Revista Ecos de Asia

Un paseo por la obra de Jirô Taniguchi

Jirô Taniguchi, escritor y dibujante de mangas, nació en Tottori el 14 de agosto de 1947. Su debut fue en1972 en la revista Young Comic con la historia corta Kareta Heya. A partir de ella siguió una prolífica carrera centrada en mangas para lectores adultos, abarcando géneros tan diversos como recuentos de la vida o el género policíaco. Fue un autor reconocido internacionalmente y ganador de varios premios (el Premio Cultural Osamu Tezuka entre otros), con muchos de sus trabajos publicados en España. Tras su muerte, el pasado febrero, queremos hacer un breve repaso por su trayectoria.

Recuentos de la vida

Uno de los géneros que más se asocian a Jirô Taniguchi es aquel dedicado a contar la vida cotidiana de la gente normal, así como sus relaciones y vivencias.

Portada japonesa del primer volumen de El Gourmet Solitario.

Portada japonesa del primer volumen de El Gourmet Solitario.

Su manga más conocido internacionalmente en este género es El Gourmet Solitario,[1] el cual tuvo una continuación en Paseos de un Gourmet Solitario[2] y que realizó de manera conjunta con Masayuki Kusumi. En ellos se cuenta la historia de un hombre solitario, Goro Inokashira, y de las comidas que prueba en las calles de Tokio y otras localidades japonesas.

El Caminante[3] también se incluye en esta temática, ya que habla de los paseos de un hombre normal y de las cosas cotidianas que encuentra en su camino. Relacionado con esta obra está Sanpo Mono,[4] hecho de nuevo en colaboración con Masayuki Kusumi, que cuenta una historia alternativa a la de El Caminante.

Muy similar a El Caminante tenemos el álbum Venecia,[5] una obra encargada por Louis Vuitton en la que se nos da a conocer la ciudad de Venecia desde el punto de vista de un turista.

Jirô Taniguchi también se acerca a aquellas personas que tienen dificultades para sacar adelante una vida normal como es el caso de la protagonista de Mi Año,[6] hecha en colaboración con Jean-David Morvan. En esta obra se cuenta la historia de Capucine, una niña de ocho años con síndrome de Down pero que no tiene las características físicas típicas de este trastorno, lo que la lleva a estar aislada de su entorno.

De corte autobiográfico podemos encontrar Un Zoo en Invierno[7] donde se cuenta la historia del joven Hamaguchi, que decide dejar la fábrica de textiles donde trabaja para intentar convertirse en mangaka en Tokio.

Otras de sus obras se centran en las relaciones entre las personas más que en las vivencias de un individuo concreto.

Una de las más conocidas es El Almanaque de mi Padre[8] donde se habla de cómo el protagonista Yôichi intenta  recomponer la imagen de su padre muerto al que apenas conocía a través de recuerdos borrosos, comentarios de allegados de su padre y fotografías.

También es el caso de Los Años Dulces,[9] donde adapta la novela de Hiromi Kawakami El cielo es azul, la tierra blanca. En ella se habla de la relación entre Tsukiko, una mujer joven de treinta y siete años y un antiguo profesor de japonés que le dobla la edad.

Hecha en colaboración con los autores franceses Benoît Peeters y Frédéric Boilet está Tokio Is My Garden,[10] donde se sigue al representante de los coñacs Heurault en Japón, David Martin, el cual ve interrumpida su distendida vida en Tokio por la llegada de su jefe.

Live! Odyssey,[11] hecha en colaboración con  Garon Tsuchiya (también llamado Marley Carib), podría incluirse dentro de este género, si bien no es el caso más típico. En esta historia se sigue a Odyssey, un avispado productor que quiere ascender en el escalafón del mundo de los medios de comunicación hasta convertirse en un fenómeno social

Naturaleza

Dentro de la obra de Jirô Taniguchi se puede distinguir un conjunto de obras donde habla de la relación entre el hombre y la naturaleza, una relación a veces pacífica y otras veces violenta.

Portada japonesa de Blanco.

Portada japonesa de Blanco.

Seton[14] en colaboración con Yoshiharu Iwaizumi, también cuenta la historia entre un cazador y su presa, pero de manera mucho más pacífica a la relatada en Blanco. Cuenta la historia de Ernest y de su intento de cazar a un magno ciervo macho, así como de su querencia por los bosques y los animales que moran en él.El ejemplo más conocido dentro de esta temática es Blanco[12] a la que siguió la secuela Kami no Inu.[13] Esta obra habla de la batalla encarnizada entre un grupo de cazadores y un peligroso perro blanco que parece ser la encarnación de todos los animales abatidos por ellos.

Taniguchi dedica además dos obras para hablar de la relación entre el hombre y las montañas.

K[15] hecha en colaboración con el autor Shirow Tozaki, cuenta la historia real del héroe y fotógrafo Fukamachi Makoto y su ascenso al Himalaya.

Por su parte La Cumbre de los Dioses[16] con la colaboración de Baku Yumemakura, habla de la pasión por el alpinismo, la cual utiliza como una metáfora de la propia vida.

Influenciado por los cómics europeos realizó Kouya yori FROM WILDERNESS,[17] una antología de dos tomos donde habla del hombre en medio de la naturaleza, a menudo cruel y hostil.

Histórico

Jirô Taniguchi escribió varias obras que se desarrollaban en épocas ya pasadas, donde destaca la gran atención y meticulosidad con la que se documentaba para recrear de la forma más veraz posible el ambiente de esos tiempos.

La obra más conocida dentro de este género es La época de Botchan[18] que hizo en colaboración con Natsuo Sekikawa. En ella se cuenta la vida del autor Natsume Sôseki durante el proceso de escritura de uno de sus libros más famosos, Botchan (1906), y por sus páginas desfilan algunos de los principales personajes de la época, como Mori Ôgai, Ishikawa Takuboku, Masaoka Shiki, Ichiyô Higuchi, Futabatei Shimei, Lafcadio Hearn…

Portada japonesa del primer volumen de La época de Botchan.

Portada japonesa del primer volumen de La época de Botchan.

Situada en la segunda mitad del siglo XIX pero en un entorno completamente distinto está Sky Hawk.[20] En ella se sigue la historia de Hikozaburo y Manzo, dos samuráis exiliados a Estados Unidos durante la Restauración Meiji que, tras salvar a una mujer india, van a vivir a su poblado. La historia sigue la relación entre ambas culturas y de cómo unen fuerzas para salvar el territorio sagrado de Black Hills.También centrada alrededor de un personaje histórico tenemos la obra Tomoji[19] que cuenta la infancia y adolescencia de Tomoji Uchida, la esposa del fundador de la secta budista shinnyo-en Fumiaki Ito. Taniguchi también aprovecha esta historia para hacer un retrato de las zonas rurales de Japón, humildes y muy ligadas a las tradiciones.

Ambientada en el siglo XVII tenemos Kaze no Sho Yagyuu Hichou[21] hecha en colaboración con Kan Furuyama. Esta historia se centra en la vida del samurái Jubei Yagyu, al que le encargan perseguir al ladrón que ha robado un pergamino que contiene antiguos secretos del shogunato que podrían llevarlo a su fin.

De una época similar tenemos la obra Furari[22] donde Taniguchi narra la vida y costumbres de Edo siguiendo la trayectoria de Tadataka Ino, un comerciante, cartógrafo y agrimensor que confeccionó el primer mapa preciso de Japón tras diecisiete años de trabajo.

Ciencia ficción

Jirô Taniguchi también incluyó en varios de sus trabajos elementos sobrenaturales, tales como magia, viajes en el tiempo o gente con poderes.

Portada de Icaru.

Portada de Icaru.

La primera obra que se podría englobar en este género es Crónicas de la Era Glacial,[23] situada en un futuro post-apocalíptico donde la humanidad ha logrado sobrevivir a una nueva era glacial. En esta obra se habla del viaje de Takeru que, con el brazalete de plata sagrada que le dejó su difunta madre, tratará de salvar a sus compañeros.

Unos años después le seguiría Icaru,[24] hecha en colaboración con el autor Moebius. En ella se cuenta la historia de Ícaro, un hombre nacido con el poder de volar, y de cómo intenta huir del laboratorio en el que está encerrado al enamorarse de una de las investigadoras.

En estrecha relación con la representación de lo cotidiano, tan característica de Taniguchi, tenemos las obras Barrio Lejano,[25] Cielos Radiantes[26] y La Montaña Mágica.[27]

En Barrio Lejano el protagonista es Hiroshi Nakahara, un hombre de negocios ya adulto, que se ve tele-transportado a su infancia con todos sus recuerdos de adulto intactos.

Cielos Radiantes cuenta la convivencia dentro del mismo cuerpo de Kazuhiro Kubota, un padre de familia normal, y de Takuya Onodera, un joven al que Kazuhiro mató sin querer en un accidente de coche y cuya alma se ha refugiado en su cuerpo.

Por su parte, La Montaña Mágica cuenta la triste historia de los hermanos Kenichi y Sakiko, que tras la pérdida de su padre y el ingreso de su madre en el hospital debido a una grave enfermedad deciden adentrarse en el seno de una  montaña mágica para intentar cambiar su suerte.

En relación con el género histórico, tenemos Los Guardianes del Louvre.[28] En esta obra se cuenta la historia de un artista japonés que va a París a visitar el museo del Louvre. Aunque durante su estancia en la capital francesa cae gravemente enfermo, sigue yendo a visitar el museo, emprendiendo un viaje a medio camino entre el sueño y la realidad yendo al encuentro de obras y artistas de diversas épocas.

Policíaco

Muchas de las obras de Jirô Taniguchi tienen una gran influencia del cómic occidental, algo que deja ver en aquellos mangas que dedica a este género, el cual desarrolla dentro del mundo real o dentro de un mundo futurista de tonos ciberpunk.

Portada de Jikenya Kagyou

Portada de Jikenya Kagyou

También de ambientación futurista encontramos Hunting Dog,[30] de nuevo con la colaboración de Natsuo Sekikawa, donde se cuentan las peripecias del detective de poca monta Licaon.La primera novela de género policíaco es Mubôbi Toshi,[29] hecha en colaboración con Natsuo Sekikawa, donde cuenta la historia del oficial de policía Takuya Kazama que trabaja en el Distrito Norte, el barrio más peligroso de una ciudad futurista sin nombre (aunque fuertemente inspirada en Tokio).

Centradas en el mundo real están Jikenya Kagyô[31] y su secuela Shin Jikenya Kagyou,[32] también realizadas ambas en colaboración con Natsuo Sekikawa. En ellas se cuenta la historia del detective privado Jôtaro Fukamachi, hombre de firmes principios, y de los misterios en los que se ve envuelto.

El Sabueso,[33] hecha en colaboración con Itsura Inami, también puede incluirse dentro del género policíaco. Trata la historia de Taku Ryumon, un detective privado, aunque no uno al uso: se encarga de buscar perros de caza perdidos. La obra habla de un caso especial que le encargan, así como de las circunstancias que rodean al dueño y la desaparición del misterioso animal.

Otros de los mangas de Jirô Taniguchi, aunque no se centran directamente en detectives privados y policías se pueden englobar dentro de este género ya que sus protagonistas, aun sin serlo, actúan en capacidad de detectives.

Un ejemplo sería Enemigo,[34] donde el joven y brillante presidente de una importante compañía, Yuji Seshimo, es secuestrado por unos mercenarios sin motivo aparente. La historia sigue al hermano de Yuji, Kenichi, en su viaje para rescatar a Yuji y desentrañar los motivos de los mercenarios.

El Rastreador[35] también entraría en esta categoría. En este título se trata la historia de Shiga, que para cumplir una promesa que hizo a su amigo muerto investiga la desaparición de una estudiante.

Género negro

Algunos de los mangas de Jirô Taniguchi siguen las bases de este género: una historia policíaca en la que la resolución del misterio no es el objetivo principal y donde la división entre héroes y villanos no está clara.

Hecho en colaboración con Natsuo Sekikawa está HOTEL HARBOUR VIEW,[36] donde se habla de dos historias relacionadas con una asesina.

Un año después publicaría Rude Boy,[37] donde se habla de la relación entre Minakata, el heredero de un grupo yakuza, y Yoshiko, una mujer divorciada.

También relacionado con asesinos está Benkei in New York,[38] hecha en colaboración con Jinpachi Môri, que sigue la vida del artista japonés expatriado Benkei que trabaja como asesino a sueldo.

Portada de Benkei in N.Y.

Portada de Benkei in N.Y.

Es el caso de Lindo 3!,[39] hecha en colaboración con Natsuo Sekikawa. En ella se sigue la historia del stripper Lindo y de sus dos amigos, Rei y Jou, amantes de los riesgos, que se juntan para hacer un trabajo en medio de un ambiente lleno de prostitutas y asesinos.Otras de sus mangas de este estilo están situados en los bajos fondos pero no están directamente relacionados con asesinos o la mafia.

De corte más oscuro está Garouden[40] hecha en colaboración con Baku Yumemakura, donde se sigue la venganza de Bunshichi Tanba contra Kajiwara, el único hombre que ha logrado derrotarle en una pelea.

Situada en el París de los años noventa y hecha en colaboración con Toshihiko Yahagi tenemos Samurai Nongrata.[41] En esta historia se sigue la historia de Hongou Yoshiaki y Norimizu Rintarou, dos desconocidos que acaban formando equipo para cumplir la petición de trabajo de Iwai, empresario de una importante firma comercial nipona.

Mezclando novela negra y romance tenemos Tokio Genshikou,[42] donde se sigue la historia de un hombre misterioso que ha perdido a la mujer que amaba.

Dentro del ambiente de género negro pero muy relacionadas con el mundo del boxeo tenemos Ao no Senshi[43] y Knuckle Wars,[44] ambas hechas en colaboración con Garon Tsuchiya.

Ao no Senshi cuenta la historia de un misterioso boxeador llamado Rege el cual, a pesar de las muchas veces que es derrotado, es admirado por los aficionados al boxeo por los potentes puñetazos que asesta en sus buenos momentos.

Por su parte, Knuckle Wars mezcla el mundo del boxeo con el de la mafia. El protagonista de esta historia, el joven Mikami se encuentra con un yakuza que acaba de salir de la cárcel, Moriyama, que le introduce en el mundo del boxeo.

Historias cortas

Tal y como se ha comentado al principio, Jirô Taniguchi debutó en el mundo del manga con una historia corta, Kareta Heya (que en español se traduce como “La habitación ronca”). Sin embargo, esta no fue la única historia corta que publicó a lo largo de su extensa carrera.

Portada japonesa de Tierra de Sueños.

Portada japonesa de Tierra de Sueños.

El primer libro de relatos cortos que publicó tras su debut fue Ooinaru Yasei[45] una colección de siete cuentos, que tendría una re-edición unos años después en Shin Ooinaru Yasei,[46] el cual recoge diez cuentos. En la misma época publicaría Nishikaze wa Shiroi,[47]una recopilación de ocho cuentos.

Íntimamente relacionados con el género de la naturaleza escribió los relatos cortos recopilados en Genjuu Jiten,[48] Tierra de Sueños,[49] El Viajero de la Tundra[50] y Mori e.[51]

En Genjuu Jiten se habla de los orígenes de los animales.

Tierra de Sueños recoge cinco historias cortas: Tener un perro, Y…tener un gato, La vista del jardín, Los días de los tres y la La Tierra Prometida. Este libro tuvo una continuación en Inu o Kau to 12 no Tanpen.[52]

El Viajero de la Tundra es una colección de seis relatos que hablan de la relación entre el hombre y la naturaleza.

Por su parte, Mori e recoge seis relatos cortos que había escrito entre 1979 y 1985 que tratan sobre cazadores (humanos y animales) en montañas y bosques.

De corte más filosófico y relacionado con el género recuentos de la vida está El Olmo del Cáucaso,[53] donde se recoge una colección de relatos en los que niños y adultos sortean las vicisitudes de la existencia.

También colaboró con historias cortas en varias revistas: en 1993 publicó en la antología AERA COMIC’S Nippon no Manga la historia corta Tsuki no Yoru, basada en la obra Sanshiro de Natsume Sôseki, en colaboración con el autor Ryuichiro Utsumi. En 2002 publicó en la revista Adidas Manga Fever la historia corta Fuka y en 2005, en la revista Japan as Viewed by 17 Creators publicó una historia corta describiendo su ciudad natal, Tottori.

Por último, escribió un relato corto inédito, Na Tsukeenu Mono incluido en el pack MANGA Box Amasia.[54]

Así concluye este breve paseo por la extensísima obra de Jirô Taniguchi, uno de los grandes maestros dentro del mundo del manga. Ya sea en sus historias sobre la vida cotidiana y la gente normal (por las que sentía especial predilección), o en sus historias sobre curtidos detectives en una ciudad sin ley, Jirô Taniguchi siempre nos logra atrapar en los mundos que escribe con su manera personal de contar historias.

Notas:

[1] Kodoku no Gurume.  Ed. Fusousha, 1994, Astiberri, 2010.

[2] Kodoku no Gurume 2. Astiberri, 2016.

[3] Aruku Hito. Ed. Kôdansha, 1990, Ed. Ponent Mon, 2004.

[4] Ed. Tsuhanseikatsu, 2003.

[5] Venice. Louis Vuitton, 2014, Ed. Ponent Mon, 2017.

[6] Mon année. Ed. Dargaud, 2009, Ed. Ponent Mon, 2010.

[7] Fuyu no Doubutsuen. Ed. Shôgakukan, 2008, Ed. Ponent Mon, 2009.

[8] Chichi no Koyomi. Ed. Shôgakukan, 1994, Planeta de Agostini, 2001.

[9] Sensei no Kaban. Ed. Futabasha, 2008, Ed. Ponent Mont, 2011.

[10] Ed. Ponent Mon, 1977.

[11] Ed. Heibonsha, 1981.

[12] Buranka. Ed. Shôdensha, 1984, Ed. Ponent Mon, 2010.

[13] Ed. Shôgakukan, 1985.

[14] Shiiton. Ed. Futabasha, 2005, Ed. Ponent Mont, 2007.

[15] Ed. Leed, 1986.

[16] Kamigami no Sanrei. Ed. Shûeisha, 2000, Ed. Ponent Mon, 2007.

[17] Ed. Kôbunsha, 2012.

[18] Bocchan no Jidai. Ed. Futabasha, 1987, Ed. Ponent Mon, 2005.

[19] Ed. Ponent Mon, 2012.

[20] Ten no Taka. Ed. Futabasha, 2002, Ed. Ponent Mon, 2010.

[21] Ed. Akita Shoten, 1992.

[22] Ed. Kôdansha, 2010, Ed. Ponent Mon, 2012.

[23] Chikyuu Hyoukai Jiki. Ed. Kôdansha, 1988, Planeta de Agostini, 2016.

[24] Revista Morning, 1997.

[25] Haruka na Machi He. Ed. Shôgakukan, 1998, Ed. Ponent Mon, 2003.

[26] Hareyuku Sora. Ed. Shûeisha, 2004, Ed. Ponent Mon, 2011.

[27] Mahou no Yama. Ed. Casterman, 2005, Ed. Ponent Mon, 2008.

[28] Sennen no Tsubasa, Hyakunen no Yume. Ed. Shôgakukan, 2014, Ed. Ponent Mon, 2015.

[29] Ed. Houbunsha, 1978.

[30] Ed. Wanimagazine, 1982.

[31] Ed. Futabasha, 1979.

[32] Ed. Nihon Bungeisha, 1983.

[33] Ryouken Tantei. Ed. Shûeisha, 2011, Ed. Ponent Mon, 2014.

[34] ENEMIGO. Ed. Akita Shoten, 1984, Ed. Ponent Mon, 2013.

[35] Sousakusha. Ed. Shôgakukan, 1999, Ed. Ponent Mon, 2015.

[36] Kaikei Saketen HOTEL HARBOUR VIEW. Ed. Futabasha, 1983, Planeta de Agostini, 2017.

[37] Ed. Akita Shoten, 1984.

[38] Ed. Shôgakukan, 1995.

[39] Ed. Futabasha, 1978.

[40] Ed. Asahi Sonorama, 1989.

[41] Ed. Shôgakukan, 1991.

[42] Ed. Kôdansha, 1999.

[43] Ed. Shôgakukan, 1982.

[44] Ed. Akita Shoten, 1983.

[45] Ed. Shobunkan, 1980.

[46] Ed. Shobunkan, 1985.

[47] Ed. Futabasha, 1984.

[48] Revista Morning, 1987.

[49] Inu wo Kau. Ed. Shôgakukan, 1991, Ed. Ponent Mon, 2004.

[50] Toudo no Tabibito. Ed. Shôgakukan, 2004, Ed. Ponent Mon, 2006.

[51] Ed. Kawade Shobo Shinsha, 1994.

[52] Ed. Shôgakukan, 2009.

[53] Keiyaki no Ki. Ed. Shôgakukan, 1993, Ed. Ponent Mon, 2004.

[54] Ed. Kôdansha, 2010.

avatar Claudia Bonillo (7 Posts)

Nació en Zaragoza el 29 de diciembre de 1993. En su época de instituto vio sus primeros mangas y animes, lo que la llevó a interesarse por Japón. Acabó la carrera de Ingeniería Informática en 2016 y actualmente estudia japonés en el Centro Universitario de Lenguas Modernas, además de cursar el post-grado de Estudios Japoneses en la Universidad de Zaragoza.


One Comment

  1. Mª Ascensión
    29/03/2017
    avatar

    Un interesante artículo sobre Jirô Taniguchi, un gran personaje.

Deja un comentario