Revista Ecos de Asia

Information

This article was written on 11 Ene 2018, and is filled under Crítica, Cultura Visual.

Current post is tagged

, , , , , ,

Tsutomu Nihei y Panini nos invitan a embarcar en la Sidonia

Este otoño, Panini ha comenzado a editar en su línea manga la obra Knights of Sidonia, de Tsutomu Nihei, aprovechando la popularidad que este autor ha conseguido en España gracias a títulos como Blame! o Biomega. Comenzó su publicación en 2009 en la revista Afternoon, perteneciente a la editorial Kodansha, y finalizó en 2015, sumando un total de quince volúmenes. Además, su popularidad propició que el estudio Polygon Pictures realizase un anime con dos temporadas, que se emitieron entre 2014 y 2015 (actualmente, la serie completa se encuentra disponible en Netflix).

Knights of Sidonia cuenta la historia de Nagate Tanizake, un adolescente criado en los entresijos de la nave espacial Sidonia, en sus más bajos estratos, que un buen día es descubierto por los habitantes del nivel superficial de la nave. Contra todo pronóstico, Tanizake es admitido entre los cadetes que pilotan los Guardianes, mechas espaciales empleados para la defensa frente a los gaunas, unas misteriosas criaturas alienígenas responsables de la destrucción del Sistema Solar mil años atrás.

La historia comienza precipitadamente, aportando muy poco contexto más allá de unos conceptos básicos y yendo directamente al grano. Ya en el primer tomo se encuentran algunas espectaculares batallas, que marcarán el tono general de la obra. No se trata de una sucesión de peleas que van escalando en intensidad, sino que desde el principio se pone sobre la mesa el riesgo mortal que corren los pilotos de los Guardianes, algo que quizás sea una forma de reivindicar la mayor madurez de la obra, que se enmarca como seinen (aunque lo cierto es que, al menos en sus dos primeros tomos, está más próxima al shônen).

Lo cierto es que la considerable dosis de misterio sobre la historia pasada del Sidonia y la destrucción del Sistema Solar se convierte en un arma de doble filo: por un lado, estimula a seguir leyendo para conocer qué sucedió, pero por otro, esta falta de información dificulta que se entre en la historia. Parece evidente que el lector va a apoyar la supervivencia de la humanidad en cada batalla, sin embargo, en este caso hace falta algo más, algo que le permita entender por qué se ha llegado a este punto, por qué se está luchando de esta manera y en estas condiciones. De todas formas, es posible que la solución se encuentre a partir del tercer tomo, así que tal vez solamente haga falta un poco más de perspectiva.

Otro aspecto en el que no hemos podido evitar fijarnos, y en este caso, de manera mucho más negativa, es en la sexualización de los personajes femeninos. En varias ocasiones, se recurre a la imagen de chicas desnudas para introducir un gag de corte ecchi, sin embargo, estos quedan fuera de lugar dentro de la historia que se plantea. Por otro lado, en el primer tomo se presenta una cualidad de los gauna, la capacidad de imitar la forma humana si existe intercambio de ADN. Para ello, el autor sacrifica a una de las pilotos, que es absorbida por el gauna que adquiere su mismo aspecto, pero en un tamaño gigantesco. Por supuesto, está completamente desnuda, pero además la manera de destruir a la criatura consiste en clavarle una de las lanzas kabizashi justo en su núcleo, que muy oportunamente se encuentra en la parte posterior de la garganta, dando lugar a una viñeta con una fuerte intencionalidad metafórica.

Sin embargo, aunque nos hemos extendido en este punto, por considerar especialmente importante y necesario mantener una perspectiva crítica en lo que respecta a la representación objetualizada de la mujer, también debemos reconocer que este tipo de escenas suelen presentarse con brevedad y de manera esporádica, y no llegan a eclipsar el argumento.

 

avatar Carolina Plou Anadón (174 Posts)

Historiadora del Arte, japonóloga, prepara una tesis doctoral sobre fotografía japonesa. Autora del libro “Bajo los cerezos en flor. 50 películas para conocer Japón”.


Share

Deja un comentario