Revista Ecos de Asia

Information

This article was written on 19 Abr 2014, and is filled under Cine y TV, Crítica.

Current post is tagged

, , ,

Crítica: Poco que envidiar al maestro: The Berlin File (2013).

Cartel promocional del film.

Cartel promocional del film.

Lo confieso: el cine de espías no es lo mío. Y más cuando el argumento se pone tan endiabladamente enrevesado ya en los primeros minutos como en The Berlin File (2013), lo último del surcoreano Ryoo Seung-wan, que llega ahora en DVD a nuestro país como la película de acción de más éxito en taquilla de todos los tiempos del cine coreano.

El director ha hecho sin duda los deberes, hay que admitirlo, sirviéndonos una historia que bebe de los ejemplos setenteros del género, y, en particular, de la más reciente saga de Bourne (relación esta última que el propio director tachó de buscada). Las escenas de acción, trepidantes desde el primer minuto y coreografiadas al milímetro, exhiben el acostumbrado surtido de ases en la manga con los que cuenta el héroe de acción clásico para desafiar a lo imposible.

En este caso se trata de un oscuro agente norcoreano, Pyo Jeong-seong, ‘héroe de la República’… o más bien antihéroe, a juzgar  por el pago que recibe y la vida que malvive como recompensa a sus desvelos. Soledad, privaciones, la sombra de una delación siempre amenazante, y una vida personal convertida en doloroso silencio por el bien del Querido Líder. El deber parece el único camino posible, por encima del amor y la familia. Al otro lado, la muerte o (¿impensable?) la deserción.

En el fondo,este planteamiento no es nuevo en el género del thriller de acción. Schwarzeneggers, Gibsons, Willis y demás se deben, como agentes del cuerpo de seguridad o espionaje de turno ya activos o caídos en desgracia, a su América, aunque ésta sea a menudo ingrata, presos de una especie de imperativo categórico.

Por si fuera poco, a pesar de síntomas equívocos, finalmente siempre son hombres de familia. La subtrama familiar o romántica suele dotar de humanidad a personajes cuadriculados que, de otro modo, tendrían difícil causar empatía en el espectador medio. El afecto es lo que nos separa de la máquina de matar, y Seung-wan lo sabe bien. Por ello, cuando su estética de videoclip y sus rifirrafes imposibles entre el Corea del Norte y del Sur, los rusos, los árabes, la CIA y el Mosad parecen conducir a un obvio hartazgo, The Berlin File da una vuelta de tuerca más al guión, ingeniándoselas para imprimir alguna línea digna de mención a una historia más bien convencional.

La berlinesa Puerta de Brandeburgo no podía faltar en el film. Imagen procedente de Flickr, usuario ‘Fersy’.

La berlinesa Puerta de Brandeburgo no podía faltar en el film. Imagen procedente de Flickr, usuario ‘Fersy’.

Así, en el marco de un Berlín de embajadas, hoteles nunca inexpugnables y campos de cereales dignos de final de western, los supervivientes natos (que también aquí son el bueno, el feo y el malo) se ven las caras rodeados de un ejército inagotable de comparsas, reclutados para llenar nuestra pantalla de balazos que sólo les aciertan a ellos. Tanto enredo político al final es poco más que paja.

Aun así, hay que reconocerle a Seung-wan un meticuloso trabajo, de pulcra factura técnica y argumento que al menos intenta rehuir la simpleza. Esto a un tiempo le favorece y perjudica, pues las mil ramificaciones amenazan con cansar al espectador, hasta que todo se simplifica más y el atrezzo queda fuera de plano. Por otra parte, el personaje femenino de turno es otro arquetipo, necesario para explotar el lado más vulnerable y caballeresco de un protagonista llevado al límite.

Las innovaciones, pues, a pesar de desvíos meritorios, no son gran cosa. Pero a sostener el frágil y excesivo conjunto ayuda un reparto en general bastante correcto, en el que destacan especialmente Han Suk-Kyu como el agente surcoreano Jeong Jing-soo, o el propio Jung-woo Ha, quien, en el papel principal,quizá sonará a los fans del director Kim Ki-duk por su trabajo en Tiempo (2006).

¿Se pierden algo, entonces, por no ver The Berlin File? Francamente, no. ¿Se sentirán estafados después de verla? Con bastante seguridad, tampoco. Este producto de gran presupuesto no aspira a ser más de lo que es, una película de entretenimiento. Su mayor defecto es que no siempre lo ofrezca. Por suerte, de un comienzo y tramo medio tediosos se consigue obtener algo más de gancho en la segunda hora de metraje… pero quizá sea tarde, y sin duda a éste también le sobran minutos.

Sea como fuere, para los fans del género de acción The Berlin File demuestra que en Corea tienen poco que envidiarle al ‘maestro Hollywood’. Si gustan de este tipo de cine, los ojos rasgados serán quizá la diferencia más notoria que adviertan.

avatar Claudia Sanjuan (15 Posts)

Licenciada en Historia del Arte por la Universidad de Zaragoza y Máster en Nineteenth Century-Studies por el King's College de Londres. El fin del XIX, los estudios de género y la historia cultural figuran entre sus mayores intereses. Actualmente, reside en Viena.


Share

One Comment

  1. […] cinta, dirigida y escrita por Ryoo Seung-wan, Berlín (2013), saltó a la fama en España al hacerse con el Premio Casa Asia en el pasado Festival de Sitges. […]

Deja un comentario