Revista Ecos de Asia

Information

This article was written on 13 Oct 2016, and is filled under Cine y TV, Crítica.

Current post is tagged

, ,

Crítica: “Más allá de las montañas” (2015)

Dos años después de su última película, el cineasta chino Jia Zhang-ke regresaba a las pantallas con el melodrama Más allá de las montañas (2015)[1] que, tras pasar por diversos festivales internacionales como el de Cannes, se estrenó en nuestro país el 27 de mayo de 2016, aunque solo en ciertas salas. Más recientemente, y poco antes de su salida a la venta en VoD y DVD, los logroñeses pudimos disfrutarla gracias a la proyección llevada a cabo por la Filmoteca Rafael Azcona en la capital riojana.

Cartel promocional del filme.

Cartel promocional del filme.

El filme, que presenta una estructura tripartita, nos sitúa, en primer lugar, en 1999, durante las celebraciones del año nuevo chino en la localidad de Fenyang, al noroeste de China. Allí conocemos a la principal protagonista, Tao (Tao Zhao), que entre los coloristas dragones y la tradicional pirotecnia se ve envuelta en un triángulo amoroso con sus dos amigos de la infancia: Jinsheng (Yi Zhang), un próspero empresario que no duda en hacer alarde de su dinero y sus brillantes perspectivas económicas, y Liangzi (Jing Dong Liang), un honrado y discreto trabajador, empleado en las minas de carbón.

Jinsheng y Tao.

Jinsheng y Tao.

Tao y Liangzi.

Tao y Liangzi.

Al ritmo de la música electrónica y discotequera de los noventa, Tao tomará la importante decisión de casarse con uno de sus dos pretendientes, destrozando el corazón del otro, que optará por alejarse para siempre de la región. Tras una elipsis temporal, asistimos al nacimiento de su hijo Daole, con lo que se pone punto y seguido a la acción. Nos encontramos, aproximadamente, en el minuto 45 del filme y vemos por primera vez el título de la película sobre un fondo negro: todo lo anterior no ha sido sino un largo prólogo para introducirnos en la verdadera acción de la película, que comienza ahora, quince años después, en el año 2014.

Así pues, la segunda parte de la cinta se sitúa en el momento presente, y nos lleva a conocer la vida de los personajes antes introducidos y su divergente evolución. Tao y su hijo, que ahora tiene ocho años, son unos completos desconocidos que intentarán reconectar durante una breve reunión familiar, en unas escenas llenas de dramatismo y cotidianidad.

Tao acaricia la cabeza de su hijo, Daole.

Tao acaricia la cabeza de su hijo, Daole.

Finalmente, Jia Zhang-ke nos transporta en un nuevo salto temporal hasta el año 2025. Vemos entonces al joven Daole, homófono de “dólar” (Zijian Dong), que vive en Australia junto a su padre mientras se plantea regresar a China para reconectar con su madre, motivado por su profesora de chino Mia (Sylvia Chang).

La película se cierra así con una peculiar estructura circular, bailando al ritmo de los noventeros Pet Shop Boys y su mundialmente conocido “Go West”. Y es que la música tiene un papel crucial a lo largo del filme, como demuestra la repetición de la canción cantonesa “Take Care”, de Sally Yeh, a modo de leit motiv melancólico en las escenas cuyo dramatismo requiere ser ensalzado por la banda sonora.

Imagen promocional del filme.

Imagen promocional del filme.

El cineasta Jia Zhang-ke, que sorprendió con su descarnada visión de la China actual en Un toque de violencia (2013), la cual ya reseñamos y analizamos previamente en Ecos de Asia, retoma aquí su trayectoria de dramas sociales que le deparó éxitos como Pickpocket (1997), Placeres desconocidos (2002) o Naturaleza muerta (2006). Contando de nuevo con Tao Zhao, su esposa y musa cinematográfica, como protagonista, ahonda en temas que ya se dejan entrever en su filmografía anterior, como el contraste entre la ciudad y el campo, las desigualdades sociales o las consecuencias de la modernización del país.

Basculando entre las escenas sumamente estudiadas, en las que juega incluso con el fuera de plano, y otras tan naturales que parecen casi extraídos de un documental, Jia Zhang-ke nos relata un melodrama en tres tiempos, atreviéndose incluso a sumergirse en el futuro próximo, algo que no habíamos visto nunca antes en su filmografía.

Alabada por la crítica, aunque de disfrute lento, Más allá de las montañas nos hará reflexionar sobre la vida, el amor, la soledad y la familia, recorriendo junto a Tao los avatares de la juventud y la madurez, y sufriendo junto a ella a cada paso del camino.

Tráiler de la película en español.

Para saber más:

 


Notas:

[1] Más allá de las montañas / Shan he gu ren / Mountains May Depart (2015). País: China. Director: Jia Zhang-ke. Guión: Jia Zhang-ke. Música: Yoshihiro Hanno. Fotografía: Yu Lik-wai. Reparto: Tao Zhao, Zhang Yi, Liang Jingdong, Dong Zijian, Sylvia Chang. Productora: Coproducción China-Francia-Japón; Shanghai Film Group / Xstream Pictures / Arte France Cinéma / Office Kitano. Idiomas: mandarín, cantonés e inglés.

avatar Laura Martínez (81 Posts)

Licenciada en Historia del Arte por la Universidad de Zaragoza, actualmente cursa el Máster de Estudios Avanzados en Historia del Arte de la misma, especializándose en Cine.


Deja un comentario