Revista Ecos de Asia

Reseña: “Mi vecino Miyazaki”, Edición Definitiva (Diábolo Ediciones, 2017)

En octubre de 2014, el tándem de expertos en Studio Ghibli formado por Álvaro López (autor del blog Generación Ghibli) y Marta García lanzaba Mi vecino Miyazaki, una publicación amparada por Diábolo Ediciones en la que trataban la filmografía del popular estudio de animación nipón. Algo más de tres años después, Diábolo reedita este título en una Edición Definitiva, ampliando y corrigiendo la obra original.

Mi vecino Miyazaki es una aproximación a toda la filmografía del Studio Ghibli, con la profusión de imágenes y color que caracteriza a los libros de Diábolo Ediciones. Así pues, a lo largo de sus algo más de trescientas páginas, Álvaro López y Marta García hacen un repaso por las veinticuatro películas del estudio, desde la clásica (y anterior a la formación del estudio, aunque tradicionalmente considerada la primera) Nausicaä del Valle del Viento (1984) hasta la muy reciente Mary y la flor de la bruja (2017), que aunque no forma parte estrictamente hablando del Studio Ghibli, fue producida por el Studio Ponoc, formado con buena parte de los profesionales de Ghibli tras el desmantelamiento de su área de producción de largometrajes.

Y es que, como bien se perfila en el epílogo del libro, firmado por Manu Robles (creador de Studio Ghibli Weblog y autor de los libros Antología del Studio Ghibli), el estudio fundado por Hayao Miyazaki e Isao Takahata ha sido también una escuela en la que se ha formado toda una generación de animadores, ilustradores, etc., no solamente a nivel técnico, sino también con unos valores muy claros y definidos que, incluso fuera del paraguas del estudio, buscan su continuación en nuevos proyectos que evidencian una relación directa con las obras del Studio Ghibli.

Cada capítulo de Mi vecino Miyazaki se destina a una película, de la cual se ofrecen un buen número de claves, tanto del proceso de producción como de su argumento, significado e influencias estéticas. Aunque hay cuadros con anécdotas y datos concretos que no tienen cabida en la narración principal, la presencia de este tipo de recursos es reducida y se limita por lo general a pequeñas pinceladas que contribuyen a enriquecer el análisis.

Resulta llamativo (y muy loable) que una de las principales líneas de análisis que comparten las películas es, de manera explícita, la presencia de heroínas en la filmografía de Ghibli, cómo se construyen y cómo se desarrollan sus papeles a lo largo de los distintos títulos. Se trata de un enfoque fundamental y es de agradecer que se tenga en cuenta dentro de un título que está llamado a ser una de las obras de referencia más importantes de Ghibli en castellano, como ya lo fue en su edición anterior (y sin olvidar los títulos firmados por Laura Montero, Manu Robles, Pau Serracant y José María Corral, que hacen que dispongamos de un corpus de obras sobre el estudio muy interesante).

El tono de la obra es eminentemente divulgativo, de fácil lectura y muy asequible para cualquier tipo de lector. Sin embargo, eso no es óbice para que sus autores desarrollen una serie de análisis tremendamente rigurosos y correctamente contextualizados, de manera que su contenido no desmerece el de cualquier texto académico. En este sentido, merece la pena señalar la proeza que esto supone, especialmente a la hora de hablar de determinadas películas con un componente filosófico más marcado, ya que encontrar este equilibrio es un ejercicio mucho más complejo de lo que pueda parecer a simple vista.

Aunque Miyazaki, con sus frecuentes retiradas y vueltas a la animación, esté empeñado en dejar nuevamente obsoleta esta edición con el proyecto en el que está trabajando, Mi vecino Miyazaki es una obra excepcional que seguirá vigente durante mucho tiempo. Además, la edición de Diábolo, en tapa dura, papel satinado y rebosante de color convierte a Mi vecino Miyazaki en una destacada obra de referencia.

avatar Carolina Plou Anadón (181 Posts)

Historiadora del Arte, japonóloga, prepara una tesis doctoral sobre fotografía japonesa. Autora del libro “Bajo los cerezos en flor. 50 películas para conocer Japón”.


Share

Deja un comentario