Revista Ecos de Asia

Information

This article was written on 15 Oct 2014, and is filled under Varia.

Current post is tagged

, , , , , ,

CHINA EN EL ARCÓN: El mantón de Manila en Aragón II.

Este artículo no habría sido posible sin la ayuda de Jorge Lanzuela Paricio, a quien pertenecen los mantones aquí fotografiados.

2014-09-19 19.29.23

Cortesana china bordada cuya cara ha sido resuelta incluyendo una pieza de marfil en la que los rasgos han sido pintados con los llamados “pinceles de un solo pelo”. La dama aparece ataviada con un vestido de corte changyi, tocado y abanico plegable, por lo que podemos suponerle una alta posición social.

Ya en el artículo anterior vimos cómo se introduce el mantón de Manila en España y cómo se usa y adapta en Aragón. Aquí veremos cómo eran estos objetos, su materialidad y significados.   Sin duda alguna, una de las esencias de esta prenda es su material: la seda, invento chino por excelencia, es un caro y delicado tejido que se usaba tanto en la base como en el bordado de los mantones. Para su fabricación se  ejecutaban los dibujos con hilos de seda mediante un largo  proceso, que comenzaba con el bocetado de los diseños sobre un papel que se perforaba, luego se pasaban tizas sobre estas plantillas perforadas dejando así la impronta del dibujo en la seda, que, tras ser colocada en un bastidor, se bordaría según la técnica de pintura de aguja (o acu pictae) con los puntos de bordado plano, puntos de matiz chino, pasado plano y cordoncillo. A estas técnicas de bordado añadimos que, entre los años 1870-1890,  a veces se incluían las caras de los personajes chinos en marfil, con sus rasgos pintados con gran delicadeza. Llama la atención que debajo de este  rostro de marfil iba otro bordado, previendo la caída de la pieza.  Estas caras de marfil  van sumando una suntuosidad y barroquismo que a finales de siglo llegan a su culmen, alcanzando las piezas su mayor tamaño (el mantón de boda podía llegar a medir 160x160cm) y exuberancia gracias a una decoración abigarrada, tanto por el número de motivos dispuestos como por el uso de vivos colores. Pero ésta debió de ser una moda pasajera, ya que los mantones más comunes generalmente tienen el bordado monocromo, en un contraste sin estridencias con el fondo, y los motivos son generalmente más escasos y dejan libres, o con pequeñas decoraciones, las dos esquinas laterales.

Cuatro fénix o feng-hua emprenden el vuelo en las cuatro direcciones cardinales, símbolos de la emperatriz y del elemento yin.

Cuatro fénix o feng-hua emprenden el vuelo en las cuatro direcciones cardinales, símbolos de la emperatriz y del elemento yin.

Por otra parte, dependiendo de los motivos usados,  se clasifican en Aragón los mantones de Manila en tres tipologías principales: mantón de chinos (con escenas de personajes chinos al aire libre rodeados de jardines, pagodas, animales y flores), mantón de pavas (con aves que en origen serían chinas y que una vez se elaboran aquí se cambian por pajarillos y gallos), y mantón de coles (decorados con grandes flores).

Pero la importancia de estos motivos va mucho más allá de su clasificación temática: en ellos se guardan significados obvios para el espectador chino, pero desconocidos para el consumidor occidental.  Lo cierto es que, si bien todas las culturas tienen sus propios símbolos, con sus significados más o menos positivos,[1] en China los significados simbólicos juegan un gran papel en la vida cotidiana. El lenguaje chino, lleno de homófonos y de palabras-signo, está impregnado de significados cosmológicos y míticos[2] que dan a todo un segundo sentido. Así, cuando estamos ante un verdadero mantón de Manila, éste nos habla en su propio lenguaje: los animales, flores, frutas y elementos del paisaje bordados tienen una carga simbólica que puede pasar desapercibida, pero que es una parte importante de la pieza.

Los insectos en general, y la mariposa en particular, son motivos frecuentes en el arte extremo oriental.

Los insectos en general, y la mariposa en particular, son motivos frecuentes en el arte extremo oriental.

Uno de los signos más comunes en los mantones es el de la flor, y la más común es la peonía. Ésta es conocida en China (y en Japón) como la reina de las flores, un símbolo de la emperatriz que se identifica con la salud y el honor; otra flor que aparece con cierta frecuencia es el clavel, símbolo del amor maternal. Junto con las flores también aparecen otros vegetales, como diversos árboles, o el bambú, que se identifica con la longevidad, la vitalidad y la adaptabilidad a los avatares vitales, ya que permanece siempre verde.

Los gallos según la tradición china son buenos guardianes contra el fuego.

Los gallos según la tradición china son buenos guardianes contra el fuego.

Acompañando a las plantas vemos también animales de la más diversa índole: Mariposas, símbolos de la longevidad y la felicidad; Peces que representan la abundancia y, si van en pareja, significan también un matrimonio fructífero con gran descendencia; Elefantes que se relacionan con la alta moral y simbolizan la fuerza y la astucia; Ciervos que, según la tradición china, son el único animal que sabe dónde se esconde un sagrado hongo que da la inmortalidad y por ello nos hablan de longevidad y salud.

El pavo real es considerado un animal de elevada estirpe y gran belleza.

El pavo real es considerado un animal de elevada estirpe y gran belleza.

Quizás los animales más habituales en los mantones sean las aves: El pavo real (símbolo de belleza y dignidad);  El gallo, que es un animal protector que guarda del mal; El ave fénix, rey de los pájaros y símbolo de la emperatriz y los valores asociados a ésta, es decir, prosperidad y feminidad, es el equivalente femenino al dragón imperial (si aparece con el dragón son símbolo de la pareja imperial que gobierna sobre un mundo en equilibrio). A él se le atribuyen nociones de bondad, sinceridad, buen hacer y conocimiento; Otro ave destacada por su relación con la casa imperial es el faisán, en relación del emperador y la belleza; Las parejas de ocas que podemos ver apaciblemente en el río son símbolo del matrimonio y su buen funcionamiento; Las grullas nos vuelven a hablan de longevidad y de alto estatus en la escala social; Las garzas  de los caminos a seguir…

Escena de agricultores que cumplen con sus obligaciones en un mundo armonioso.

Escena de agricultores que cumplen con sus obligaciones en un mundo armonioso.

Un animal volador que aparece frecuentemente, sin ser un ave, es el dragón imperial. Símbolo del emperador, la autoridad y la protección divina, de la energía vital qi,  y el más poderoso imán para la buena fortuna, su sola presencia atrae la abundancia (muchas veces en forma de lluvia, por lo que es acompañado por nu

Vemos a un noble llevado en un palanquín junto a dos grullas, símbolos del camino.

Vemos a un noble llevado en un palanquín junto a dos grullas, símbolos del camino.

Junto con los diversos animales y plantas, en los mantones se representan también diversos objetos que a primera vista pueden parecer intranscendentes o meramente decorativos, pero que esconden sus propios significados, como un juego de ajedrez, símbolo del pensamiento académico, pagodas hablándonos de la religión budista,  sombrillas que remarcan el estatus social del que descansa bajo ellas…

Una deidad en su templo.

Una deidad en su templo.

Otro motivo que a veces hace aparición enmarcando las escenas son las grecas o esvásticas, un antiguo símbolo indoeuropeo que, en Asia, nos habla del corazón de Buda y del funcionamiento del universo.

También en algunos casos vemos dioses portando diversos atributos, como la espada que corta la ignorancia y la maldad, o cuencos de prosperidad. Y junto a los dioses vemos escenas cortesanas, con hombres de corte vestidos con ch´i-fu, y mujeres en changyi  o chenyi, ropas semiformales de corte, acordes con el aire desenfadado pero noble de las escenas. También es posible encontrar representaciones de las labores del campo, pesca, o trabajos manuales. Con estas escenas y símbolos vemos cómo muchos mantones tienen representados los tres niveles de la sociedad china: el religioso, el cortesano y el productor.

Mantón en el que transcurre una escena con dioses, una pagoda, relacionada con los dioses, y un tridente, símbolo de la trinidad taoísta.

Mantón en el que transcurre una escena con dioses, una pagoda, relacionada con lo divino, y un tridente, símbolo de la trinidad taoísta.

En definitiva, los mantones de Manila nunca representan solo lo que parecía a primera vista, sino que en ellos residían profundos significados, más complejos cuanto más abundantes sean los motivos, y que, en ocasiones, son auténticas representaciones cosmológicas del mundo y de su funcionamiento correcto bajo el auspicio de los dioses y los emperadores.  Además de invocarse en ellos a la buena suerte, la prosperidad, la fertilidad y la dicha marital. Poco de esto sabían sus portadoras aragonesas, que los adoptaron de la moda española del siglo XIX, fascinadas por el colorido y la calidad de los bordados. Estas mujeres no eran conscientes de todo el valor de la prenda, y aun así, la guardaban, y guardan, con el máximo orgullo y cariño, manteniendo un vínculo entre la China Qing (1644-1912) y el Aragón de los siglos XIX, XX, y XXI.

Notas:

[1] En el caso concreto de la cultura china son símbolos muchos más positivos que los occidentales, pues generalmente nos hablan de longevidad, prosperidad, felicidad…

[2] Estos significados y símbolos que pueblan los mantones provienen de, al menos, tres cosmologías diferentes: el confucionismo, el budismo y el taoísmo.

avatar María Galindo (32 Posts)

Estudió la Licenciatura de Historia del Arte y un Máster de Estudios Avanzados especializándose en Arte Extremo Oriental en la Universidad de Zaragoza. Trabaja como profesora de Historia del Arte, cronista, divulgadora y conferenciante. Actualmente, sigue formándose en la Universidad Complutense de Madrid cursando un Máster de Gestión del Sector creativo y cultural.


One Comment

  1. antonio
    18/10/2015
    avatar

    tengo un mantón muy parecido a los de las fotos y quisiera información.
    Mi teléfono es :658494541.
    Un saludo.

Deja un comentario