tener que enfrentarse a todo tipo de situaciones, desde la reacción de los habitantes de la isla hasta todo tipo de encargos.

Comparativa entre la obra de Miyazaki y la de Shimizu.

Comparativa entre la obra de Miyazaki y la de Shimizu.

A pesar de que las comparaciones con el film anterior dirigido por Miyazaki son inevitables, intentaremos ceñirnos a la versión que nos ocupa, dado que, realmente, la trama varía de una a otra, narrando distintas historias partiendo del planteamiento general que ya hemos mencionado. Si bien, esta película ha sabido estar a la altura de su predecesora, modificando bastantes aspectos (ya no sólo en la trama) y optando por una historia de matices diferentes.

Shimizu nos ofrece una historia entretenida y ágil, repleta de ternura y aconsejable para todos los públicos, como lo fue la de Miyazaki. Algo que nos llama la atención es la elección de actores, que consideramos enormemente acertada, sobre todo en lo referente a Nicky, interpretada por Fûka Koshiba, que nos ofrece una protagonista alegre y expresiva, llena de vida y con muchas ganas de alcanzar su objetivo. Lo mismo podemos decir la buena de Osono (Machiko Ono) y su marido (Hiroshi Yamamoto), ambos dueños de una panadería en la que se instalará la protagonista, o el caso de Tombo (Ryohei Hirota), completamente diferente a su versión animada. Igualmente, la estética rompe completamente con lo visto: las brujas y sus atuendos cuentan con un componente más folclórico y tradicional que podemos ver en la composición de los trajes, el uso de pañuelos o incluso en la forma en la que la protagonista adorna su escoba, lo que encaja bastante bien con la película en general y hace que las brujas realmente parezcan algo más extraordinario, considerando el contraste con el resto de habitantes de Koriko o de la ciudad originaria de Nicky.

Algo que, por otro lado, puede resultar un tanto negativo es la construcción de Jiji, compañero de la protagonista, completamente digital. A pesar de que su realismo podría hacerle pasar por un gato real, es evidente que no lo es, y resulta un tanto forzado.

Escena de la película en la que Nicky recibe uno de sus primeros encargos gracias a su oficina en la panadería de Osono y su marido.

Escena de la película en la que Nicky recibe uno de sus primeros encargos gracias a su oficina en la panadería de Osono y su marido.

Respecto al argumento, presenta una trama sencilla con sus tres partes (introducción, nudo y desenlace) bastante claras. Realmente resulta una obra entretenida y amena, acompañada de un buen reparto y banda sonora. Suponemos que puede ser una película mirada con cierto recelo y una actitud crítica, dado que ya fue versionada por un gran director que cuenta con toda una legión de seguidores. Debemos, sin embargo, disfrutarla no como una copia o una nueva versión, sino como una obra completamente diferente, con sus guiños y referencias evidentes, pero gran parte de la historia cambia, además de la presentación de los personajes.

En resumidas cuentas, esta es una película que deja de lado posibles complejidades para ofrecer una historia simple y alegre, que invita a la superación y a creer en uno mismo con el objetivo de cumplir sus sueños, con un final abierto y satisfactorio que deja un buen sabor de boca en el espectador.

 

Para saber más:

  • Nicky, la aprendiz de bruja, en Filmaffinity.
  •  Tráiler de la película:

 

avatar María Gutiérrez (125 Posts)

Graduada en Historia del Arte por la Universidad de Zaragoza, Máster de Estudios Avanzados en Hº del Arte y Máster en Formación de profesorado en Educación Secundaria por la misma universidad. Actualmente se encuentra ultimando su tesis doctoral acerca del coleccionismo de muñecas tradicionales japonesas.


Share