Revista Ecos de Asia

Information

This article was written on 26 May 2017, and is filled under Cultura Visual.

Current post is tagged

, , , , , , , , ,

El género del yaoi en España IV: Ediciones Glénat, historia y homenaje de la editorial que introdujo el género Boys’ Love

En los artículos anteriores se ha podido leer acerca de la historia del BL, los estudios universitarios que se encuentran en auge en todo el mundo con respecto a dicho género y el estado actual de éste en España. De este modo, hay que recordar que en el tercer artículo  de esta serie se hizo un repaso de todos los mangas Boys’ Love que se han publicado en nuestro país a lo largo de las dos últimas décadas, pero eso no era más que un avance de los demás artículos de la serie, pues, a partir de éste, se tratarán cada una de las editoriales españolas que han tenido algún papel en la difusión de este género. Por consiguiente, la primera editorial que se analizará será Editores de Tebeos, conocida antiguamente como Ediciones Glénat.

Logos de Ediciones Glénat.

Esta empresa surgió en España como una filial de Glénat Editions, una editorial francesa que fue fundada en 1969. Dicha filial fue abierta en Barcelona en 1990 bajo el nombre de Ediciones Glénat, y se mantuvo durante más de quince años como la editorial de manga más prolífica del mercado español. Este éxito cosechado en España viene de la mano de Joan Navarro, quien fue elegido director de la filial e intentó que esta editorial cobrase fuerza en nuestro país, algo que le fue muy difícil.

Logo de Glénat Editions.

A pesar de lo que se pueda pensar, los inicios de Glénat fueron muy complicados, ya que sus primeras ediciones, como las historietas Eva Medusa o la revista Viñetas, dejaron mucho que desear a los clientes de entonces. El resultado fue que, en 1999, la editorial barcelonesa estaba inundada por las deudas, y Jacques Glénat decidió cerrar la filial y colocar a Joan Navarro en la empresa francesa; de hecho, el último acto público en el que participarían sería en el Salón del Manga de Barcelona de ese año, al cual pudieron asistir gracias al favor que les hizo la entonces directora de Ficomic, empresa que se encarga de dirigir el Salón del Manga de Barcelona desde 1995, Pilar Gutiérrez,[1] ya que la filial no tenía dinero como para permitirse un stand. Su novedad en el Salón fue Rurôni Kenshin, un manga creado por Nobuhiro Watsuki en 1994, el cual fue todo un éxito, agotándose los cuatro mil ejemplares que la editorial había puesto a la venta; aunque hay que decir que este éxito se debió, casi en su totalidad, a que en aquella época casi todos los niños y adolescentes veían en la televisión Kenshin, El Guerrero Samurái, un anime basado en ese manga que fue emitido en Canal+ entre 1996 y 1998. El buen resultado de esta publicación hizo que la filial continuase en España y que se dedicase, casi en exclusiva, a la edición de manga en formato de tankôbon, es decir, tomos de manga recopilatorios y no capítulos de revistas. A partir de ese momento, Ediciones Glénat empezó a crecer como la espuma, convirtiéndose en la editorial con más ventas y publicaciones en toda España.

En los años posteriores licenciaron obras como Naruto, obra escrita por Masashi Kishimoto entre 1999 y 2014, o Bleach, manga de Tite Kubo (2001-2016), cuyo éxito permitió que la editorial pudiese volver al mundo del tebeo con, por ejemplo, Esther y su mundo, una serie de historietas creadas en 1974 por Philip Douglas y Purita Campos, las cuales siguen escribiéndose en la actualidad. Incluso se permitieron el lujo de, en 2010, crear la línea Gaijin, donde daban la oportunidad de que escritores y dibujantes españoles publicasen y debutasen en este mercado, siendo el caso de, por ejemplo, Kenny Ruíz, con Dos espadas o Studio Kôsen, con Lêttera.

Pero el fin de todo esto llegó con la crisis económica mundial que comenzó en el año 2008. Las otras tres grandes editoriales de manga del momento, Norma, Ivrea y Planeta, decidieron que, con tantos problemas económicos, lo mejor sería cancelar o retrasar series, y así lo hicieron. Norma finalizó apresuradamente las series de manga que daban pocos beneficios, aunque también canceló algunas; Ivrea decidió paralizarlas y sacarlas más adelante, y Planeta las anuló todas (es la editorial que más series de manga ha cancelado en España). Glénat, por su parte, decidió que no querían ni cancelar ni paralizar series, y eso comenzó una cadena de desgracias que no tendrían fin. Además de publicar mangas y cómics que no daban ningún beneficio, la filial española tuvo que sortear como pudo el hecho de que su imprenta habitual, Aleu & Camp, cerró en esos años, por lo que perdieron las ofertas que ésta les hacía y se encareció la impresión y maquetación de las obras, siendo ese el momento en el que la empresa francesa ordenó a la filial catalana que imprimiesen según sus directrices.

Poco después, Jacques Glénat decidió vender la empresa al mejor postor, pero Joan Navarro se enteró de eso y, con ayuda de su compañero editor Félix Sabaté, decidió comprar la filial barcelonesa, algo que hizo hipotecándose. De este modo, en 2011 Ediciones Glénat pasó a ser Editores de Tebeos y, por ello, tuvieron que empezar a liquidar todo lo que tenía el sello de Glénat y reimprimir nuevos mangas y cómics con el símbolo EDT, algo que también supuso un duro golpe económico para la empresa.

Finalmente, en el año 2012, la editorial japonesa Shueisha retiró todas sus licencias y las vendió a Panini, Ivrea, Norma y Planeta. Dicho suceso, conocido entre algunas personas como “shueishazo”, provocó que EDT se viera abocada al fracaso; aunque hay que resaltar que no se sabe la razón exacta de lo que ocurrió, pero existen varias teorías. Una de ellas es que EDT no pagaba a tiempo a los nipones, por lo que ellos se cansaron y decidieron dejar de trabajar con los barceloneses; otra menciona que Shueisha tan solo trabaja con editoriales con renombre, y EDT, en aquellos momentos, no tenía ninguno; y, la última, es que Glénat Editions convenciese a los nipones de que no interactuasen con los catalanes.

Con la pérdida de series como Naruto o Bleach, la editorial cayó en picado, aunque hasta el año 2013 continuó publicando, pero muy poco a diferencia de años anteriores. Desde entonces, la editorial se encuentra inactiva, y parece ser que no hay un gran futuro a la vista. Para comprar la filial, el padre de Joan Navarro tuvo que avalar la compra con su casa, y ahora ésta se encuentra en riesgo de estar embargada por el Banco Popular. De hecho, el antiguo editor ha hecho una “llamada de socorro” en su Facebook:

“Me veo en la triste necesidad de bajarme los pantalones del todo y pedir ayuda a todo aquel que crea que lo que hemos hecho en EDT/Glénat, ha valido la pena. No necesitamos dinero para hacer libros, porque ya están hechos. Así que se me ha ocurrido este Crowdfunding retroactivo. Tenemos aún a día de hoy unos pocos cientos de miles de libros, entre los que hay, por ejemplo, los que he seleccionado como las imágenes que acompañan este texto. No tenemos tiempo ni estructura para más que para proponer una especie de todo a cien de emergencia. (…) Toda compra será una ayuda para nosotros, especialmente para mi familia que se ha implicado hasta las cejas, por mi mala cabeza…”[2]

De este modo, y tras sus palabras, se ve que el propio Joan Navarro cometió varios errores con el rumbo que tomó la editorial, pero todo el mundo comete errores, y siempre habrá que agradecerle por toda la cultura nipona, europea y americana que trajo a nuestro país; sus labores, tanto en Ediciones Glénat como en Editores de Tebeos, fueron un gran avance para el mercado del manga y del cómic, siendo en parte, gracias a él, que existe dicho mercado en la actualidad. De su publicación, también habría que reafirmar el final, ya que Joan Navarro dice “Y no teman, pase lo que pase: VOLVEREMOS!!!!”, por lo que a lo mejor, en un futuro, se le vuelve a ver en este mundillo.

Tras este breve resumen de EDT, habría que analizar los diferentes mangas de temática shônen-ai, Boys’ Love y yaoi que trajeron a España, pero se hará en el próximo artículo debido a la gran cantidad de obras que publicó pertenecientes a ese género.

Logos de Editores de Tebeos (EDT).

Debido a que se trataba de la primera editorial que trajo BL a España, se ha decidido hacerle este pequeño homenaje y recordar su historia y el papel que jugó en el mercado del manga hispano; pero en el siguiente artículo se tratará, en profundidad, los diferentes mangas BL que ha publicado Ediciones Glénat, así como su papel en la introducción de este género en nuestro país.

Notas:

[1] Más información disponible aquí.

[2] El texto completo se encuentra disponible aquí.

avatar Daniel Rodríguez (43 Posts)

Graduado en Historia del Arte en la Universidad de Oviedo y con un Máster Universitario en Estudios en Asia Oriental cursado en la Universidad de Salamanca, ha trabajado para el Museo Arqueológico de Asturias, la sala de exposiciones Laudeo, la Universidad de Salamanca y Satori Ediciones. Actualmente se encuentra estudiando el Máster Universitario en Formación del Profesorado de Educación Secundaria Obligatoria, Bachillerato y Formación Profesional en la Universidad de Oviedo.


Share

Deja un comentario