Revista Ecos de Asia

Information

This article was written on 16 May 2017, and is filled under Crítica.

Current post is tagged

, , , , , , ,

Reseña cómic: Por siempre jamás, de Laurielle (2017)

Un buen día, Maite, una escritora de fantasía, es secuestrada por dos de sus personajes (Fernweh y la adorable criatura Yo) para que vaya a una de sus historias, inconclusa, y ponga remedio a la situación que se ha creado por no tener un final.

Bajo esta original premisa se desarrolla Por siempre jamás, una obra realizada por Laurielle (nombre artístico de Alicia Güemes) y publicada por Ediciones Babylon, que el pasado día 8 de abril fue galardonada como Mejor Manga Español en la convención Heroes Manga de Madrid.

A pesar del debate sobre la denominación “manga español”, en el que no queremos entrar ahora por su gran complejidad (entran en juego varios factores, fundamentalmente sistema de producción y consideraciones estéticas), resulta especialmente evidente la influencia de la estética del shônen en algunos aspectos, especialmente en las batallas, así como en la distribución dinámica de las viñetas en la página. El diseño de los personajes, aunque se aleja del estilo más estereotípico que ofrece el concepto de manga, también posee una serie de rasgos que se aproximan a algunas obras japonesas. Además, el uso de diseños de personajes super deformed o chibi como recurso narrativo en algunas escenas, así como en los extras, contribuyen a subrayar esta influencia y justificar la categoría en la que se ha concedido el reconocimiento.

Pero más allá de estos aspectos, que como decíamos se insertan en un debate extraordinariamente complejo que no se puede tomar a la ligera, lo cierto es que el premio es francamente merecido. Laurielle, que llevaba ya una larga trayectoria como dibujante de El Vosque (un webcómic de fantasía guionizado por Morán, que puede leerse gratuitamente en su página web), ha dado con esta obra el paso de ocuparse también del desarrollo de la historia. Y lo hace con maestría, evidenciando un amplio bagaje en el medio y en el género.

Construye una historia sólida, con un ritmo ágil en el que se combinan con gran equilibrio los episodios de acción con los más emotivos. Todo ello queda aglutinado con el hábil uso de momentos de humor y alivios cómicos, que van desde los momentos más jocosos hasta los que generan, más que carcajada, ternura. Precisamente, esta capacidad de dosificar el humor hace que la obra se convierta en una lectura ligerísima y muy fácil, puesto que en muy raros momentos (por no decir ninguno) aparece una broma o un chiste que chirríe, desentone o saque de la narración. Todo ocurre con naturalidad, y los gags de muy diversos tipos se suceden orgánicamente, hasta el punto de que es imposible concebir que el planteamiento de la historia pudiera desarrollarse de otra manera diferente a la propuesta.

Por otro lado, cabe destacar también el dibujo de Laurielle. No nos arriesgamos si decimos que probablemente se trate de una de las mejores y más hábiles dibujantes españolas de la actualidad. Así pues, no solamente se trata de una historia bien trazada, sino que, estéticamente, cada página, cada viñeta, suponen un auténtico deleite. A través de su dibujo, Laurielle consigue transmitir tanto o más que con los diálogos o el propio argumento. Buena prueba de ello es Yo, la criatura metamorfa, en la que a pesar de la simplicidad de sus rasgos pueden percibirse con gran claridad sus emociones.

Con todos estos elementos, plantea una interesantísima (a la par que aleccionadora) reflexión sobre el proceso creativo. A lo largo de su historia, Maite se enfrenta con gran soltura a todos los retos que se le van planteando, sin embargo, en el momento que habla de terminar su historia, el miedo la atenaza y la paraliza, quitándole buena parte de su poder. Sin embargo, cuando este proceso culmina en el desenlace, transmite un mensaje de optimismo y esperanza extrapolable a cualquier proceso creativo.

Este primer trabajo de Laurielle en solitario (que esperemos no sea el último) ha sido publicado de la mano de Ediciones Babylon, una pequeña editorial que se caracteriza por la calidad artística de sus contenidos, combinando su línea editorial de cómics con otras dos: libros y cuentos ilustrados y sketchbooks y cuadernos de artista. Por siempre jamás se presenta en un formato compacto, más pequeño que un tankobon. Este aspecto quizás sea el más problemático de una edición que, por lo demás, está bastante cuidada, tanto en el apartado del diseño como en los contenidos (ya que incluye varias páginas de extras, con tiras cómicas que bromean sobre situaciones de la historia principal).

avatar Carolina Plou Anadón (138 Posts)

Historiadora del Arte, japonóloga, preparando una tesis doctoral sobre fotografía japonesa.


Deja un comentario