Revista Ecos de Asia

Crónica del XXIV Salón del Manga de Barcelona. I. Una introducción al evento.

Artículo escrito en colaboración con Pablo Begué.

 

Los pasados días 1, 2, 3 y 4 de noviembre tuvo lugar la XXIV edición del Salón del Manga de Barcelona, el evento más relevante a nivel español acerca de esta temática. Desde Ecos de Asia, hemos tenido la oportunidad de acudir a la Fira Barcelona Montjuïc para llevar a cabo un reportaje en el que tratar diversos aspectos del amplio abanico de actividades que allí se ofrecían: exposiciones, presentaciones de novedades editoriales, stands de distribuidoras…

Cartel del XXIV Salón del manga de Barcelona, realizado por Marta Salmons. Podemos ver cómo se aglutinan en una misma imagen referencias a creadores, al público más infantil, aficionados a los videojuegos…

 

No obstante, y partiendo de una serie de datos generales, hemos de comentar que las actividades y stands del Saló del Manga se distribuían en varios pabellones, de modo que cada uno de ellos se centraba en un aspecto concreto. Los asistentes podían encontrar desde multitud de stands de editoriales, tiendas de segunda mano, grandes superficies, tiendas especializadas en merchandising, en cosplay o productos de carácter tradicional. Todo ello sin dejar de lado a creadores independientes, que contaban con su propia zona a modo de Artists’ Alley. Esto es algo que nos ha llamado la atención y que queremos subrayar, dado que este año la zona dedicada a fanzine y creadores se ha ampliado considerablemente en relación a la pasada convocatoria, permitiendo la participación de multitud de autores que no hacen sino aportar una mayor riqueza al evento propiamente dicho.

Igualmente, no podemos dejar de destacar la presencia de invitados procedentes del archipiélago nipón. Éste es el caso de autores como Paru Itagaki (constantemente ataviada con una máscara animal con la finalidad de conservar cierta intimidad) con su obra Beastars, publicada en España por Milky Way, y Nagabe, creador de La pequeña forastera, publicada por ECC. Cabe también mencionar la presencia de las autoras conocidas bajo el pseudónimo de Akira Himekawa, responsables de la adaptación al formato manga de varias entregas del título Zelda, así como de Daisuke Hagiwara (Horimiya y Ne nen no en), ambos bajo el sello de Norma Editorial; mientras que, en colaboración con Ivrea, destaca la presencia de Taishi Zaou y Eiki Eiki, autoras que han desarrollado su producción en el campo del BL.[1] Por último, debemos mencionar a Masaki Satô que inició su carrera en Studio Junio[2] para acabar en la actualidad formando su propia empresa: Red One. Esta amalgama de autores con estilos y obras tan diversas tuvieron un contacto directo con los fans que acudieron al evento gracias a distintas sesiones de firmas organizadas por las editoriales así como meet and greets y master classes a lo largo de todas las jornadas.

Es reseñable también el peso de otros elementos de la cultura nipona como es el caso de la música, con invitados tan interesantes como Nana Kitade, artista vinculada en sus orígenes con el movimiento lolita que ya realizó una gira previa como cantante por Europa en el año 2011. También Mika Kobayashi acompañaba a The Samurai Sword Artists Kamui, que, sobre el escenario principal ubicado en la plaza, demostraron sus movimientos de espada bajo la voz de la cantante.

La autora Paru Itagaki, premiada en esta edición del Salón del Manga por su serie Beastars.

Un elemento que nos ha llamado especialmente la atención es el peso que se le ha dado este año a la moda nipona de carácter más popular. Contando, en primer lugar, con una muestra de conjuntos que ilustra a la perfección algunas de las diversas corrientes del street style nipón: vestidos lolita, visual kei, decora kei… Esto se vio reforzado con la presencia de Junnyan, actualmente uno de los representantes más importantes de la llamada moda Harajuku y organizador de la conocida Harajuku Fashion Walk[3] de Tokio.

En esta fotografía podemos ver a Junnyan junto a Magdalena Gómez, representante de Madame Chocolate. Fotografía obtenida de la página web del Salón del Manga de Barcelona.

El cosplay es otro aspecto que cada vez cobra más relevancia en este tipo de eventos de temática manganime, ya no sólo gracias a la gran cantidad de asistentes que acuden caracterizados como sus personajes favoritos sino también bajo el prisma de la consideración cultural de este fenómeno. Por ello no es extraño ver participantes de carácter internacional entre los invitados, como es el caso de la pareja artística conocida bajo el pseudónimo de Banana Cosboys, llegados desde México, la cosplayer Luiza, desde Polonia, y los españoles Ayuru y Galefic, representantes de nuestro país en diversas competiciones como la Clara Cow’s Cosplay Cup de 2018.

Podemos afirmar que los grandes nombres de cartel, aunque con menor recorrido que los de otros años, han conseguido consolidarse como figuras referentes en las líneas de manga más indie dentro de nuestras fronteras, lidiando con algunos de los autores de convocatorias pasadas. Por su parte, atendiendo a los premios otorgados a nivel popular, estos han conseguido empujar hacia el estrellato a algunas de las editoriales más rompedoras en España de los últimos tiempos, como es el caso de Fandogamia, demostrando que el público está dispuesto a recibir con los brazos abiertos propuestas que hasta hace unos años ni siquiera nos hubiéramos planteado.

Con este repaso general al evento concluimos este primer artículo de nuestra crónica del XXIV Salón del Manga de Barcelona. En los siguientes artículos de esta reseña, nos adentraremos en las diversas actividades propuestas por el salón así como en las presentaciones tanto editoriales como audiovisuales.

 

Notas:

[1] Boys Love, también denominado con mayor o menor acierto yaoi. Para más información acerca de este género véase la siguiente serie de artículos.

[2]    Estudio de anime iniciado en la década de 1970 responsable de creaciones tan versátiles como La vuelta al mundo de Willy Fog, Lupin III o Animaniacs.

[3]    Evento de origen nipón en el que se reúnen grupos de personas para celebrar un ecléctico desfile de modas urbanas. Actualmente varias ciudades a lo largo y ancho del mundo han replicado esta iniciativa como sistema de reconocimiento social.

avatar María Gutiérrez (131 Posts)

Graduada en Historia del Arte por la Universidad de Zaragoza, Máster de Estudios Avanzados en Hº del Arte y Máster en Formación de profesorado en Educación Secundaria por la misma universidad. Actualmente se encuentra ultimando su tesis doctoral acerca del coleccionismo de muñecas tradicionales japonesas.


Share

Deja una respuesta