Revista Ecos de Asia

Information

This article was written on 20 Abr 2017, and is filled under Cultura Visual.

Current post is tagged

, , , , , , , , , , ,

El miedo en la ética y moralidad del siglo XXI a través del manganime de “Death Note” I. Introducción: autores, argumento y personajes)

Tanto el manga como el anime son plataformas artísticas en la actualidad muy populares, ya no solo en Japón, su lugar de origen, sino a nivel mundial, pues va aumentado su interés de manera vertiginosa. Sin embargo, para llegar a esta situación, el manga de hoy en día –como el resto del cómic a nivel mundial– ha sido resultado de una evolución que abarca especialmente todo el siglo XX. Fruto de tal proceso son obras manganime[1] que han alcanzado gran éxito y popularidad, así como un alto nivel de calidad estética y cultural. Se trata de ejemplos que presentan, como hacen muchas otras manifestaciones artísticas, cuestiones que preocupan a la sociedad del momento, que son producto del contexto en el que se inscriben. Tal es el caso del manga de este estudio, Death Note, un título creado en 2003 por dos autores: el guionista Tsugumi Ôba y el dibujante Takeshi Obata, para la revista Shônen Jump, aunque su adaptación a anime la dirigió Tetsurô Araki.

Imagen del manga Death Note en la que aparecen a escala el protagonista Light Yagami y el shinigami Ryuk

Imagen del manga Death Note en la que aparecen a escala el protagonista Light Yagami y el shinigami Ryuk.

El género de Death Note puede catalogarse como policíaco y sobrenatural dirigido a un público joven, pues comenzó a publicarse en la revista semanal Shônen Jump[2]. No obstante, debido al tono que alcanzó su línea argumental, bien es cierto que hay quien lo posicionaría más cerca del seinen, género que designa al manga para adultos. Y es que, desde un punto de vista más occidental, posee tanto elementos de drama psicológico como de thriller de persecución,[3] en un ambiente tenso y oscuro. Su total producción duró tres años, desde diciembre de 2003 hasta mayo de 2006 para, cinco meses después, empezar a emitirse en una adaptación televisiva, terminando el anime casi un año después, en junio de 2007. De esta manera, de 2003 en adelante ambos fueron ganando seguidores y alcanzando popularidad, tanto que la historia ha sido traducida en bastantes países occidentales.

Death Note es el resultado de la colaboración entre Tsugumi Ôba y Takeshi Obata. El primero protagoniza sin duda uno de los mayores misterios del mundo del manga actualmente, y es que se desconoce por completo cualquier tipo de información sobre su persona, por lo que esto lleva a plantearse la posibilidad de que este nombre sea el pseudónimo de otros guionistas, un recurso utilizado por otros autores anónimos japoneses. Partiendo de los únicos datos que se poseen de él –que nació en Tokio y que disfruta escribiendo guiones y coleccionando tazas de té– también se rumorea que quizá Tsugumi Ôba fuera una mujer, especialmente porque utiliza como avatar una silueta femenina en cuclillas cogiendo una manzana.

Por otro lado, a Takeshi Obata sí se le conoce plenamente en el mercado editorial, especialmente por colaborar con escritores ofreciéndose como dibujante, lo que le permitió obtener gran éxito y varios galardones, como el de la fundación Tezuka o el premio Shogakukan Manga. Sería tras realizar numerosos proyectos entre los que destacan Konen no Kaiwa, o Hikaru no Go con Yumi Hotta, cuando conocería el proyecto de Ôba.[4]

La historia comienza en el Japón actual, presentándonos al protagonista, Light Yagami, un estudiante japonés de alta capacidad intelectual, superdotado, atractivo e hijo del jefe de policía de Tokio, que se siente completamente insatisfecho por cómo funciona el sistema judicial, al que tacha de ser bastante ineficaz. Asimismo, para él, debido su extraordinaria inteligencia, cualquier cosa le resulta aburrida, mostrando bastante desgana respecto al resto del mundo, al que califica como “podrido”, dada su actitud por lo antes mencionado. Ésta cambiará totalmente cuando se encuentra por casualidad con un cuaderno venido del mundo de los shinigami[5], denominado Death Note (“Cuaderno de Muerte”), con una serie de reglas de uso escritas en inglés. En ellas se especifica, como factor más importante, que cualquier persona cuyo nombre se escriba en sus páginas morirá (siempre y cuando se conozca su cara, para que otras personas con el mismo nombre y apellidos no resulten afectadas). Pese a que en un primer momento no se lo toma en serio, tras haber comprobado su efectividad con un secuestrador y haber conocido a Ryuk, el monstruoso shinigami dueño del cuaderno y amante de las manzanas, Light decide utilizarlo como herramienta para convertirse en una especie de “dios del nuevo mundo” creado por él, donde reine la paz a base de eliminar a la gente malvada. Es por ello que empieza su cometido escribiendo en el cuaderno nombres de asesinos o criminales muy peligrosos para que éstos mueran de un ataque al corazón (pues sin especificar después la causa de la muerte, la magia del cuaderno hace efecto de esta manera). Ante este fenómeno inexplicable, la sociedad comienza a confiar en que hay una especie de divinidad juzgadora, con seguidores y detractores, a la que se empieza a denominar como Kira (que viene de la japonización del termino killer en inglés).

El detective L caracterizado por su aspecto desgarbado.

El detective L caracterizado por su aspecto desgarbado.

El antagonista será el famoso detective conocido como L, que intentará detenerlo. De L se desconoce su verdadero nombre y rostro, pues nunca se ha mostrado en público, justo los dos factores que Light necesitaría para eliminar esta amenaza usando su arma sobrenatural. Así, ambos deberán localizarse para pararse los pies. Light, para conseguir su propósito, deberá evitar a las fuerzas policiales dirigidas por L (de las que obtendrá datos aprovechando la posición de su padre en el cuerpo) y se apoyará en las masas que le siguen, valiéndose de la manipulación y el sensacionalismo ejercido por los medios para lograr desvelar la identidad del detective. Por otro lado, L es, en realidad, otro chico también superdotado, atlético y amante de poner a prueba su inteligencia, pero, en este caso, mucho más menudo, antisocial y desaliñado que Light, con ojeras, al que le gustan las cosas azucaradas y con la manía de sentarse de cuclillas. Deberá descubrir quién es Kira, cómo mata a los criminales y, finalmente, conseguir meterle entre rejas, pues, al fin y al cabo, para él no deja de ser otro asesino más.

Portada del tomo 4 de Death Note en el que aparece Misa Amane y su shinigami Rem

Portada del tomo 4 de Death Note en el que aparece Misa Amane y su shinigami Rem.

Esta situación se verá acrecentada cuando la historia va avanzando y ambos se van topando con varios obstáculos en su camino, en especial cuando otro cuaderno cae al mundo humano. Éste será recogido por Misa Amane, una lolita gótica, actriz y modelo muy famosa que idolatra la figura de Kira por haber matado al asesino de sus padres, al que los tribunales no pudieron meter en la cárcel por falta de pruebas. En cambio, al contrario que Light, carece de moralidad y posee un carácter muy infantil, dejándose llevar únicamente por sus sentimientos y emociones, lo que desencadenará en que sea constantemente utilizada por él como un peón de ajedrez.

Death Note es un manganime fruto de un contexto sociocultural concreto, que, a su vez, permite presentar reflexiones, como el efecto de los mass media, el uso de la identidad como información, la ética en la actualidad, los miedos del primer mundo… La introducción de tales ideas conjugadas, junto a un espléndido guion y a una alta calidad artística, han conseguido que ésta obtuviera tanto aprecio y reconocimiento. De hecho, ello le ha permitido ser considerada objeto de estudio para analizar tales ideas resultado de la moralidad de la sociedad actual del primer mundo en general y de la japonesa en particular, tema del que nos ocuparemos en futuros artículos.

Para saber más:

  • Araki, T. Death Note (anime) en Animax, ep. 01-37. Barcelona, Madhouse (prod.) y Selecta Visión (distr.), 2008.
  • Ōba, T., y Obata, T., Death Note (manga), vol. 1-12. Barcelona, Glénat, 2011.
  • Ōba, T., y Obata, T., Death Note, vol. 13: Guía de lectura. Barcelona, Glénat, 2012.
  • Anaya Martínez, J. S., El simbolismo en el animé japonés: Un acercamiento a la serie Death Note. México, 2012. Disponible aquí.
  • Ang, J. Anime analysis & review: Death Note, en Hubpages, Blog online, 2013. Disponible aquí.

 

Notas:

[1] Manganime designa tanto a las obras manga como anime, dado que en muchos casos la misma historieta tiene ambas versiones.

[2] Revista semanal japonesa de manga dedicada a público juvenil o adolescente, especialmente varones.

[3] Esteban Fdez, I., Death Note como fábula agonística de la era de la información. Falencias del sistema de medios y degradación de la esfera pública digital. Madrid, URJC, 2015. P. 8. Disponible aquí.

[4] Biografía: Takeshi Obata y Tsugumi Ohba, en Manga del bueno, web de difusión. Disponible aquí.

[5] Los shinigami son dioses de la muerte de la mitología japonesa que en Death Note se dedican a escribir desde su mundo los nombres de las personas que mueren en la Tierra en sus cuadernos.

avatar Julia Rigual Mur (8 Posts)

Graduada en Historia del Arte, actualmente cursando el Máster de Estudios Avanzados en Historia del Arte y el título de Postgrado en Estudios Japoneses, con nivel del idioma nipón N4.


Deja un comentario