Revista Ecos de Asia

Information

This article was written on 15 Jun 2017, and is filled under Crítica.

Current post is tagged

, , , , , , , , , ,

Crítica: A Silent Voice (Koe no Katachi)

Una voz silenciosa en español, está inspirada en la serie de mangas de Yoshitoki Ôima y que se encuentra publicado por la editorial ovetense Milky Way Ediciones, en nuestro país, habla del tema del maltrato escolar en Japón o ijime, (que es el término japonés para describir tanto el maltrato escolar como el laboral) desde una perspectiva diferente. Esta historia, introduce una persona con deficiencia auditiva, algo que no es habitual en los mangas escolares que se suelen ver, pero que es la razón principal por la cual los alumnos o trabajadores sufren ijime en sus escuelas o lugares de trabajo. El manga, titulado de igual forma que el filme, fue originalmente un one-shot que se publicó en febrero del 2011 y más tarde se convirtió en una serie completa en la Shônen Weekly Magazine en agosto de 2013.

En su escuela, Shôya Ishida se cree el más popular y se envuelve en toda clase de líos con sus amigos, quienes siempre aceptan lo que él hace porque les parece gracioso, aunque no siempre esté bien. Un día una alumna nueva aparece en clase y se presenta como Shôko Nishimiya, mediante un cuaderno de notas en el que estaba escrito “No puedo escuchar” seguido de “Espero que podamos ser amigos a través de este cuaderno”.

Es aquí cuando Shôya comienza a meterse con ella, algo que parece no afectarle al principio, ya que siempre intenta ser amable con los demás y perdonar los errores. Pero esta historia no está contada desde su punto de vista, sino desde el de Shôya, por lo que se pueden observar ambos lados del problema del bullying en Japón.

Portada del manga

Esta película toma como punto de partida a Ishida, que es en este caso el maltratador, y se sitúa años más tarde de todo lo acaecido en la escuela, lo que se introduce como un gran flashback. Los dos son ahora alumnos de instituto, han crecido y, sobre todo en el caso de Ishida, han madurado.

La película usa un dibujo bastante estándar de los anime para chicas (shôjo), lo que resulta agradable a la vista y bastante dulce, pero sin embargo la historia habla de otra cosa. El foco de atención se crea en torno a los fuertes sentimientos que desata una experiencia como es la del bullying, que no son fáciles de borrar, sobre todo de la mente de una adolescente que aún tiene por delante unos cuantos años de instituto. Vemos qué clase de traumas provoca este tipo de comportamientos, pero también se podrán ver otros elementos como la superación, la amistad y algún que otro atisbo de romanticismo.

Uno de los puntos clave que hace a esta película especial es el cambio de roles que experimenta el personaje de Ishida, quien aprende una valiosa lección que le llevará a buscar a Nishimiya después de unos años, para intentar redimir su pasado. Desde luego la historia tiene mucho que aportar a los más jóvenes sobre las consecuencias del maltrato escolar, tanto desde el sufrimiento de la víctima como desde el del maltratador. Supone un soplo de aire fresco, a la vez que un mazazo en el corazón de los más sentimentales.

Los personajes principales: Shôya y Shôko

El resto de personajes que aparecen le dan a la película los toques cómicos y también críticos que se tienen en cuenta a la hora de valorarla en su conjunto.

La directora, Naoko Yamada, conocida por ser principal animadora de series japonesas de anime como K-ON!, ha puesto en consonancia los elementos esenciales de la historia con una banda sonora acorde y unos flashbacks momentáneos muy significativos que unen la historia de forma coherente y satisfactoria. Sin embargo, la obra tiene detalles ocultos que se comprenden mejor después de un segundo visionado, cuando todos los secretos que tiene han sido revelados una primera vez.

Para terminar, hay que decir que para entender al completo a los personajes, y por ende la historia, tal vez haga falta sentir empatía para poderse poner en el lugar del uno y del otro, y no tener miedo a descubrir que, detrás de todo mal, hay una persona, la cual sufre como cualquier otra, tiene sus razones para ser como es y que, como cualquiera, busca una segunda oportunidad.

avatar Elsa Ariño (1 Posts)

Graduada en Lenguas Modernas por la Universidad de Zaragoza e interesada en la cultura japonesa. Actualmente estudiando cuarto curso de japonés en el CULM.


Deja un comentario