Revista Ecos de Asia

Information

This article was written on 04 Dic 2018, and is filled under Arte.

Current post is tagged

, , , , , , , , , ,

Toru Kaizawa en el Museo Británico

El pasado 28 de septiembre se reabrieron al público las galerías de arte japonés del Museo Británico, tras más de nueve meses de labores de renovación y acondicionamiento. Los trabajos, financiados por la Mitsubishi Corporation, han permitido que las colecciones de arte japonés del museo, una de las más extensas y completas de las localizadas fuera de Japón, vuelvan a estar expuestas a través de un renovado y moderno discurso expositivo.

En esta ocasión, además de presentar toda una serie de piezas de gran trascendencia e importancia, que van desde piezas de cerámica Jômon (14 500 a. C. -300 a. C), esculturas Haniwa, a paisaje a la tinta de Sesshû y obras de Utamaro entre otros ejemplos también sobresalientes, en esta ocasión se ha querido llamar la atención a través una serie de piezas contemporáneas y de factura más reciente en el tiempo, realizadas siguiendo las técnicas y procedimientos tradicionales japoneses. Buen ejemplo de ello es una espectacular laca con incrustaciones de Murose Kazumi, nacido en 1950.

Una de las secciones que llama la atención es la reservada para las obras pertenecientes al pueblo Ainu, y en especial a una pieza de Toru Kaizawa. El escultor nació y ha residido durante toda su vida en la pequeña localidad de Nibutani, situada en la parte central de Hokkaidô, la más septentrional de las cuatro islas principales de Japón. El pueblo de Nibutani se ha caracterizado por ser uno de los principales asentamientos del pueblo Ainu, razón por la cual el lugar ha sido elegido por distintos viajeros e investigadores. De esta manera hasta el lugar se desplazaron personajes ilustres como Isabella Bird (1831-1904) quién recorrió la zona durante el año 1878, o el misionero anglicano John Bachelor (1864-1944). De entre todos ellos destaca por su importancia y aportaciones para el estudio de la cultura del pueblo Ainu el médico escocés Neil Gordon Munro (1863-1942), que residió en Nibutani desde el año 1932 hasta su muerte en 1942, y al que se debe una serie de estudios acerca de las creencias y costumbres de este pueblo. Munro decidió residir en la zona con el fin de poder ayudar gratuitamente a través de consultas y tratamientos a la población local, siendo su labor y ayuda muy valorada por el pueblo Ainu en la actualidad. Todos los años en el mes de junio, los ainu se reúnen con el fin de expresar su gratitud a la labor y el legado del doctor Munro.

Reconstrucción de una vivienda tradicional del pueblo Ainu, Museo de Cultura Ainu  de Nibutani.

Como hemos señalado Toru Kaizawa nació en el año 1958 en Nobutani, y durante su infancia, las difíciles condiciones del medio y lo aislado de la localidad hacían que los únicos medios de ingreso de los que dependía la población local se basaran en la ganadería y explotación forestal de la región. Sin embargo, conforme iba avanzando la década de 1960, iba aumentando gradualmente el número de turistas que visitaban la zona en búsqueda de los Ainu Kotan o pueblos Ainu. El aumento del número de visitantes ocasionó nuevas oportunidades para los habitantes de la zona y con la aparición de tiendas de recuerdos, muchas familias comenzaron a buscar una doble fuente de ingresos, por un lado, los hombres se dedicaban a la realización de tallas y diferentes trabajos con madera, mientras que las mujeres desarrollaban un repertorio de textiles tradicionales, productos que posteriormente se vendían como suvenires. Esta nueva fuente de ingresos, unida a las actividades tradicionales, ayudó a mejorar enormemente la calidad de vida del pueblo Ainu de la zona. De esta manera, Toru Kaizawa comenzó a colaborar en la talla de madera con la familia tras completar los estudios de secundaria en el año 1974, su bisabuelo, Utorenkuto Kaizawa, nacido en 1862, ya había sido considerado como un artesano importante en las realizaciones del pueblo Ainu con anterioridad.

En la actualidad Toru Kaizawa cuenta con más de cuarenta años de experiencia en la talla de madera. En el pueblo la situación ha cambiado de manera considerable, de las más de treinta tiendas dedicadas a la venta de suvenires y productos artesanales que llegaron a existir, solamente perviven cuatro establecimientos, contando la localidad con cinco escultores de madera. Los primeros trabajos de Toru Kaizawa consistían en piezas que se atenían y seguían los modelos artesanales tradicionales del pueblo Ainu además de réplicas de piezas anteriores, sin embargo, conforme avanzaba su carrera y al ser consciente de que los distintos museos y galerías solamente se encontraban piezas antiguas de los Ainu, le surgió la idea de crear un arte o realizaciones, que formando parte de la tradición de su pueblo, fuera relevante o de importancia a través de dotar a sus obras de un mensaje y de una personalidad propias.

Sus trabajos y reflexiones hicieron que los responsables del Museo Británico se decantaran por una de sus realizaciones para ilustrar el arte de los Ainu en el museo, de esta manera, se dispuso que la escultura Kewtum kanna-suy (2017) que vendría a significar en lengua ainu algo así como “Espíritu renacido” pasara a formar parte de sus colecciones. Para la realización de la pieza Toru Kaizawa se decantó por emplear un material considerado sagrado para su pueblo, el denominado jin dai boku, fragmentos de madera de olmo (Cercidiphyllum japónica), de extrema dureza, que se han conservado durante cientos de años enterrados en las zonas pantanosas de Hokkaidô. La obra representa a un polluelo de un animal mitológico, un pájaro-búho, saliendo del cascarón que acaba de romper y que se sitúa sobre un nido, nido que vendría a representar en palabras del mismo Toru Kaizawa, los fundamentos de la cultura Ainu, siendo la eclosión del huevo y el surgimiento de un nuevo ser la creación de una nueva cultura de la mano de una nueva generación del pueblo Ainu. De esta manera sería tanto una forma de orgullo y logro de esta nueva generación, el haber sabido mantener y conservar su propio espíritu y tradiciones de su pueblo en la sociedad actual.

La talla de madera comenzó como una forma de sustento de las familias, pero con el tiempo algunos lo han sabido transformar en un medio de expresión personal. Toru Kaizawa considera que el trabajo y la labor de su generación es la de expresar e incorporar  mitologías y sentimientos personales que han sido dejados de lado y desechados durante mucho tiempo, considerando que existen muchas formas de expresión artística a través del arte y cultura tradicional de los Ainu.

Kewtum kanna-suy, de Toru Kaizawa (2017).

Lamentablemente, la reputación y estima del trabajo del pueblo Ainu todavía no es muy valorado en el propio Japón, siendo muchas veces considerado no más que un propio recuerdo o curiosidad, situación que se intentará contrarrestar a partir del reconocimiento de la obra expuesta en el museo, y que se espera ayude a abrir nuevos horizontes y a expandir y valorar las características del pueblo Ainu en pleno siglo veintiuno.

avatar David Lacasta (67 Posts)

Soy Licenciado en Historia del Arte y actualmente estoy cursando el máster en estudios avanzados, en la modalidad de Asia Oriental. Estoy trabajando en la cerámica Satsuma, y el fenómeno de su coleccionismo en occidente.También me interesa mucho todo lo relacionado con las armas y armaduras de los samurai, así como la historia militar de Japón.


Share

Deja un comentario