Revista Ecos de Asia

Information

This article was written on 01 Oct 2018, and is filled under Cultura Visual.

Current post is tagged

, , , , , ,

Doki Doki Literature Club: La visión más retorcida del género otome

En artículos anteriores, hemos podido aproximarnos a los juegos otome,[1] valorando sus rasgos y características, así como comentando algunas temáticas y plataformas más comunes. No obstante, no podemos dejar de destacar el hecho de que esta es una industria en constante cambio y movimiento, que trae consigo una amplia diversidad de personajes y de mezclas en cuanto a su género, pasando desde el dulzor más absoluto a lo oscuro y siniestro en tan solo un segundo.

Este es el caso de Doki Doki Literature Club, que queremos comentar a lo largo del artículo que nos ocupa. Este un juego para PC que se lanzó al mercado el pasado año 2017 de la mano de Team Salvato, un estudio fundado ese mismo año con Dan Salvato como figura central y director del proyecto. Sabemos, por medios que no podemos definir dado que no queremos adelantar ciertos acontecimientos del propio juego, que Salvato es un aficionado a este tipo de simuladores románticos, sobre todo aquellos que juegan con variaciones en el statu quo de los personajes, además de aquellos que ofrecen nuevas posibilidades respecto a la interactividad del propio jugador. Por ello, él mismo define Doki Doki Literature Club como su carta de amor más personal a los otome y otros juegos de esta misma naturaleza.

En esta imagen podemos ver a los cuatro personajes principales de Doki Doki Literature Club. De izquierda a derecha tenemos a Sayori, Yuri, Monika y Natsuki.

A modo de introducción y atendiendo a la sinopsis de Doki Doki, por supuesto que estamos ante un videojuego perteneciente a este género: nuestro protagonista se ve arrastrado al club de literatura del instituto al que asiste por la intervención de su amiga de la infancia, Sayori. Aquí podrá conocer a otras chicas que comentaremos posteriormente, con las que compartirá lecturas, poemas, y puede que alguna que otra cita con su correspondiente declaración. No obstante, el juego va mucho más allá, como explicaremos después.

Partiendo de los personajes, ya hemos mencionado a Sayori, la amiga de la infancia de nuestro protagonista (al que vamos a manejar), una joven alegre y entusiasta, preocupada por la felicidad de los demás, como subrayan sus creaciones literarias, hasta tal punto que ha dejado de lado la suya propia. Siguiendo con Natsuki, es otro de los personajes con los que establecer un romance, representando el tipo de personalidad denominado como tsundere:[2] A pesar de una apariencia infantil y unos gustos literarios que van por una línea similar, la más joven del club tiene bastante mal carácter, sobre todo delante de nuestro personaje. Como contrapunto debemos mencionar a Yuri, otro de los miembros de este curioso club, de personalidad más madura, tímida y reservada, con un interés por las historias de terror y los poemas de vocabulario complejo que ocultan más de un significado. Por último, y no por ello menos importante, debemos hablar de Monika, que se presenta como la presidenta del club, la responsable de darnos ciertos consejos y de organizar las actividades concernientes al mismo, quizá el personaje más relevante de todo el juego por el papel que resulta desempeñar al final.

Nuestras descripciones han sido bastante sucintas, puesto que no podemos sino animar al lector a conocer más a estas chicas, cada una de las cuales originalmente bastante sencilla, acorde con estas personalidades tipo propias de las creaciones animadas niponas, pero con su trasfondo y sus secretos, puesto que, si podemos decir algo en relación con este juego es que las apariencias engañan, y nada es lo que parece en un primer momento.

Estamos ante una captura del propio juego, donde se muestra el típico cuadro de diálogo, así como algunos de los personajes con sus uniformes escolares. Como podemos ver, la estética tanto de los mismos y del fondo nos remite a escenas propias de la animación nipona.

En cuanto a la estética, y al igual que ocurre en la mayoría de estos juegos, podemos ver una influencia clara del manga y el anime en el diseño de personajes, incluyendo un uniforme escolar de falda a tablas, cabellos de colores imposibles con volúmenes prácticamente inalcanzables y ojos enormes y brillantes. Nos parece que la elección de esta estética no es algo casual, sino que, por un lado, bebe de los otome tradicionales (aunque bien es verdad que podemos nombrar otros títulos con un estilo de dibujo más “cartoon” como puede ser Dream Daddys) y de otras creaciones que tienen un carácter más independiente (podemos citar como título Katawa Shoujo[3] o más recientemente Camp Buddy[4]) lo que no hace otra cosa que legitimar, por así decirlo, la unión entre simuladores de romances/novelas visuales románticas y las formas propias de la animación nipona.

Respecto a la dinámica de juego, la mayor parte del tiempo se sigue el mismo esquema que en otros videojuegos y aplicaciones de esta misma naturaleza: lectura de conversaciones y selección de diálogos con el fin de conseguir la mejor reacción posible por parte de la chica elegida para desarrollar su historia. Si bien, a lo largo de Doki Doki Literature Club aparece un pequeño minijuego que nos ayuda a determinar nuestra ruta: este consiste en un listado de palabras de lo más variadas (un total de 10 selecciones, cada una de ellas recogiendo 14 términos de los que se escoge uno solo) entre las que debemos clicar sobre aquella que se aproxime a lo que le gusta al personaje de nuestra elección. Por ejemplo, para Yuri, como un personaje al que le gustan las metáforas y los recursos literarios, debemos inclinarnos por términos que denoten cierta profundidad y pesimismo; en el caso de Natsuki, palabras sencillas con un matiz infantil; y para Sayori, sobre todo, emociones. Como ya hemos dicho, la selección de estas palabras determinará nuestras escenas y diálogos, así como las imágenes a conseguir, de modo que cada día, podremos leer las creaciones de las chicas y cómo, en algunos casos, nos quieren transmitir algo que va más allá de una creación literaria.

Aquí podemos ver un ejemplo el minijuego que comentamos, donde tenemos que seleccionar palabras que agraden a las protagonistas. Al clicar sobre ellas, la imagen de la chica a la que le gusta da un saltito.

Hasta el momento todo apunta a un juego como otro cualquiera, con una estética agradable y la jugabilidad propia de este género. No obstante, si algo empieza a descolocarnos es la advertencia que se anuncia al principio, que no recomienda este juego ni para menores ni para personas sensibles. No es un aviso hecho en vano, puesto que, e intentaremos comentarlo de manera sutil, este juego se propone incomodar al que lo juega. Por ello, no son de extrañar ciertas apariciones, aceleramientos de la música, personajes que se pixelan de repente, o cuyo rostro muta… Toda una serie de recursos que no hacen sino simular fallos en el juego, bugs y glitches producidos por algo (o más bien alguien) que el jugador terminará por identificar.

Esta es la pantalla de inicio del juego una vez que hemos terminado lo que se podría considerar como el primer arco.

En resumidas cuentas y sin ánimo de revelar mucho más, Doki Doki Literature Club toma las riendas de nuestras decisiones, nos limita y nos obliga a escoger un camino que, la mayoría de las veces no va a terminar bien, a menos que adoptemos la misma actitud que el propio creador e interactuemos con sus archivos, dado que una de sus características interesantes es el hecho de que el jugador pueda experimentar y borrar diferentes carpetas y archivos a su parecer, con el fin de conseguir desenlaces y escenas alternativas; por supuesto, sin miedo a estropearlo dado que Team Salvato ha lanzado este juego al mercado de forma completamente gratuita, por lo que puede instalarse y desinstalarse tantas veces como se quiera o se necesite para conseguir una mayor pluralidad de finales. Además, se sirve de la posible doble función de esta estética kawaii partiendo de ese inicio adorable y azucarado para tornarse siniestramente adorable[5] o incluso llegando a lo grotesco en algunas escenas que, como bien indica la advertencia inicial, no son aptas para personas sensibles.

A modo de cierre, no podemos dejar de recomendar a los lectores y lectoras el darle una pequeña oportunidad a esta interesante creación, con el fin de experimentar esa incomodidad y tensión que genera y que es tan compleja de describir sin dejar al descubierto algunos de los secretos más interesantes de Doki Doki Literature Club.

Notas:

[1] Podemos hablar de novelas visuales en las que, a lo largo de su desarrollo, se le plantean al jugador una serie de decisiones que determinarán el desenlace de su historia. Fundamentalmente tienen una temática romántica y se orientan tanto a público femenino como masculino.

[2] Podemos definir este como una de las personalidades tipificadas presentes en el mundo del manga y el anime, así como en el otome. Se caracteriza por una actitud fría y severa, casi desagradable, hacia los demás, ocultando en su interior un corazón de oro.

[3]  Más información disponible aquí.

[4] Más información disponible aquí.

[5] Queremos destacar que esto no es algo únicamente visible en este juego, puesto que la dualidad que supone la estética kawaii es algo que aprovechan muchos artistas con el fin de, como en el caso que nos ocupa, incomodar al espectador o, en el caso contrario, dulcificar un determinado elemento. Este es un tema que ya se ha tratado en anteriores artículos.

avatar María Gutiérrez (78 Posts)

Graduada en Historia del Arte por la Universidad de Zaragoza, cursando el máster de Estudios Avanzados con el objetivo de especializarse en arte asiático.


Share

One Comment

  1. Iara
    06/05/2019
    avatar

    thanks for the information halped me a lot

Deja un comentario