Revista Ecos de Asia

Information

This article was written on 30 Oct 2018, and is filled under Cine y TV.

Current post is tagged

, , , , , ,

Batman Ninja llega a Netflix

Ya hace algún tiempo que la plataforma de VOD Netflix viene asentando su catálogo de obras asiáticas, conforme ha ido introduciéndose en distintos países del mercado asiático, especialmente Japón e India. Prueba de ello son la gran cantidad de películas indias, la cada vez más reforzada sección de anime o la inclusión de algunos realities nipones (como Terrace House), que se añaden mensualmente para satisfacer la demanda tanto de los países de origen como, en el caso de España, de los fans más acérrimos, que han acogido con los brazos abiertos estas nuevas expansiones de la plataforma en otros mercados.

El pasado día 24 de octubre, sorprendió a muchos con el estreno de una coproducción entre Japón y Estados Unidos que lleva dando que hablar en determinados círculos comiqueros desde el estreno de su tráiler. Hablamos, cómo no, de Batman Ninja, la última película de animación del caballero oscuro.

Se trata de una producción de Warner Bros. llevada a cabo íntegramente en Japón.[1] Ha sido dirigida por Junpei Mizusaki, con guion de Kazuki Nakashima y diseño de personajes de Takashi Okazaki (responsable también, entre otros, del diseño de personajes de la mítica Afro Samurai).

El título ya resulta muy sugerente acerca de lo que podemos encontrar en la película: una aventura del hombre murciélago repleta de estereotipos, tópicos y lugares comunes de la cultura japonesa. Quizás la mayor curiosidad estribe en cómo pueden conjugarse estos aspectos, y en cómo puede trasladarse un universo tan definido como el de Batman a un marco radicalmente distinto.

La premisa para llevarlo a cabo es, en cierto modo, la que cabría esperar: recurrir a los viajes espaciotemporales. La película comienza en el psiquiátrico de Arkham, donde el villano Gorila Grodd está desarrollando un nuevo invento para sembrar el caos en Gotham. Batman acude a defender la ciudad, se ve envuelto en una peculiar explosión y aparece en el Japón feudal.

Allí descubrimos que no ha sido el único en viajar en el tiempo. El propio Gorila Grodd, los principales villanos (Joker, Harley Quinn, Hiedra Venenosa, Dos Caras, Bane, el Pingüino) también han sido transportados a los años de la unificación japonesa. Ellos, que recibieron de manera directa la explosión, llevan ya unos años en el País del Sol Naciente, lo que les ha permitido reemplazar a los principales líderes nipones, y ahora es el Joker quien está a punto de lograr la unificación, bajo sus oscuras y retorcidas normas. Pero Batman pronto descubrirá que no está solo, sino que también cuenta con aliados, algunos viejos conocidos y otros nuevos, que se irán descubriendo conforme avance el metraje.

Estos elementos, enfocados de otra manera, hubieran podido dar lugar a una obra de mayor interés y calidad, sin embargo, el equipo creativo optó por reconducir este planteamiento hacia terrenos verdaderamente delirantes, con la inclusión de otros elementos propios de la cultura japonesa más contemporánea, como podrían ser los mechas o robots gigantes tripulados.

Y es que en realidad la película es una fantasía apoyada en tópicos culturales sin ningún criterio que los respalde. Podría haberse diseñado una obra similar con una cierta perspectiva crítica, que permitiese entresacar una reflexión sobre las aproximaciones culturales, pero entonces no sería Batman Ninja. La obra busca únicamente un entretenimiento ligero, apoyado en la popularidad que tienen los temas japoneses (especialmente, una versión idealizada e irreal del Japón feudal y de los samuráis) a un nivel comercial internacional.

Y esto no es necesariamente malo. En este caso, da lugar a ochenta y cinco minutos de acción y aventura sin mayores pretensiones, que se acompañan con un diseño de personajes y escenarios que resulta uno de sus puntos más fuertes.

La manera en la que los distintos personajes se integran en el Japón feudal mediante una transformación de sus rasgos distintivos para adecuarlos a la estética tradicional nipona (incurriendo en anacronismos inevitables) constituye, sin lugar a dudas, uno de los mayores atractivos de la película. A ello debemos sumarle una animación ágil, no siempre al máximo nivel pero muy aceptable, que supone buena parte de la personalidad de la cinta, combinando algunos aspectos de radical modernidad con marcadas referencias a la tradición nipona.

Quizás otro de sus mayores problemas es la excesiva ambición que muestra con respecto al universo Batman. Mientras que parece desaprovechar las posibilidades que le brindaba la ambientación histórica, quedándose solo en la superficie y en una colección de tópicos, por otro lado parece forzarse a incluir cuantos más elementos mejor del mundo de Batman, lo cual condiciona que muchos personajes se vean relegados a un papel meramente anecdótico y no haya tiempo material para desarrollar de manera coherente las tramas que apuntan cada uno de ellos.

Por el contrario, el caso del Joker, el villano paradigmático de Batman, y de Harley Quinn, que ha sido tradicionalmente su pareja, resulta especialmente interesante, protagonizando algunos de los mejores momentos de la película. Aunque en la actualidad, Harley Quinn ha evolucionado considerablemente desde aquellos primeros años en los que se vio arrastrada dentro de una relación tóxica y autodestructiva, en Batman Ninja se recupera su idiosincrasia como novia del Joker por motivos argumentales. A veces puede resultar incómodo el tratamiento que han realizado del personaje, especialmente en los momentos en los que protagoniza enfrentamientos con otros personajes femeninos o cuando alardea de su absoluta sumisión hacia el Joker, sin embargo, su presencia es fundamental para uno de los momentos clave de la película. Si bien no queremos desvelar en qué consiste, por ser un episodio fundamental de la trama, sí podemos subrayar el hecho de que ofrece una reflexión mucho más profunda que el resto de la película, y posiblemente sea el momento más maduro de la cinta.

En definitiva, Batman Ninja es un producto destinado exclusivamente al ocio, que debe verse como una propuesta alocada y sin pretensiones. Habrá muchos que se sientan decepcionados por el hecho de que la película no aprovechase mejor las posibilidades que ofrecía su premisa y ambientación, sin embargo, cumple en lo esencial: acción y entretenimiento.

Notas:

[1] Sin embargo, ha contado con una polémica versión americana firmada por Leo Chu y Eric Garcia, reescribiendo el guion de Nakashima.

avatar Carolina Plou Anadón (216 Posts)

Historiadora del Arte, japonóloga, prepara una tesis doctoral sobre fotografía japonesa. Autora del libro “Bajo los cerezos en flor. 50 películas para conocer Japón”.


Share

Deja un comentario