Revista Ecos de Asia

Information

This article was written on 05 Jun 2019, and is filled under Cine y TV.

Current post is tagged

, , , , , , , , , ,

Netflix apuesta por el stop motion: “Rilakkuma y Kaoru” (2019)

De un tiempo a esta parte podemos encontrar propuestas bastante interesantes en la parrilla de Netflix, ya sean producciones en las que dicha plataforma está directamente involucrada como otras tantas que simplemente pone al alcance de las personas suscritas. En esta revista hemos podido analizar ambos casos en distintas series y películas y, en este caso, vamos a hacerlo de nuevo aludiendo a uno de sus estrenos más recientes: Rilakkuma y Kaoru (2019).

Imagen promocional de Rilakkuma y Kaoru (2019)

Esta es una serie que cuenta con un total de trece capítulos de unos quince minutos de duración cada uno de ellos, que cuentan el día a día de Rilakkuma y sus compañeros viviendo con Karu, una oficinista soltera que parece acercarse a la treintena y ha de enfrentarse a ciertos problemillas ligados a su situación, como veremos después. Lo interesante de esta creación es que está enteramente realizada mediante stop motion empleando figuras de fieltro (en el caso de Rilakkuma, Korilakkuma y Kiiroitori) y plastilina (para los personajes humanos, como Kaoru, Tokyo y otros tantos), obteniendo un resultado realmente cuidado y preciosita, añadiendo un valor más a la serie.

Como ya hemos comentado, se trata de una serie de carácter costumbrista donde nos muestran el día de día de la peculiar familia de Kaoru. Teniendo en cuenta el número de capítulos y la temática de los mismos, podemos concluir que la historia se desarrolla durante un año entero, lo que permite introducir acontecimientos ligados a fiestas populares tanto niponas como propiamente occidentales, como puede ser el caso del Kodomo no Hi o Día de los niños, marcado por la presencia de cometas en forma de carpa (koinobori), el Hanami con sus cerezos en flor, los festivales de verano ligados a puestos de comida y juegos, además de fuegos artificiales, la celebración del año nuevo o Halloween. Tal y como hemos señalado con anterioridad, no se trata de un argumento excesivamente complejo, pero vamos a ver cómo, a pesar del aspecto infantil que puede tener en un primer momento teniendo en cuenta los personajes de San-X, se introducen temas que aluden directamente a Kaoru y el proceso de madurar y ser mujer en la sociedad actual: los recortes de personal y reducciones de salarios, el hecho de ver como sus amigas se casan y tienen éxito en la vida mientras ella permanece soltera, una madre que parece dudar de sus capacidades y su vida en Tokio, su incapacidad para tomar determinadas decisiones y un largo etcétera que desembocan en situaciones disparatadas, como puede ser el flechazo que experimenta con un repartidor del servicio postal cuyo desarrollo dejaremos que sea el lector el que lo descubra.

Algunas capturas de la serie en las que podemos ver elementos propiamente nipones: las koinobori o cometas en forma de carpa, un yukata de verano para asistir a los festivales y un bento.

Rilakkuma y sus compañeros son personajes pertenecientes a la empresa nipona San-X, que, al igual que otras firmas, cuenta con carismáticos personajes que se incluyen en distintos objetos para la vida cotidiana. El gran oso de peluche es una de las más conocidas, así como sus dos compañeros: un osezno de color blanco llamado Korilakkuma y un pollito con muy malas pulgas, Kiiroitori. La cierto es que no es de extrañar que se haya llevado a cabo esta serie teniendo en cuenta, por ejemplo, las acciones de su firma rival, Sanrio, que igualmente ha dado el salto a la pequeña pantalla a través de la serie de anime Sanrio Danshi/Sanrio Boys. Si bien, en este caso, hay que decir que San-X pisa bastante fuerte tanto al haber creado algo tan sumamente original y delicado en su producción, como divertido y apropiado para muy distintas franjas de público que pueden extraer de estos capítulos mensajes muy diferentes.

En resumidas cuentas, en el título Rilakkuma y Kaoru encontramos una serie amable, estéticamente deliciosa, entretenida y muy blanca, que bajo un manto de fieltro y peluches que se mueven se refiere a problemáticas de la sociedad actual a las que ha de enfrentarse una mujer que se acerca peligrosamente a la treintena y no tiene ni pareja ni un hombre a su lado, restándole importancia y poniendo en valor otras características igualmente valiosas como el hecho de no tener prisa por madurar.

avatar María Gutiérrez (80 Posts)

Graduada en Historia del Arte por la Universidad de Zaragoza, cursando el máster de Estudios Avanzados con el objetivo de especializarse en arte asiático.


Share

Deja un comentario