Revista Ecos de Asia

Information

This article was written on 26 Abr 2017, and is filled under Cine y TV.

Current post is tagged

, , , , , , ,

Ghost in the Shell. En el límite entre lo humano y lo cibernético

Con la llegada de la primavera y el comienzo de otra temporada de blockbusters asistimos a la plasmación en la pantalla grande de una de las sagas más influyentes de los últimos años tanto en Japón como en el mundo otaku.

Como no podía ser de otra forma, nos estamos refiriendo a la película Ghost in the Shell, que ha desembarcado en la cartelera dispuesta a hacer olvidar las decepcionantes adaptaciones occidentales basadas en el mundo del manga y del anime realizadas hasta la fecha, así como quién sabe si ser el punto de inicio de una nueva saga propia y marcar de este modo una progresiva tendencia de la industria cinematográfica occidental en la adaptación de obras orientales. En las siguientes líneas nos ocuparemos de analizar la película, para más adelante hablar de determinadas partes de la trama que convienen no ser leídas por quienes todavía no hayan visto la cinta.

go1

Cartel promocional de la película

La película introduce al espectador en la adaptación que Hollywood ha llevado a cabo del particular mundo de Masamune Shirow. En un futuro distópico y tecnológico con una clara similitud con el Japón más industrializado, asistimos a las operaciones encubiertas llevadas a cabo por la Sección 9, un grupo operativo de élite dependiente del gobierno y destinado a luchar contra el ciberterrorismo y los crímenes tecnológicos que asolan a la sociedad. Comandados por Daisuke Aramaki y liderados sobre el terreno por la agente cíborg Mira Killian, la Sección 9 pronto se verá enfrentada al criminal más peligroso y escurridizo al que han tenido que hacer frente hasta la fecha y que se ha marcado como objetivo acabar con Hanka Robotic, empresa especializada en el campo de la cíber-tecnología y a su vez principal proveedor de la Sección  9.

A partir de ahí comenzará una carrera contrarreloj por dar caza a este nuevo criminal en la que la Mayor Mira Killian deberá asegurar la supervivencia de su unidad especial, al mismo tiempo que deberá lidiar con unas extrañas interferencias en su sistema, a modo de imágenes, que acabarán cobrando una importancia inesperada para ella.

La Mayor Mira Killian es la protagonista de una aventura que traslada al espectador a un mundo futurista y distópico.

La Mayor Mira Killian es la protagonista de una aventura que traslada al espectador a un mundo futurista y distópico.

En un tiempo en el que la industria hollywoodense parece recurrir a productos ya fraguados en el extranjero y adaptarlos a su mecánica en lo que claramente es muestra de una falta de ideas propias de la industria, asistimos a la recreación de la aclamada obra del célebre dibujante japonés Masamune Shirow perteneciente al subgénero de ciencia ficción conocido como cyberpunk.[1]

Dicho manga, lanzado al mercado en 1989 bajo el mismo título que la cinta que nos ocupa se convirtió muy pronto en todo un fenómeno mundial del ya mencionado estilo cyberpunk tan arraigado en Japón, contando con sendas continuaciones (algunas de ellas a color), por lo que, debido a su gran éxito no tardó en llegar el anime en forma de película en 1995. Dirigida por Mamoru Oshii, pronto se convirtió en el producto más célebre de cuantos ha generado la saga. Película oscura y de ambientación tétrica, pero que esconde un tratado sobre la moral y la filosofía a través de los conflictos entre lo humano y lo tecnológico en un mundo cambiante, dejó para el recuerdo escenas y personajes memorables que calaron hondo en el público, convirtiéndose en un clásico imprescindible de los aficionados al anime.[2]

A la izquierda, portada del manga Ghost in the Shell. A la derecha, portada del Blu-Ray de la versión anime de 1995.

A la izquierda, portada del manga Ghost in the Shell. A la derecha, portada del Blu-Ray de la versión anime de 1995.

Volviendo a la actualidad, el encargado de tomar las riendas del proyecto y bridarnos a modo de rescate de la saga esta nueva película es su director, Rupert Sanders, quien con Ghost in the Shell cambia completamente del registro llevado a cabo en sus anteriores trabajos.[3]

Por otro lado, en el reparto destaca el papel protagonista en el que encontramos a Scarlett Johansson interpretando a la Mayor Mira Killian, estando acompañada en su andadura narrativa por célebres rostros del celuloide como Michael Pitt, Pilou Asbæk, Juliette Binoche, y donde destaca el actor nipón Takeshi Kitano[4] en el papel del líder de la Sección 9 y mentor de la Mayor.

Precisamente el hecho de que la mayoría de actores y actrices presentes en el film sean de rasgos occidentales ha propiciado que la cinta haya sido acusada de haber acometido un whitewashing,[5] siendo notables las críticas vertidas hacia su actriz protagonista. Si bien es cierto que esta no es la primera vez que Hollywood hace uso de esta práctica, la cual suele restar a veces enteros a la credibilidad de la historia que se quiere plasmar y que el espectador también ha podido ver en películas que precisamente trataban de recrear el mundo anime y llevarlo a la gran pantalla como es el caso de Dragonball Evolution; en su defensa se puede alegar que el objetivo principal de la película es acercar la historia del manga y el anime a un público más amplio. Aunque durante el proceso de occidentalización se pierde parte de la esencia de la obra original, quedando la misma desprovista de algunos rasgos del contenido filosófico de la original pero siendo esto más a causa del guion que a la elección del conjunto actoral.

Fotogramas de la película en los que aparecen de arriba abajo: la Mayor, interpretada por la actriz Scarlett Johansson, Daisuke Aramaki, interpretado por Takeshi Kitano y Batou, interpretado por el actor Pilou Asbæk al mando del equipo de la Sección 9.

Fotogramas de la película en los que aparecen de arriba abajo: la Mayor, interpretada por la actriz Scarlett Johansson, Daisuke Aramaki, interpretado por Takeshi Kitano y Batou, interpretado por el actor Pilou Asbæk al mando del equipo de la Sección 9.

No obstante, no todo son malas noticias al respecto, ya que Scarlett Johansson lleva a cabo una interpretación más que digna en un rol al que tiene al público muy acostumbrado gracias a sus numerosas intervenciones en el cine de acción, de la mano de películas como Lucy (2014) y su papel de Viuda Negra en el Universo Cinematográfico de Marvel. Sin olvidar su relación cinematográfica previa con el mundo nipón en la ya célebre cinta de Sofia Coppola Lost in Translation (2003).

A ello hay que sumar una buena actuación del conjunto de actores que pueblan la obra y en donde destaca la espléndida actuación de Takeshi Kitano en su papel de Daisuke Aramaki, reforzada por el hecho de que el actor rodó todas las tomas de la película en japonés, siendo estas subtituladas en la versión que se ha estrenado en nuestros cines. Esto permite que el espectador pueda ser testigo de excepción de la labor interpretativa del actor y sirve como pequeño consuelo para los fans que esperan un mayor acercamiento de la cinta al mundo representado tanto en el manga como en el anime.

Otro de los puntos fuertes del film son las escenas de acción, en donde no se ha escatimado para llevar al espectador la particular acción desarrollada en este universo con claros homenajes a la obra original, que citaremos a posteriori. Todas ellas desarrolladas en un mundo fielmente recreado y extraído de la obra original, en la que el uso de los efectos especiales está más que justificado para reproducir con todo lujo de detalles un ecosistema en el que todo gira en torno a la tecnología y en donde destacan las espectaculares vistas panorámicas que ofrece la cinta en determinados puntos del metraje.

Como puntos negativos de la cinta, además del mencionado whitewashing, destaca el hecho de ser una obra que no profundiza todo lo que podría en los problemas y cuestiones que plantea la saga desde su inicio, lo que deja una sensación de que la película podía haber dado algo más de sí.

En cuanto a la banda sonora, esta corre a cargo del compositor británico Clint Mansell con claras referencias a la obra original y que viene acompañada del remix que KI Theory ha realizado del célebre tema Enjoy the Silence de Depeche Mode.

Como conclusión, nos encontramos ante una película que no debe ser vista como un fiel reflejo del original, sino como una obra que busca acercar a un nuevo público más generalista una obra que merece ser rescatada, al mismo tiempo que representa quizás el mejor intento llevado a cabo por la industria de Hollywood a la hora de trasladar un manga o anime a la gran pantalla. A continuación repasaremos brevemente algunos puntos de la película que convienen no ser leídos por quienes todavía no la hayan visionado.

 Fotogramas de la película en los que se muestra el mundo futurista en el que el espectador se verá inmerso a lo largo de la aventura. La película fue rodada en lugares como Nueva Zelanda y Hong Kong.


Fotogramas de la película en los que se muestra el mundo futurista en el que el espectador se verá inmerso a lo largo de la aventura. La película fue rodada en lugares como Nueva Zelanda y Hong Kong.

Un aspecto a destacar de la película es la fidelidad en el apartado visual que la misma muestra si se compara con la obra de la saga de la que recolecta la mayor parte de ideas, la cinta original de 1995. En ese sentido la recreación tanto de los escenarios como sobre todo de las escenas es muestra clara de lo bien que se ha documentado el equipo del film a la hora de abordar la película, lo que acaba convirtiéndola en un más que digno, y en ciertos aspectos notable, intento de recrear la saga desde el punto de vista occidental.

Llamativa resulta también la fiel adaptación que se ha llevado a cabo tanto de las armas como del equipo de los protagonistas, donde destaca el traje de invisibilidad de la protagonista, también presente en la película original. Por otro lado, son tantas las escenas rescatadas de ésta última que sería muy difícil seleccionar una como la más representativa, y es que tanto la escena inicial de la película en la que se construye el cuerpo cíborg de la protagonista, como la primera escena de intervención de la Mayor comandando la Sección 9 saltando desde lo alto de un rascacielos haciendo uso de la invisibilidad que le aporta su traje o la persecución de un camión y posterior batalla de la protagonista en el agua con uno de los fugitivos son escenas que son un claro homenaje a la obra original, al tiempo que aportan fortaleza a la película.

Comparativa entre distintos fotogramas de la película original de 1995 (a la derecha) y de la de 2017 (a la izquierda).

Comparativa entre distintos fotogramas de la película original de 1995 (a la derecha) y de la de 2017 (a la izquierda).

En cuanto al argumento de la cinta, éste toma la mayoría de sus referencias de la ya mencionada versión de 1995, difiriendo en puntos como el villano principal o la forma en la que son abordados los diferentes temas existenciales. Precisamente donde radica la mayor diferencia entre ambas es en que, mientras que la original posee un ritmo algo más pausado y con menos acción situando al espectador en la problemática que vive su protagonista, la cinta actual acusa un mayor predominio de escenas de acción y con un ritmo algo más acelerado, lo que la acerca al blockbuster y a la vez la aleja de un cine contemplativo y que busque ser la esencia misma de la saga que lleva su nombre.

El encuentro con el villano de la función cambiará la forma de ver las cosas de la Mayor.

El encuentro con el villano de la función cambiará la forma de ver las cosas de la Mayor.

Pero si hay algo que destaca en la saga desde sus inicios son los problemas existenciales que plantea. Así, el espectador asiste a un mundo controlado absolutamente por la tecnología, llegando esta última a convertirse a la vez en la fuerza que moldea al mundo y en la cosa más importante. Esta cosificación de la realidad trae como consecuencia la construcción de una sociedad que ha dejado de lado la esencia misma de las cosas y que se ha desvinculado del seguimiento de unas pautas morales, lo que no hace sino derivar y retroalimentar el futuro distópico que presenta la película.

En medio de este caos y la corrupción reinantes, se nos presenta la Sección 9, grupo que tratará de dar caza a los cibercriminales mediante el uso de la tecnología y que está comandado por la Mayor Mira Killian. La Mayor cree que su situación actual de ser un cíborg viene como consecuencia de haber sido salvada de un naufragio, cuando la realidad es bien distinta. Será precisamente el encuentro con el villano del film lo que cambie su percepción sobre la realidad y convierta las interferencias de su sistema en recuerdos de una vida pasada diferente a la que le han contado. Así la Mayor comprende que vive en un mundo en el que los villanos y los héroes no están tan definidos como se podía pensar, viéndose obligada a encontrar dentro de sus aparentes aliados a los responsables de haberla convertido en un cíborg y haber borrado sus recuerdos, al tiempo que buscará recuperar sus recuerdos de una vida anterior y encontrar así su lugar en el mundo.

Este es el punto que más diferencia esta cinta de la de 1995, y es que mientras en aquella, la némesis era un programa informático conocido como el titiritero, que buscaba interactuar con el mundo real fusionando su mente con la de la Mayor, en la presente película el villano no es otro que el cíborg Hideo Kuze,[6] resultado de un experimento anterior llevado a cabo por Hanka Robotic y que buscará vengarse de aquellos que le robaron la vida pasada.

Por tanto, si en el anime precedente la Mayor y el titiritero acababan fusionando sus mentes para estar más en contacto con el mundo que les rodea, en clara alusión a la búsqueda de sentimientos humanos en las máquinas y de una vertiente más metafísica; en la presente película la aparición del villano propiciará la desvinculación de la Mayor con aquellos que le robaron su vida, dando como resultado una historia más terrenal pero igualmente crítica con la sociedad que representa. El punto que ambas películas comparten es que la Mayor al final se acaba preguntando de un modo u otro por la verdadera razón de su existencia, y en ese sentido la presente película complementa perfectamente a la original.

A la espera de comprobar si la cinta acaba decepcionando en taquilla como parecen indicar las cifras iniciales de recaudación,[7] sólo queda aplaudir la decisión de rescatar una película que, aunque de forma algo superficial, sabe conjugar perfectamente buenas secuencias de acción con problemas existenciales.

Para saber más:

Notas:

[1] Se conoce como Cyberpunk el subgénero encuadrado en la ciencia ficción y cuya denominación procede de la unión de las palabras Cibernética y Punk, caracterizado por la recreación de unas sociedades futuristas y avanzadas tecnológicamente en las que una serie de personajes cuestionan la realidad distópica que les toca vivir. Ejemplos de dicho género son Blade Runner y Matrix, ésta segunda basada parcialmente en Ghost in the Shell tomando algunos de sus elementos referencia según han reconocido sus creadores.

[2] A esta película animada de 1995 le siguió en 2004 una continuación también dirigida por Mamoru Oshii, a lo que hay que añadir varias series, películas y videojuegos basados en la franquicia pero sin continuidad con la trama presentada en las dos películas.

[3] Las anteriores películas de este director han sido el corto Black Hole (2010) y Blancanieves y la leyenda del cazador (2012).

[4] Sobre este actor y cineasta puede leerse más información aquí.

[5] Se denomina Whitewashing al proceso dado en el cine por el cual se emplean actores occidentales y a ser posible de rasgos caucásicos para representar a personajes que originalmente pertenecen a otros grupos étnicos.

[6] Villano que, si bien no figuró en la película animada de 1995, sí que hizo acto de presencia en la serie animada Stand Alone Complex: 2nd GIG (2004-2005).

[7] De los 110 millones que costó la producción de la película, y transcurridas varias semanas desde su estreno, la película sólo ha logado recaudar 124 millones en la taquilla de todo el mundo.

avatar Jon-Aitor G. Doncel (12 Posts)

Es Graduado en Derecho, Máster de Acceso a la Abogacía, y actualmente cursa el Máster de Profesorado en la Universidad de la Rioja, en la especialidad de Geografía e Historia. Le interesan la paleontología e Historia.


Share

Deja un comentario