Revista Ecos de Asia

Information

This article was written on 22 May 2017, and is filled under Literatura.

Current post is tagged

, , , , , , ,

Crítica: “47 Ronin, la historia de los leales samuráis de Ako”

Portada de 47 Ronin, la historia de los leales samuráis de Ako, de Satori Ediciones.

Recientemente,  Satori ha cumplido diez años, periodo de tiempo en el que la editorial asturiana ha acercado a los lectores de lengua hispana multitud de títulos especializados en cultura  nipona. Desde Ecos de Asia, les presentamos una obra que se ha convertido en una auténtica leyenda nacional japonesa: 47 Ronin, la historia de los leales samuráis de Ako,[1] obra del célebre autor japonés Tamenaga Shunsui.

La historia, como bien nos señala Jesús Palacios, quien ha llevado a cabo una encomiable labor de edición e investigación de los apéndices con los que se acompaña la obra, y de los que hablaremos más adelante, sigue fundamentalmente la  publicada en 1908 por la librería madrileña Fernando Fe y que contaba con un prólogo de Enrique Gómez Carrillo, la cual, a su vez, era una traducción de la versión inglesa de Shiuchiro Saito y Edward Greey. 47 Ronin, la historia de los leales samuráis de Ako nos relata el célebre Incidente de Ako, una violenta historia de venganza producido un 30 de enero de 1703, en pleno periodo Edo (1603-1868). Como es bien sabido, los shogunes Tokugawa habían acabado con las inestabilidades y enfrentamientos entre los distintos señores feudales,  y habían  instaurado cierto aislamiento con el resto del mundo, disfrutando el archipiélago nipón de un periodo de paz y prosperidad. Durante esta etapa, se dio un especial florecimiento de las artes; el teatro kabuki triunfaba en los escenarios a la vez que se produjo el primer esplendor del grabado ukiyo-e, y los artistas, nobles, samuráis y comerciantes se deleitaban con los múltiples atractivos de los barrios de placer. Dentro de este clima de estabilidad, el que se ha venido a denominar como el Incidente de Ako, causó una gran conmoción en la sociedad japonesa. Esa fría madrugada, un grupo de 47 rônin o samuráis sin señor, asaltaron la residencia de Kira Yoshinaka, antiguo maestro de ceremonias del palacio del shogun. La pequeña tropa de samuráis, comandados por Oishi Kuranosuke, llevaba así a cabo la venganza por la muerte a su señor, el daimio Asano Naganori dos años antes.

En la actualidad, los especialistas siguen discutiendo los hechos y el suceso sigue envuelto en cierto aire de misterio, pero según cuenta la historia, el señor Asano Naganori fue condenado al suicidio ritual o seppuku  tras intentar acabar con la vida del maestro de ceremonias tras una serie de afrentas por parte del funcionario. Todos sus bienes fueron confiscados y se decretó por parte del shogun la disolución de la noble familia de Ako, mientras que Kira salvó la situación sin grandes consecuencias. Esto ocasionó un gran revuelo y malestar entre sus samuráis y sirvientes, a los cuales  el sentido de honor de la casta samurái les obligaba a vengar la injusta la muerte de su señor. Como nos relata la novela de Sunsui, los samuráis sin señor, con Oishi Kuranosuke a la cabeza, orquestaron a lo lago de dos largos años la ansiada venganza, para posteriormente, y tras entregarse a las autoridades, quitarse la vida habiendo cumplido con su deber como samuráis. Seremos testigos de las maquinaciones y planes de los samuráis, quienes, debido a los espías de Kira,  se vieron obligados a cambiar drásticamente sus hábitos vida, llegando en el caso de Kuranosuke a divorciarse de su mujer y entregarse a los placeres más mundanos, algo impensable en el comportamiento de un recto samurái como él. A través de la obra de Sunsui, veremos cómo no solamente las figuras de los samuráis son los que sufrieron durante toda esta conjura, sino que las esposas, padres e hijos de los samuráis, estoicamente mantendrán  la fidelidad hacia su señor.

Grabado de Utagawa Kuniyoshi correspondiente a las Seichû gishi den (Biografías de los leales y justos samuráis (cursiva)), serie publicada entre 1847 y 1848 (1798- 1861) en el que se representa al rônin Nakamura Kansuke. Fuente Wikimedia Commons.

Tamenaga Sunsui (cuyo verdadero nombre era  Sasaki Sadakata), nació en 1790, un siglo después del Incidente de Ako. Como bien señala Jesús Palacios, la figura de Sunsui  es la de uno de los escritores fundamentales de la literatura japonesa moderna. Mientras que los autores anteriores se habían dirigido principalmente a las élites japonesas, Sunsui, así como otros escritores como Takizawa Bakin (1767-1848), optaron por dirigirse a un público más amplio y de clase media, al que se acercaban mediante un lenguaje más accesible y a través de géneros populares como la novela histórica, relatos de fantasmas, aventuras legendarias e incluso literatura romántica y erótica,  género que no pocos problemas le ocasionaría a Sunsui con la censura Tokugawa.

Esta edición del clásico 47 Ronin de Sunsui a cargo de Jesús Palacios viene acompañada del prólogo de la edición española de 1908: La Literatura herioca en Japón, de Enrique Gómez Carrillo; pero no queda ahí la cosa, tendremos a nuestra disposición las ilustraciones a todo color  de la colección de grabados de Utagawa Kuniyoshi (1798- 1861), Seichû gishi den (Biografías de los leales y justos samuráis), serie publicada entre 1847 y 1848, en la que los nombres de los protagonistas del relato debieron de ser modificados con el fin de que pasara la censura de los Tokugawa, y de la que nos podemos servir, aparte de por su obvio valor como obra histórica y artística, para seguir la narración del relato con un soporte gráfico de época. También encontramos en la obra de Satori una serie de interesantísimos apéndices; en el primero Jesús Palacios nos guiará desde los orígenes históricos del Incidente de Ako a la labor de Tamenaga Sunsui como escritor y el trabajo de los editores de la versión en inglés de la obra de 1880, Shiuichiro Saito y Edward Greey, quienes consiguieron que la obra del escritor japonés se leyera en Occidente como una genuina novela de aventuras, trágica  y emocionante, bañada por el exotismo y la fascinación que en plena época existía con el Japonismo,  y también analizará la recepción y distintas adaptaciones que el relato ha tenido hasta nuestros días. Encontramos además las introducciones  a la edición original inglesa del año 1880, así como de la descripción de la historia de los 47 rônin que aparece en la obra El Japón Heroico y Galante,  del genial Gómez Carrillo, además de la Crónica de un Harakiri de A. B. Milford, para finalizar con un utilísimo glosario de distintos términos.

Fotografía de algunas de las lápidas de los leales 47 rônin. Tras cometer seppuku sus cuerpos reposan junto al de su señor en el templo de Sengaku-ji de Tokio. Fuente Wikimedia Commons.

Como les hemos señalado, a la oportunidad de  poder disponer de una correcta y fiable traducción de la obra 47 Ronin, la historia de los leales samuráis de Ako, de Sunsui (a través del tamiz de Shiuichiro Saito y Edward Greey), le sumamos la colección de grabados de Kuniyoshi, y añadimos los distintos apéndices y el estudio de Jesús Palacios, encontramos una obra que resulta indispensable a todos los amantes de la historia y la cultura japonesas.

Notas:

[1] Sunsui, Tamenaga. 47 Ronin, la historia de los leales samuráis de Ako, Gijón, Satori, 2016.

avatar David Lacasta (75 Posts)

Soy Licenciado en Historia del Arte y actualmente estoy cursando el máster en estudios avanzados, en la modalidad de Asia Oriental. Estoy trabajando en la cerámica Satsuma, y el fenómeno de su coleccionismo en occidente.También me interesa mucho todo lo relacionado con las armas y armaduras de los samurai, así como la historia militar de Japón.


Share

Deja un comentario