Revista Ecos de Asia

Information

This article was written on 09 Mar 2017, and is filled under Crítica, Literatura.

Current post is tagged

, , , ,

Reseña: “Shingen el conquistador”

A

Portada de Shingen el conquistador.

Continuando con la obra de Terje Solum, La Saga de los Samuráis, desde Ecos de Asia nos centraremos en esta ocasión en el quinto volumen de la saga de Desperta Ferro Ediciones, Shingen el conquistador.[1]Si bien en la anterior entrega presenciábamos las campañas de Takeda Shingen en la provincia de Shinano, y como distintos clanes menores decidieron sumarse a sus fuerzas ante los primeros enfrentamientos, todavía no decisivos, con su principal enemigo, Uesugi Kenshin (1530-1578), en esta ocasión el autor noruego nos guía a lo largo de ocho capítulos por la vida de Takeda Shingen y los acontecimientos más destacados acaecidos entre los años 1559 y 1568. Adquiere una especial importancia la cuarta batalla de la llanura de Kawanakajima del año 1561, de la que seremos testigos de los preparativos y alianzas que condujeron a este famoso enfrentamiento entre los clanes Takeda y Uesugi. Una vez comenzaron las hostilidades, debido a distintos errores en la concepción de la estrategia por parte de los Takeda, las tropas de Kenshin los pillaron desprevenidos, lo que ocasionó una lucha desesperada para defender el honjin, el lugar general de mando de Takeda Shingen, para lo cual, Nobushige, un hermano de Shingen, hubo de lanzar un contraataque que le costaría la vida con el fin de ganar tiempo para que llegaran tropas de refuerzo. Como consecuencia de este combate a la desesperada, la tradición sitúa el famoso enfrentamiento entre ambos generales, el ikki-uchi o combate singular entre Shingen y Kenshin, dentro del honjin del primero. Distintas narraciones señalan que Kenshin, según veía que se le escapaba la victoria de las manos, pudo contemplar el lugar desde el que Shingen dirigía a sus tropas y cargó contra él. Shingen, que se encontraba sentado, se defendió de los embates de su enemigo con su abanico de guerra, desviando los distintos golpes que Kenshin le propició desde su montura hasta que un vasallo de los Takeda corrió en su auxilio y logró hacer retroceder a Kenshin. Este incidente, el cual se ha venido representado en distintas manifestaciones artísticas como libros y grabados, es uno de los episodios más conocidos de la vida de ambos generales, pese a lo cual, como bien señala Terje Solum, multitud de historiadores en la actualidad se consideran escépticos respecto a su veracidad.  Tras la batalla, Kenshin se autoproclamó vencedor del enfrentamiento, al igual que hizo Shingen, aunque más bien el resultado concluyó con una victoria pírrica para las tropas Takeda.

La victoria en Kawanakajima hizo que se asentara su dominio sobre los territorios de Shinano, lo que hizo que Shingen dirigiera sus vistas hacia las anexiones en la provincia de Kôzuke en el este, y la cercana llanura de Kantô. Estas anexiones ocasionaron un momento de estabilidad que fue aprovechado para mantener las posiciones en las tierras conquistadas. Se dieron distintos intentos por parte del emperador y del shogun Yoshiteru para que se entablaran negociaciones de paz entre Kenshin y Shingen, de las que ninguna llegaría a buen puerto, con lo que se produjo la que se viene a denominar la quinta batalla de Kawanakajima, que si bien no fue una batalla en sí, ya que ambos bandos acamparon el uno frente al otro durante dos meses sin entablar lucha alguna, sería la ultima vez en que ambos contendientes se vieran mutuamente. Pero no todo fueron buenas noticias para el clan; Shingen, durante estos años, también debió de lidiar con distintos problemas dentro del seno del clan, como el intento de complot para deponerle que llevó a cabo su hijo Yoshinobu (1538-1567), debido a distintas desavenencias con su hijo menor, Katsuyori (1546-1582) y problemas derivados de las campañas contra Kenshin.

Como en anteriores ocasiones el estudio se completa con una serie de utilísimos apéndices, el primero de los cuales está centrado en la adopción del nombre de Shingen en el momento que se hizo ordenar monje budista, ya que anteriormente se le conocía con el nombre de Harunobu. En el segundo de estos apartados, Terje Solum nos señala la importancia que durante las luchas del periodo Sengoku tuvieron las unidades de espionaje o shinobi, ya que sus integrantes, en su mayoría campesinos o monjes, llegaron a desempeñar un papel vital en las labores de defensa de los territorios o recabando información sobre futuras conquistas. El tercer apéndice se centra en la figura del kagemusha o “general sombra”,  refiriéndose al uso de un doble como medio para garantizar la estabilidad del clan tras la muerte de Shingen. Un pasaje polémico entre los especialistas debido al papel que el presunto doble desarrolló o su utilización como medida de seguridad. El cuarto y último apéndice nos analiza el Kôshû hatto no shidai: un corpus de leyes y regulaciones promulgado por Shingen con reglamentación concerniente a las actividades de sus campesinos, recaudación de impuestos o comportamiento de sus guerreros. También se incluye un utilísimo glosario de distintos términos en japonés así como la relación de las distintas fuentes empleadas para la realización del estudio, todas en japonés. Como en las anteriores entregas, el libro presenta una serie de ilustraciones y láminas a color, así como dibujos en blanco y negro, en esta ocasión Anders K. Rue cede el testigo a otro noruego, Dag R. Frognes, historiador especializado en la ilustración de temas históricos, así como una serie de mapas y fotografías de los distintos emplazamientos en los que se desarrolla la narración de las campañas de Shingen.

Así, como venimos realizando con los distintos volúmenes de la saga de Desperta Ferro Ediciones, no nos queda más que recomendar su lectura para todos aquellos interesados en la historia de Japón, de Asia Oriental y más especialmente en este volumen, en el que se nos detalla el acontecimiento del ikki-uchi entre Shingen y Kenshin, que a muchos de nuestros lectores les sonará, ya que ha aparecido en multitud de manifestaciones y medios audiovisuales.

Notas:

[1] Solum, Terje. Shingen El conquistador . Madrid, Desperta Ferro Ediciones, 2016.

avatar David Lacasta (60 Posts)

Soy Licenciado en Historia del Arte y actualmente estoy cursando el máster en estudios avanzados, en la modalidad de Asia Oriental. Estoy trabajando en la cerámica Satsuma, y el fenómeno de su coleccionismo en occidente.También me interesa mucho todo lo relacionado con las armas y armaduras de los samurai, así como la historia militar de Japón.


Share

Deja un comentario