Revista Ecos de Asia

Information

This article was written on 13 May 2016, and is filled under Cine y TV.

Current post is tagged

, , , , , , ,

The Target (2014): Thriller francés en versión coreana

La industria fílmica de Seúl muestra una salud envidiable, destacando sobre todo en la realización de producciones de acción, cine negro o thriller, y muestra de ello es la presencia de cintas de este tipo en festivales internacionales de todo el orbe. The Target (2014),[1] traducida al castellano como El objetivo, cumple esta premisa y tras su estreno en las carteleras de Corea del Sur pasó por diversos festivales, de entre los que podemos destacar los de Cannes o Sitges.

Sin embargo, las producciones surcoreanas no se libran del mal endémico del cine actual: una falta de originalidad que puebla las carteleras de versiones, adaptaciones o secuelas, por no entrar a comentar la sobreexplotación de temas manidos, como podría ser el cine de superhéroes (solo en este año 2016 llegarán a las carteleras siete producciones de Marvel y DC). Así pues, The Target supone un remake del filme francés Cuenta atrás (2010),[2] escrito y dirigido por Fred Cavayé, aunque incluyendo algunas leves modificaciones de guión que en breve pasaremos a comentar.

the target 1

La película de Cavayé nos presentaba al parisino Samuel Pierret (al que da vida Gilles Lellouche), un auxiliar que estudia para convertirse en enfermero, y a su esposa Nadia (interpretada por Elena Anaya), de origen español, embarazada de su primer hijo. Paralelamente, se traza una historia de asesinatos y engaños protagonizada por Hugo Sartet (Roschdy Zem) un criminal al que han tendido una trampa y que, en su huida, acaba gravemente herido en el hospital donde trabaja Samuel. Sus secuaces secuestrarán a Nadia obligando al marido de esta a sacar a Hugo del hospital a cambio de la liberación de la mujer. De esta forma tan peculiar, el sanitario y el delincuente deberán formar un curioso tándem para escapar de la policía y descubrir a los verdaderos culpables de la situación.

Este interesante guión combinaba de forma original dos temas tan recurrentes como atractivos: el falso culpable y la pareja de personajes opuestos que trabajan por un mismo fin. Este último argumento es el que sustenta gran parte de las denominadas buddy movies o películas de colegas, en las que dos hombres superan sus diferencias para forjar una profunda amistad (sumamente esclarecedor es el título del clásico de 1968 La extraña pareja, protagonizada por Jack Lemmon y Walter Matthau). A este respecto, en la década de los ochenta surgió un subgénero policial que entronca en la misma base argumental, las buddy cop films, donde los protagonistas trabajan juntos para resolver un crimen, y cuya punta de lanza es sin duda la saga Arma Letal (1987-1998). Heredera de estas películas de acción, Cuenta atrás nos presenta dos hombres obligados a entenderse y resolver sus diferencias para luchar por un objetivo común, que a lo largo del filme va variando entre la huida, el rescate y la venganza.

El guión de la cinta francesa maneja los mecanismos intrínsecos al thriller, como son la tensión y la angustia, combinado con estudiados giros que mantienen en alerta al espectador, y no tiembla a la hora de ser brutal en sus imágenes si lo considera oportuno. Además de ello, inserta una crítica al orden establecido presentándonos a policías corruptos y criminales que resultan ser inocentes, en una paradoja sinsentido llena de sinceridad.

La versión coreana sigue los pasos de su predecesora con un inicio prácticamente calcado, lleno de acción a un ritmo trepidante, al que siguen unos títulos de crédito sumamente cuidados, que recuerdan en cierta medida a las ya famosas entradillas de las películas de la saga James Bond (aunque sin sus clásicas y sensuales siluetas femeninas).

the target 2

Secuencia de los títulos de crédito.

Chang opta por condensar la trama en una horquilla temporal de 36 horas, lo que provoca que los acontecimientos se aceleren, avocando el filme a una sucesión de persecuciones tiroteos y peleas, sin apenas respiro para el espectador. Esta circunstancia afecta directamente a la construcción de los personajes y a la posibilidad de entablar lazos afectivos entre ellos, lo que se observa claramente en la pareja protagonista. Estos extraños compañeros que aspiran a forjar lazos de amistad dignos de una buddy movie, no acaban de congeniar puesto que la inmediatez exigida por cada escena impide labrar una amistad duradera, cocida a fuego lento, siguiendo los estudiados pasos que llevan del odio a la aceptación y hasta la total compenetración final (algo que en la ya citada Arma Letal supuso cuatro películas).

Yeo-Hoon y Tae-Joon huyen de sus perseguidores.

Yeo-Hoon y Tae-Joon huyen de sus perseguidores.

Este cambio de velocidad respecto a su predecesor francés, es un recurso que busca la espectacularidad inherente al thriller, elevada aquí a la enésima potencia: cada huida, cada enfrentamiento, es coreografiado y aliñado con tiroteos o explosiones, llegando a su máxima expresión en la definitiva batalla final (en nada parecida a la del original).

Otras modificaciones, aparentemente menores, acaban resultando cruciales, como por ejemplo la situación laboral de los protagonistas. Tae-Joon (Jin-Wook Lee), es médico residente y su esposa Hee-Joo (Yeo-Jeong Jo) ejerce como psicóloga en el mismo hospital, aunque se encuentra de baja por embarazo. Esto le permitirá comprender e interactuar con su captor, que sufre algún tipo de desorden mental no especificado, el cual se manifiesta de forma física en un tic. El motivo de este cambio, según explica el propio director en una entrevista,[3] es por un lado tratar de justificar la impulsiva e irracional decisión de secuestrar a Hee-Joon, y por otro las circunstancias familiares del propio director, cuyo hijo fue diagnosticado con autismo.

Este rasgo del captor contribuye a suavizar el personaje, creando en el espectador, si no empatía, si cierto sentimiento de justificación, exculpándolo de sus actos por terribles que sean. La misma circunstancia se repite con el protagonista, Yeo-Hoon (interpretado por Ryu Seung-Ryong), un ex militar que trabajó como mercenario en Timor Oriental, pero en el momento actual se ha reformado y vive una vida tranquila en Seúl, hasta que es falsamente incriminado y perseguido por un asesinato que no ha cometido. Así pues, en la cinta coreana los malos son en realidad buenos que han sido engañados o forzados a actuar de una forma que ya pretendían desterrar, arrastrados por las circunstancias del submundo criminal en el que se ven atrapados sin desearlo.

Por el contrario, en la versión francesa este personaje era un criminal peligroso que trabajaba para gitanos, rumanos y otras mafias que operan en “la ciudad de la luz”. El francés Hugo suponía un personaje mucho más complejo y gris, caleidoscópico incluso, pues pese a ser un delincuente confeso, esto no le impedía actuar con benevolencia o misericordia hacia el enfermero, para al final volver a mostrarse como un hombre despiadado, participando de una dualidad que lo hacía más real.

En ambos casos, el responsable último y desencadenante de los crímenes es necesario rastrearlo en el bando de la policía, donde se ocultan nidos de maldad y corrupción que el espectador deberá desvelar. La diferencia clave entre ambas producciones es la clara apuesta del filme de Chang por la espectacularidad, que en ocasiones juega en detrimento del drama y la construcción de personajes. Pese a todo, no deja de ser una muestra más del buen hacer del cine coreano en el género del thriller, que nos ha ido dejando grandes títulos como Memories of murder (2003), The yellow sea (2011) o New World (2013), y seguro seguirá ofreciendo altas dosis de tensión y adrenalina a sus ávidos consumidores de todo el mundo.

Yeo-Hoon es acorralado por una detective mientras intenta escapar del hospital.

Yeo-Hoon es acorralado por una detective mientras intenta escapar del hospital.

Para saber más:

 


 

Notas:

[1] El objetivo / The Target / Pyojeok (2014). País: Corea del Sur. Director: Chang. Guión: Cheol-Hong Jeon, Seong-Geol Jo. Música: In-Young Park. Fotografía: Sang-Mook Choi. Reparto: Jin Guo, Yeo-Jeong Jo, Jin-Wook Lee, Ryu Seung-Ryong, Jun-Sang Yu, Eun-Ji Jo, Kim Sung-Ryoung. Productora: Yong Film.

[2] Cuenta atrás / A bout portant (2010). País: Francia. Director: Fred Cavayé. Guión: Fred Cavayé, Guillaume Lemans. Música: Klaus Badelt. Fotografía: Alain Duplantier. Reparto: Gilles Lellouche, Roschdy Zem, Gérard Lanvin, Elena Anaya, Claire Perot, Mireille Perrier, Moussa Maaskri, Valérie Dashwood, Virgile Bramly, Pierre Benoist, Brice Fournier. Productora: Gaumont / TF1 Films Production / Nexus Factory.

[3] Entrevista de Korea JoongAng Daily que lleva por título “Family matters a focus in Yoo’s action film” y puede consultarse aquí.

avatar Laura Martínez (81 Posts)

Licenciada en Historia del Arte por la Universidad de Zaragoza, actualmente cursa el Máster de Estudios Avanzados en Historia del Arte de la misma, especializándose en Cine.


Deja un comentario