Revista Ecos de Asia

Information

This article was written on 21 Feb 2019, and is filled under Cultura Visual.

Current post is tagged

, , , , ,

“Isla de perros”, camino hacia los Premios Oscar.

El pasado año nos trajo una de las películas de animación más sorprendentes de la última década. Esta lleva por título Isla de perros, dirigida por el cineasta Wes Anderson, más conocido por sus trabajos en la dirección de filmes como El Gran Hotel Budapest, Moonrise Kingdom, Fantástico Sr. Fox o Life Aquatic.

Imagen de Wes Anderson con los personajes de Isla de perros.

Con una propuesta bastante diferente de lo que nos solemos encontrar en las salas de cine, Isla de perros, candidata a una gran cantidad de premios, nos lleva a un futuro posible (o no tanto, depende de con qué perspectiva se mire a la humanidad) en donde se ha aprobado que todas las mascotas caninas de Megasaki City, una megalópolis japonesa, sean abandonadas y exiliadas en Isla Basura, que se trataría del vertedero del archipiélago nipón, debido a una creciente epidemia de gripe canina. Con esta premisa, nuestro niño protagonista de doce años, quien además es el hijo del alcalde Kobayashi, el político impulsor de la medida, decide ir a Isla Basura en busca de su perro Spots.

Aunque podría parecer un argumento simple, Wes Anderson presenta en la película dos mensajes más complejos: el mensaje animalista y el declive de la humanidad. El hecho de abandonar a los perros a su suerte y el hecho de hacerlo, junto a la existencia de una Isla Basura, serían críticas al abandono animal y al comportamiento de la humanidad, e incluso dentro de estos dos ámbitos hay más rincones que explorar: por ejemplo, la discriminación dentro de los propios cánidos (los que provienen de hogares acomodados, los que son vagabundos, los que están entrenados para dar espectáculo, etc.), algo que se podría transpolar a la discriminación existente dentro de la propia especie humana.

Tráiler en español de Isla de perros.

De este modo, el joven Atari Kobayashi, a quien acompañamos la mayor parte del filme, nos da una lección de principios y de valores, pero no lo hace solo. Al aterrizar en la isla se ve acompañado de cinco perros, de los que destacan muy especialmente Rex y Chief, quienes le ayudarán a buscar, no sin dificultades, a su amado Spots, en un camino que nos hace reflexionar, sin duda, hacia dónde se dirige la humanidad.

En relación a esto último también estaría la utilización de los gatos como antagonistas de los perros, una trama llevada al cine cientos de veces. Aquí incluso se podría transpolar al racismo que existe a día de hoy en algunas culturas hacia los compañeros perrunos, pues mientras que los gatos están muy de moda, especialmente gracias al fenómeno kawaii y a la creación de gatotecas, los perros siguen siendo vistos como elementos negativos por muchas culturas, como el Islam, que los considera impuros.

Fotograma de la película en la que vemos a Atari Kobayashi junto a sus amigos perrunos de Isla Basura.

Algo a comentar también sobre el filme, es el hecho de que esté realizado en dos lenguas: inglés y japonés, y, mientras que la primera se ha traducido a todos los habituales idiomas donde la película se ha estrenado, la segunda no, una decisión muy interesante y, a nuestro parecer, acertada.

Cartel promocional de Isla de perros.

En cuanto al terreno de la animación, no se puede obviar el parecido de este filme con Fantástico Sr. Fox, también de Wes Anderson. Este estilo tan peculiar de stop-motion supone reducir la esencia de cada personaje casi hasta la abstracción, logrando una expresividad máxima con muy pocos elementos. Destaca, por ejemplo, el hieratismo de la animación, logrando transmitir unas emociones al espectador que de otro modo hubiese sido difícil de logra, una estética que puede incluso recordarnos a la los actores nipones de kabuki. Así, Isla de perros se trata de una joya única de la animación actual, alejándose bastante de los estándares de Walt Disney, principal motivo por el que la película no llega a un gran público, más habituados a los parámetros estéticos y narrativos de la gran compañía estadounidense. Sin duda, junto a este regalo de la animación, tenemos que recordar también a Kubo y las dos cuerdas mágicas, también de estética japonesa, que se quedó a las puertas de alzarse con el Oscar a Mejor Película de Animación el pasado 2017.

Imagen del rodaje de Isla de perros.

Sin duda, todo el conjunto de Isla de perros, aunque muy especialmente por su bien tratada animación, ha llevado a que el filme haya sido merecedor de una gran cantidad de premios, destacando el Oso de Plata a Mejor de Dirección en el Festival Internacional de Cine de Berlín. Ha estado nominada a Mejor Película de Animación por el Sindicato de Productores (PGA) y por los Satellite Awards, y a cuatro Premios Annie, del que ganó el de Mejor Interpretación de Voz en Película de Animación (Bryan Cranston como Chief). Además, ha sido también propuesta como Mejor Película de Animación y Mejor Banda Sonora por los Critic Choice Awards, los Globos de Oro, los BAFTA y los Oscars, aunque parece ser que Spider-Man: Un Nuevo Universo es el largometraje animado que está triunfando en las entregas de premios, siendo por tanto difícil que Isla de perros logre levantar alguna estatuilla.

Aun así, no cabe duda que el trabajo de Wes Anderson es excepcional, siendo Isla de perros una joya que es necesaria ver para entender correctamente el cine actual. La animación no es únicamente la propuesta por Disney, Pixar o DreamWorks, sino que también hay joyas independientes de estas grandes productoras, como Isla de perros, o las creadas por estudios como Laika, Ghibli, o incluso El Secreto de Kells, que nos hacen ver nuevos horizontes, comprendiendo así que el cine de animación es mucho más: se trata de un mundo donde realmente se puede soñar.

avatar Daniel Rodríguez (206 Posts)

Profesor de Geografía e Historia. Graduado en Historia del Arte en la Universidad de Oviedo, con un Máster Universitario en Estudios en Asia Oriental cursado en la Universidad de Salamanca y otro Máster Universitario en Formación del Profesorado de Educación Secundaria Obligatoria, Bachillerato y Formación Profesional en la Universidad de Oviedo. Ha trabajado para el Museo Arqueológico de Asturias, la sala de exposiciones LAUDEO, la Universidad de Salamana, Satori Ediciones y la Academia Formación Sagan.


Share

Deja una respuesta

Lo siento, debes estar conectado para publicar un comentario.