Revista Ecos de Asia

Information

This article was written on 19 Nov 2018, and is filled under Cine y TV.

Current post is tagged

, , , , , , , , , , , , ,

Parejas a la fuga: “Running Shaadi”

¿Qué pasaría si se utilizaran las redes sociales para casarse… pero desobedeciendo los deseos de las familias? Esta es la premisa de la película india Running Shaadi,[1] una comedia romántica que trata, desde una perspectiva humorística, el controvertido tema del matrimonio (shaadi, en hindi) en el subcontinente.

Cartel del filme.

Al comienzo de la película conocemos a Nimmi (Tapsee Pannu), una colegiala con un grave problema entre manos: se ha quedado embarazada por accidente. Desesperada, acude a su fiel amigo Ram Bharose (Amit Sadh), que trabaja como empleado en la tienda de trajes de novia de su padre. A pesar de no tener ninguna responsabilidad en este escabroso asunto, el muchacho será diligente y considerado, acompañando a la joven durante el aborto. Sin embargo, cuando Nimmi vaya a la universidad cambiará de estilo y de amistades, alejándose del servicial Bharose y relegándolo a la friendzone. Desesperado por el rechazo, el joven decide romper con todo, dejar su trabajo y acudir a su tío para que le organice un matrimonio concertado, alentado por el despecho.

La pareja protagonista al inicio del filme.

En este momento de crisis vital, el protagonista asiste a la celebración de una boda en la cual la novia se fuga con otro hombre, presenciando el momento en el que los familiares de la joven los atrapan. Observando los peligros y dificultades que implica esta práctica en la India, Bharose decide crear, con la ayuda de su amigo informático Cyberjeet (Arsh Bajwa), un sitio web que ofrezca este servicio de boda a la fuga: “Running Shaadi”.

La iniciativa, a pesar de las críticas de los estamentos más conservadores de la sociedad, es un éxito rotundo y la pareja de amigos llevará a cabo con éxito numerosas fugas. Entre los distintos casos de enamorados que optan por esta arriesgada solución, se encuentran aquellos cuyo romance es prohibido por las familias por motivos de lo más diverso, ofreciendo uniones entre punjabis y bengalíes, hindúes y musulmanes… e incluso entre dos hombres.

El dilema llegará cuando sea Nimmi quien requiera sus servicios, provocando que los protagonistas huyan a la carrera para evitar las represarías de sus familias. Bharose deberá entonces decidir entre seguir con su compromiso para evitar la ruina de sus tíos, o escapar con la que ha sido el amor de su vida.

Imagen promocional de la película.

Con una cinematografía que está lejos de ser perfecta, este filme consigue entretener al espectador con un humor puntero, lleno de referencias tecnológicas; como por ejemplo el histriónico personaje de Cyberjeet que, además de su nombre, porta siempre un característico gorro rojo con el icono de “me gusta” de facebook y posee en su piso un altar dedicado a Steve Jobs.

Al margen de los aspectos formales, lo cierto es que la película resulta de especial interés por su contenido y por lo controvertido de los temas que trata. El argumento en general gira en torno a los matrimonios concertados y las redes sociales. Aún a día de hoy, el matrimonio entendido como un acuerdo entre dos familias, con el intercambio de una dote y sin que los novios se conozcan antes es una práctica habitual, hasta el punto de que tres de cada cuatro jóvenes optan por este tipo de arreglos para encontrar pareja.[2] Evidentemente, en la actual era de internet, la red es un medio para este fin, proliferando los sitios web que ofrecen sus servicios para organizar matrimonios concertados, a los que se hace referencia en la propia película, como matrimony o shaadi. Lo original de la propuesta es utilizar la problemática social de las bodas concertadas y las fugas en que algunas de ellas acaban, uniéndolo con las plataformas de internet.

Imagen de portada de una de estas webs de matrimonios (shaadi).

No deja de ser una comedia romántica, por lo que el triunfo del amor es condición sine qua non, pero resulta interesante ver cómo, de manera subrepticia, se incluyen temas verdaderamente controvertidos para la sociedad india actual, como el aborto del principio del filme, la homosexualidad o la violencia en la que acaban estas fugas fracasadas (y cuya consecuencia más trágica son los llamados “crímenes de honor”).

Ya sea como mero entretenimiento o por su interés sociológico, lo cierto es que Running Shaadi merece un visionado por parte de las audiencias occidentales, para comprender mejor nuestro lugar en el mundo, pero sobre todo por parte de la población india, para reflexionar (siempre desde el humor) sobre la deriva a la que llevan ciertas tradiciones.

Tráiler oficial de la película.

Para saber más:

 

Notas:

[1] Running Shaadi (2017) País: India. Dirección: Amit Roy. Guion: Amit Roy, Navjot Gulati. Música: Sandeep Madhavan, Anupam Roy. Fotografía: Anas Ali Khan. Reparto: Arsh Bajwa, Brijendra Kala, Tapsee Pannu, Amit Sadh. Productora: Crouching Tiger Motion pictures. Idioma: hindi.

[2] Al respecto puede consultarse un artículo publicado recientemente en El Español (13-10-2018).

avatar Laura Martínez (109 Posts)

Licenciada en Historia del Arte por la Universidad de Zaragoza, actualmente cursa el Máster de Estudios Avanzados en Historia del Arte de la misma, especializándose en Cine.


Share

Deja un comentario