Revista Ecos de Asia

Information

This article was written on 12 Feb 2021, and is filled under Arte, Historia y Pensamiento.

Current post is tagged

, , , , ,

La presencia de Oda Nobunaga en Kioto

El carismático daimyô Oda Nobunaga (1534-1582) es una de las figuras históricas del medievo japonés más conocidas dentro y fuera de Japón, en gran medida gracias a sus numerosas apariciones en la cultura popular. El primero de los Tres Grandes Pacificadores de Japón, es considerado el precursor de la sociedad japonesa moderna: logró pacificar gran parte del archipiélago, estableció relaciones diplomáticas con los misioneros ibéricos y realizó importantes esfuerzos para mejorar la vida del pueblo japonés, entre los que se incluyen el apoyo al libre comercio y la construcción de infraestructuras como puentes y caminos. Su repentina muerte en Honnô-ji traicionado por su vasallo Akechi Mitsuhide (1528-1582) sigue siendo fuente de ficciones diversas y de constante especulación, contribuyendo aun más al misterio y encanto que le rodea.

Varias prefecturas de Japón tienen distintos lazos con esta personalidad, tales como Aichi, lugar que se corresponde con el dominio de Owari en el que nació, Gifu, donde estableció la imponente ciudad-castillo de Azuchi y, por supuesto, Kioto, centro político de Japón durante los periodos Muromachi (1333-1573) y Azuchi Momoyama (1574-1603) en los que vivió, cuyos lugares más relevantes vinculados con este señor feudal vamos a presentar en este artículo.

El sitio más famoso de Kioto relacionado con Nobunaga es, sin lugar a dudas, el templo de Honnô-ji, donde se estaba alojando cuando Akechi volvió a su ejército contra él y donde se cree que murió, si bien no hubo testigos ni se localizó el cadáver. Se dice que tras la muerte de Akechi, el tercer hijo de Nobunaga, Oda Nobutaka, reunió los huesos de su padre de entre las cenizas y un mes después del ataque, en julio de 1582, le erigió una tumba en lo que había sido el recinto del templo, un mausoleo que puede visitarse en la actualidad y que sigue guardando una de las katana que le pertenecieron. En realidad, Honnô-ji es el templo principal de la secta budista Hokke-shû Honmon y fue establecido en 1415 por el monje Nichiryû, aunque no adquiriría su nombre actual hasta 1429. Aunque en la actualidad se relaciona habitualmente con el Incidente de Honnôji, en su momento era un gran complejo con más de treinta residencias, que ardieron durante el ataque. De hecho, uno de los monumentos dentro del templo honra a todas las víctimas que perecieron. El templo siguió teniendo una historia turbulenta desde entonces: en 1589 Toyotomi Hideyoshi, segundo de los Tres Grandes Pacificadores de Japón y vasallo de Nobunaga, reconstruyó el templo en su localización actual en el barrio de Teramachi como parte de sus esfuerzos de planificación de la capital pero, debido a diversos incendios, en especial los más devastadores de las eras Tenmei (1781-1789) y Genji (1864-1865), el edificio ardió cinco veces y se reconstruyó siete; la construcción actual se completó en 1928. A pesar de todo, el templo todavía guarda un importante número de tesoros, tales como utensilios de la ceremonia del té que se cree que pertenecieron a Nobunaga y cartas escritas por él, o el quemador de incienso de bronce Sansoku no Kaeru, con forma de rana de tres patas como indica su nombre que, según se comenta, dice empezó a hacer ruidos para alertar a Nobunaga del ataque de Akechi.

Templo de Honnô-ji: entrada (arriba izda.), edificio principal (arriba dcha.), mausoleo a Nobunaga (abajo izda.) y monumento conmemorativo a las víctimas del Incidente de Honnô-ji (abajo dcha.) [fotos de la autora]

Relacionado con este incidente, en Kioto también podemos encontrar la tumba de Akechi Mitsuhide. Cuentan las crónicas que, tras atacar Honnôji,1 huyó al castillo de Sakamoto en la región de Ômi, donde, muy debilitado por la huida, fue atacado por unos campesinos en un bosque de bambú en Ogurusu. Herido de gravedad, se hizo seppuku. Se cree que la cabeza que cortó su vasallo como parte del ritual está enterrada debajo de este pequeño santuario, originalmente situado en un túmulo en Keage pero trasladado a su localización actual a mediados del periodo Edo, alrededor de 1770-1780.

Santuario donde se cree que está enterrada la cabeza de Akechi Mitsuhide [fotos de la autora]

Por último, vamos a presentar un ejemplo menos conocido, pero no por ello menos relevante, de un santuario dedicado a Nobunaga. Se trata del Takeisao-jinja, más conocido como Kenkun-jinja dependiendo de si se elige pronunciar con la lectura japonesa o china de los kanji. En 1869 el Emperador Mutsuhito decidió honrar a Nobunaga en la montaña de Funaoka, situada en la extensión norte de la mediana de la Capital Imperial cuando esta era conocida como Heian-kyô, dirección protegida por Genbu, el dios del Norte, a lo que se uniría en 1875 un santuario auxiliar o sessha. Aunque no especificado en la historia del templo, es de suponer que su construcción se enmarca dentro de los esfuerzos del periodo Meiji (1868-1912) por exaltar el pasado glorioso de Japón como parte de sus políticas nacionalistas, del que Nobunaga forma parte importante. Se eligió esta montaña porque fue donde Hideyoshi, con el beneplácito del emperador Ôgimachi, construyó un mausoleo a su señor tras su muerte. Algunos de los tesoros que guarda este santuario son la katana Yoshimoto Samonji que se cree que fue tomada por Nobunaga como trofeo de Imagawa Yoshimoto tras su victoria durante la batalla de Okehazama de 1560, la dômaru o coraza Kon’ito Odoshi que solía llevar, así como el manuscrito original de la Nobunaga Kôki (La Crónica de Nobunaga) escrita por su vasallo Ôta Gyûichi. El templo está profusamente decorado con el mon de Nobunaga, que aparece en el temizuya (lavatorio para las manos), en la base de los komainu que flanquean la entrada, en las linternas, así como en el onmaku, la cortina que cuelga del edificio principal de los santuarios sintoístas; además, a la entrada encontramos una placa de piedra grabada con la famosa frase de la danza Atsumori que, según La Crónica de Nobunaga, recitó antes de partir hacia la batalla de Okehazama: Ningen gojyûnen, geten no uchi ni kurabureba, mugen no gotoku nari, hitotabi sei wo ete, horobosenu mono no aru beki ka (La vida humana, cincuenta años, comparada con la que disfrutan los moradores de los Cielos Más Bajos, es como un sueño, una ilusión, ¿puede haber algo que, una vez que se la dado vida, no muera al final? [t.a.]). El 19 de octubre de cada año se celebra el Festival de Funaoka conmemorando el día en el que Nobunaga llegó por primera vez a Kioto en 1568.

Santuario de Kenkun: entrada (arriba izda.), canción de Atsumori (arriba dcha.), temizuya (centro izda.), komainu y linterna decorados con el mon (centro dcha.), escenario de kagura (abajo izda.) y edificio principal (abajo dcha.) [fotos de la autora]

En este artículo hemos presentado los lugares de Kioto más relevantes relacionados con el daimyô Oda Nobunaga. Como se ha podido apreciar a lo largo del artículo, casi ninguna de las construcciones presentadas es original, una característica común en edificios que datan de la turbulenta época de los “estados combatientes”. No obstante, visitar estos lugares históricos nos permite acercarnos, aunque sea un poco, a una de las figuras más carismáticas y emblemáticas del Japón feudal.

 

Notas:

1 Se han descubierto recientemente unos documentos que parecen indicar que Akechi no estaba presente durante el ataque de Honnôji como se creía hasta ahora.

avatar Claudia Bonillo (60 Posts)

Graduada en Ingeniería Informática con mención en Computación (2016, Unizar), Diploma de Especialización en Estudios Japoneses (2017, Unizar) y Máster de Estudios Avanzados en Historia del Arte (2018, Unizar), actualmente es doctoranda del área de Asia Oriental en el Departamento de Historia del Arte de la Universidad de Zaragoza especializada en la transmisión de la historia medieval japonesa, periodo Sengoku (1467/1477-1603), a través de la cultura popular nipona (videojuegos, manga y anime). En el año 2020 ganó la Beca del Gobierno Japonés (MEXT/ Monbukagakushô) para Graduados Españoles para poder hacer una estancia de investigación en la Universidad de Kioto.


Share