Revista Ecos de Asia

Information

This article was written on 30 May 2016, and is filled under Cine y TV, Crítica.

Current post is tagged

, , ,

O Kadhal Kanmani (2015): el escándalo de las relaciones prematrimoniales en la India

El año pasado llegó a los cines la comedia romántica O Kadhal Kanmani (2015),[1] una cinta tamil aunque ambientada en Bombay. La etnia tamil se asienta al sureste de la India, en Tamil Nadu y el norte de Sri Lanka, contando con una cultura y lengua propias, así como con su propia industria cinematográfica (menos internacional que la producida en hindi).

Cartel promocional de la película.

Cartel promocional de la película.

La película, escrita y dirigida por Mani Ratnam, tiene por protagonista a Aditya Varadharajan (más conocido como Aadhi), un joven diseñador de videojuegos de origen tamil y asentado en Bombay que, un día, en la estación de tren, tiene un fugaz encuentro con una muchacha a la que trata de convencer para que no se arroje a las vías. Tiempo después, ambos se reencontrarán en la boda de unos amigos, donde comenzarán a charlar e intercambiarán sus teléfonos. Esta joven dinámica e independiente es Tara, que trabaja en un estudio de arquitectura, y entre ellos surgirá una historia de amor sin ataduras, puesto que ambos están en contra del matrimonio.

Enfrentados a los estándares sociales propios de su cultura, los protagonistas deciden convivir sin estar casados, alojándose en la habitación que Aadhi tiene alquilada junto a una entrañable pareja de ancianos. Las presiones familiares y el estigma social que conlleva esta situación, generará los primeros conflictos de la pareja. Además, Tara quiere continuar sus estudios en París y Aadhi, alcanzar sus metas profesionales en los Estados Unidos pero, ¿qué ocurre si el amor se interpone en el camino hacia tus sueños?

Este es, a grandes rasgos, el argumento de un filme que trata temas cruciales para la sociedad contemporánea de la India, aportando un punto de vista refrescante. El eje en torno al cual gira la película es el de las relaciones extramatrimoniales y la convivencia en pareja, que se opone frontalmente al sistema de matrimonios concertados, tan asentado en el subcontinente y que suele poblar la cartelera de Bollywood. En este caso, los protagonistas son jóvenes, con una mentalidad moderna y que en varios momentos del metraje expresan claramente una opinión negativa sobre el matrimonio, por lo que la consecuencia era inevitable: optan por convivir sin casarse, para escándalo de sus respectivos entornos familiares, hasta el punto que la cuñada de Aadhi dirá claramente: “vivir en pareja es una vergüenza”. Pese a todo, los ancianos con los que conviven, Ganapathy y Bhavani, se muestran comprensivos y aceptan la situación. Asimismo, supondrán un modelo a seguir para los jóvenes protagonistas, representando el ideal de amor verdadero y constante, puesto que el marido cuida con devoción de su mujer, enferma de Alzheimer.

Aadhi y Tara en un momento del filme.

Aadhi y Tara en un momento del filme.

El sexo prematrimonial, tabú en una cultura tan tradicionalista como la de la India, aparece aquí referido, si bien en pantalla las escenas de cama quedarán en un recatado fuera de plano o, como es habitual, sustituidas por números musicales. A pesar de su escasa visibilidad, la situación es más que evidente y aporta un aire renovado a la ya estereotipada comedia romántica hindú, plagada de enlaces matrimoniales. La edad y profesiones de los protagonistas ayudan a crear el clima necesario para tratar temas plenamente contemporáneos, y este toque de modernidad se aprecia también en otros aspectos secundarios del filme, como la música o la inserción de fragmentos de animación.

El inicio de la película, a modo de prólogo, así como su conclusión, toman la forma de un videojuego animado, haciendo referencia a la profesión del protagonista, de modo que el personaje principal va pasando pantallas y superando retos, creando un contraste con la ficción de la película. Esto puede apreciarse en los primeros minutos del metraje:

El inicio de la película, asemejando un videojuego.

En lo que respecta a la música del filme, la banda sonora creada por A. R. Rahman combina el estilo más tradicional de la música india, en canciones como Malargal Kaettaen, con otros ritmos rompedores vinculados a la música electrónica o el pop actual, entre los que cabe destacar el single Mental Manadhil. Esta mixtura funciona gracias al personaje de Bhavani, la anciana casera de Aadhi, que en su juventud fue toda una estrella de la canción y nos deleitará con algunas melodías de sitar.

Los protagonistas recorren la ciudad en moto al ritmo de Mental Manadhil.

Todas estas características hacen del visionado de O Kadhal Kanmani una experiencia divertida, que entretiene a la vez que invita a reflexionar sobre las relaciones humanas, el amor y las diferencias culturales en la cosmopolita Bombay.

Para saber más:

Ficha de la película en IMDb.

Tráiler oficial en Youtube.

Notas:

[1] O Kadhal Kanmani / Oh Love, Apple of my Eye / OK Kanmani (2015). País: India. Director: Mani Ratnam. Guión: Mani Ratnam. Música: A.R. Rahman. Fotografía: P.C. Sreeram. Reparto: Dulquer Salmaan, Nithya Menon, Prakash Raj, Leela Samson, Siva Ananth, John Devasahayam, Vinodhini Vaidynathan, Ramya Subramanian, Prabhu Lakshman. Productora: Madras Talkies. Idiomas: télugu, tamil y malabar.

avatar Laura Martínez (70 Posts)

Licenciada en Historia del Arte por la Universidad de Zaragoza, actualmente cursa el Máster de Estudios Avanzados en Historia del Arte de la misma, especializándose en Cine.


Deja un comentario