Revista Ecos de Asia

Information

This article was written on 16 Mar 2020, and is filled under Actualidad Cultural, Crítica.

Current post is tagged

, , ,

Programa de Becas del Gobierno Japonés (MEXT) para Graduados Españoles – Consejos y guías para solicitarla

Logo de la beca con la imagen de la Embajada de Japón en España al fondo.

Todos los años el Ministerio de Educación, Cultura, Deporte, Ciencia y Tecnología (MEXT) japonés ofrece a estudiantes extranjeros de más de ciento cincuenta nacionalidades la oportunidad de estudiar en su país cubriendo los gastos de desplazamiento, matriculación en los distintos cursos y una mensualidad para la manutención del becario. Aunque existen muchas modalidades diferentes de este tipo de ayudas financieras (para profesores, para estudiantes de japonés…), concretamente en este artículo vamos a centrarnos en detallar el proceso de solicitar el Programa de Becas del Gobierno Japonés para Graduados Españoles, también llamada simplemente MEXT o Monbukagakushô, a través de la recomendación de la Embajada de Japón en España. Hay que concretar que las guías aquí contenidas surgen de la experiencia personal obtenida durante la solicitud de la presente beca en la convocatoria 2019-2020, y se publica con el ánimo de que puedan ayudar a futuros aspirantes.[1] A la hora de solicitar la beca, sin embargo, se recomienda estar en contacto regularmente con la Embajada de Japón en España, cuyo eficiente equipo ayudará a resolver las dudas que vayan surgiendo durante el proceso.

Antes de la primera fase: recomendaciones previas

Existen dos factores que, aunque no citados de manera explícita en la convocatoria, conviene tener en cuenta cuando se decida solicitar esta beca, ya que pueden afectar de manera importante la segunda y tercera fases del proceso.

El primero de ellos es el nivel de japonés del solicitante. Hasta la fecha, no se exige ningún certificado oficial de este idioma. Sin embargo, temas relacionados con el área de Humanidades (Literatura, Historia…) precisan tener un nivel alto del mismo para poder investigarlos, siempre certificado por una entidad oficial (JLPT). No obstante, queremos destacar que, incluso si se trabaja en temas científicos con terminología en inglés, no puede descuidarse el idioma: no podemos olvidar que se trata de una beca subvencionada por el gobierno japonés, por lo que mostrar un mínimo interés por su cultura es cuanto menos conveniente. Los propios japoneses son conscientes del tremendo trabajo que supone aprender su idioma, por lo que valoran muy positivamente cualquier esfuerzo encaminado a mejorar en este ámbito. Además, no tener un nivel mínimo de japonés puede afectar negativamente a la segunda y tercera fases, como se comentará más adelante.

El otro factor es el contacto previo con tu futuro tutor en Japón. Según las normas de la convocatoria, no puede contactarse con universidades japonesas hasta no haber superado la segunda fase, el First Screening. Sin embargo, debido a los ajustados plazos impuestos por el Ministerio de Cultura japonés, resulta en extremo arriesgado esperar hasta dicho momento para iniciar tus contactos con los profesores japoneses. Lo más conveniente es, por tanto, unos meses antes de la publicación de la convocatoria realizar una lista de profesores japoneses afines a tus temas de investigación y contactarles explicándoles adecuadamente tu tema de investigación y pidiéndoles que sean tu tutor. Bases de datos como Research Map (disponible en japonés con una versión más limitada en inglés), que permiten buscar profesores en universidades japonesas según su especialidad, son una ayuda indispensable. Dado que, en muchas ocasiones, este es el primer contacto con el que puede llegar a ser tu tutor, dar una primera impresión favorable es vital: siempre que tu capacidad lo permita es preferible escribirles en japonés y conviene asimismo consultar páginas web que indiquen la estructura adecuada de un email de este tipo, ya que suele diferir respecto a la estructura que se seguiría en el país de origen. Hasta ahora, sólo podían listarse tres nombres en el Placement Form, formulario en el que se indica qué universidades has elegido para realizar tu proyecto, por lo que es conveniente no contactar más de tres profesores a la vez. Por experiencia personal, ya sea para aceptar tu propuesta o rechazarla los profesores japoneses contestan rápidamente, por lo que en dos o tres días deberían de enviarte un email de vuelta. Tener uno, o varios, profesores japoneses de tu parte ayudará durante la segunda y tercera fases de la beca, como veremos más adelante.

Primera fase: presentación del Plan de Investigación

La convocatoria es publicada en la página oficial de la Embajada de Japón en España (abreviada como la Embajada, a partir de ahora) a mediados o, como tarde, a finales de abril de cada año, en función de cuándo se celebren las fiestas nacionales (en el caso español afecta especialmente la celebración de la Semana Santa, que puede retrasar el proceso), acabándose el plazo a mediados de mayo o en la primera semana de junio.

Esta primera fase consiste en la preparación y envío por correo postal de una serie de papeles, listados en la convocatoria, que serán evaluados por el personal de la Embajada para determinar qué solicitantes podrán pasar a la siguiente fase. Aunque puede haber ligeras diferencias dependiendo del año, los principales papeles que preparar son: copias compulsadas (es decir, no se admiten fotocopias) de los diplomas de los estudios universitarios cursados hasta el momento de la solicitud así como sus correspondientes certificados oficiales de notas (no se admiten impresiones de la plataforma SIGMA) – ambos tipos de papeles pueden obtenerse en las secretarías del centro donde se hayan cursado y se entregan de manera inmediata o tras unos pocos días al solicitante, previo pago de una cuota de tramitación –, carta de recomendación del decano (puede pedirse en persona a su secretaria o mediante un email a la Secretaría del Decanato explicando adecuadamente la situación), certificado médico (firmado por un doctor de familia acreditado) y el Plan de Investigación / Research Plan, del que hablaremos a continuación. Otros papeles que rellenar son la Acceptance Form, con tus datos personales, y la Placement Form, con un listado provisional de las universidades en las que te gustaría estudiar. Siempre debe presentarse la versión original y su correspondiente traducción al inglés, que puede estar hecha por el propio solicitante.

De entre todos los documentos que hay que presentar el más importante es, sin duda, el Plan de Investigación, donde se detalla el propósito de tu estancia en Japón, que influirá de manera decisiva en tu paso a la siguiente fase. La presente beca puede ser otorgada indistintamente a estudiantes de carreras científicas, tecnológicas y humanísticas, y no existe un número mínimo de plazas por cubrir para cada categoría. En cualquiera de ellas, no obstante, se valora positivamente que el tema de investigación sea una aportación al conocimiento para Japón e, idealmente, también para el país de origen, siendo preferible (aunque no obligatorio) que traten temas transversales que abarquen más de un área del conocimiento.

La parte principal de este Plan de Investigación es un formulario preparado por el Ministerio de Cultura japonés en el que se te pide que contestes dos cuestiones: cuál es el estado pasado (un breve estado de la cuestión) y presente de tu investigación (enfatizando tus aportaciones en este ámbito) y cuál va a ser tu tema de investigación en Japón, incluyendo tus objetivos y cómo piensas cumplirlos. De estas dos preguntas la segunda tiene más peso y, más importante que el tema de investigación, es la descripción de las fases y actividades que piensas llevar a cabo durante tu estancia. Por supuesto, con vistas a un año resulta complicado saber con seguridad qué acciones vas a realizar en un futuro en el país nipón. Sin embargo, se valora positivamente ser lo más concreto posible, habiendo hecho un esfuerzo de investigación que te permita citar nombres de instituciones que visitar, fuentes que consultar, personas o grupos que entrevistar…El espacio disponible para rellenar el formulario, sin embargo, es limitado, habiéndose reducido a un folio DinA4 por las dos caras en la convocatoria 2019-2020. Por suerte, adjuntos a este Plan de Investigación, y reunidos en un documento aparte, pueden incluirse tantos anexos como se quiera, siendo recomendable redirigir a ellos en el formulario.

Queremos enfatizar que el Plan de Investigación es el documento más importante que presentar en esta primera fase, por lo que es recomendable empezar a prepararlo al menos tres meses antes de la publicación de la convocatoria, colaborando estrechamente con tu tutor (español, japonés o ambos) hasta redactar una propuesta que satisfaga a todos.

Segunda fase: First Screening

A finales de junio o principios de julio se informará por correo electrónico a los solicitantes si son aptos para participar en el First Screening, nombre con el que se conoce a los exámenes de inglés, japonés y la entrevista en tres idiomas (español, inglés y japonés) que componen la segunda fase de la beca. Estas pruebas se realizarán a mediados de julio en la sede de la Embajada de Japón en España, ubicada en Madrid, normalmente en dos días separados, uno dedicado a los exámenes y otro a la entrevista, estando todas las fechas indicadas en el correo enviado por la Embajada.

Los exámenes, tanto de inglés como de japonés, son de opción múltiple, de estructura similar a los exámenes oficiales JLPT (con secciones de gramática, elección de kanji y comprensión lectora) y presentan la misma estructura que una prueba de nivel: existen tres niveles A (Principiante), B (Intermedio) y C (Avanzado) y el solicitante debe rellenar los exámenes en la medida de sus posibilidades. Se pueden encontrar múltiples ejemplos de ambos tipos de examen en la página web de la Embajada, si bien en la convocatoria 2019-2020, en el caso del examen de japonés, simplificaron el apartado de kanji, no siendo necesario que el solicitante los escribiera, sino que bastaba con elegir entre una serie de opciones.

En general, durante muchos años se ha dicho que el resultado de estos exámenes no era vinculante, que no determinaba la aceptación o rechazo del futuro becario. Sin embargo, en la convocatoria 2019-2020 hubo varios candidatos que fueron rechazados durante el Second Screening (revisión de papeles hecha por el Ministerio de Cultura Japonés en la que no interviene la Embajada y que se realiza tras la tercera fase) por haber dejado en blanco el examen de japonés, ya que denotaba una falta de interés por el futuro país de acogida. Por tanto, se recomienda rellenar dicho examen en la medida de tus posibilidades y, en caso de que tu conocimiento del idioma será mínimo, incluir traducciones o transcripciones en romaji de aquellas palabras que reconozcas.

En cuanto a la entrevista, también se hace en la propia embajada, el mismo día de los exámenes o unos días después. Se realiza en una sala de reuniones con varios responsables de la Embajada españoles y japoneses. La entrevista se desarrolla en español, y los propios entrevistadores te indicarán qué pregunta tienes que responder en inglés y cuál en japonés. Preguntas típicas incluyen una breve autopresentación, la descripción de tu plan de investigación, el interés que dicho tema puede presentar para Japón y si has tenido algún contacto con profesores japoneses, valorándose positivamente que en esta fase ya se tenga un contacto fluido con el que esperas sea tu futuro tutor. Es común también intentar poner en tensión al solicitante para comprobar su reacción, por lo que se recomienda mantener la calma y tener confianza en el plan que se ha presentado.

Tercera fase: obtención de las cartas de aceptación y espera de resultados

Aproximadamente dos semanas después de haber completado los exámenes se informará por correo electrónico a los becarios si han superado el First Screening aunque a veces este anuncio puede retrasarse hasta finales de julio e incluso hasta el 1 de agosto, como fue en mi caso. La fecha límite para reunir hasta tres Cartas de Aceptación es aproximadamente un mes después del anuncio de resultados del First Screening, por lo que suele alargarse hasta finales de agosto o, si se ha ido retrasando el proceso, mediados de septiembre. En cualquier caso, una vez recibida dicha confirmación hay que esperar a que lleguen por correo postal los documentos enviados durante la primera fase sellados por la Embajada, así como el certificado que atestigua que has superado el First Screening, siendo todos ellos indispensables para solicitar las Cartas de Aceptación.

El proceso para pedir estos documentos difiere según la universidad. Lo más común es que las páginas web ofrezcan información sobre su proceso de solicitud, aunque también puede haber casos en los que haya que preguntar por correo electrónico a la secretaría de asuntos internacionales o incluso que sea el propio tutor quien tenga que encargarse de la tramitación de los papeles, siendo este último caso el menos probable. Hay que destacar que algunas universidades no permiten que se les pregunte en inglés, indicando educadamente en su formulario de contacto que sólo responderán cuestiones escritas en japonés lo que, una vez más, refuerza la importancia del idioma a la hora de pedir esta beca. El proceso más común consiste en mandar por email todos los papeles recibidos desde la Embajada escaneados, así como el modelo de Carta de Aceptación (descargable desde la página de la Embajada), aunque es habitual tener que mandar algún documento adicional (en mi caso, por ejemplo, pidieron que demostrara que era capaz de hablar correctamente japonés, para lo que resultó de gran ayuda mi participación en los Concursos de Oratoria en Japonés celebrados anualmente en Madrid).

Si bien el proceso de solicitud de dichas cartas suele hacerse mediante correo electrónico, las Cartas de Aceptación serán siempre enviadas desde Japón por correo postal, siendo el becario posteriormente el encargado de enviar, también por correo postal, el documento original a la Embajada. El tiempo que tarda en llegar una carta desde Japón a España puede variar, pero en mi caso, solía llegar en tres días laborales.

Una vez obtenidas las Cartas de Aceptación hay que rellenar de nuevo el Placement Form, esta vez listando en orden de mayor a menor preferencia las universidades que han decidido aceptarte. Aunque no confirmado de manera oficial por la Embajada, se cree que, dependiendo del presupuesto del Ministerio de Cultura, anteponen las universidades nacionales y públicas a las privadas, cuyos costes de matriculación son aproximadamente el triple de las primeras. Por tanto, aunque lo común es que acabes estudiando en tu primera opción, no es raro cursar estudios en tu segunda o tercera opción.

Enviados los originales de tus Cartas de Aceptación y la Placement Form a la Embajada, sólo queda esperar a los resultados cuyo anuncio puede retrasarse hasta febrero del año siguiente. Durante ese periodo se realizará el Second Screening que, como se ha comentado, es una revisión de los papeles que se han enviado por el Ministerio de Cultura Japonés, además de ser el periodo durante el que dicho ministerio contactará a las universidades listadas en tu Placement Form para tramitar tu matriculación en las mismas. Es habitual que, antes de que la Embajada te informe de los resultados, alguna de tus universidades o tu tutor te contacte para comentarte que ya estás aceptado en su universidad, momento en el que ya puedes prácticamente asegurar que tu estancia va a ser en dicho centro.

Como se ha podido comprobar en este artículo, solicitar una de las Becas del Gobierno Japonés para Graduados Españoles es un proceso arduo que puede alargarse cerca de un año. Sin embargo, el prestigio que otorgan, tanto en territorio español entre la comunidad de japonólogos como en territorio japonés en el ámbito tanto académico como laboral, así como la oportunidad de estudiar en instituciones japonesas, de altísima calidad y difíciles de acceder mediante medios privados, compensan con creces el trabajo invertido en su solicitud.

[1] En este artículo va a cubrirse el proceso de solicitud de la beca. Para información sobre otras modalidades y criterios de elegibilidad, la información está disponible aquí.

avatar Claudia Bonillo (54 Posts)

Graduada en Ingeniería Informática con mención en Computación (2016, Unizar), Diploma de Especialización en Estudios Japoneses (2017, Unizar) y Máster de Estudios Avanzados en Historia del Arte (2018, Unizar), actualmente es doctoranda del área de Asia Oriental en el Departamento de Historia del Arte de la Universidad de Zaragoza especializada en la transmisión de la historia medieval japonesa, periodo Sengoku (1467/1477-1603), a través de la cultura popular nipona (videojuegos, manga y anime). En el año 2020 ganó la Beca del Gobierno Japonés (MEXT/ Monbukagakushô) para Graduados Españoles para poder hacer una estancia de investigación en la Universidad de Kioto.


Share