Revista Ecos de Asia

Information

This article was written on 29 Dic 2015, and is filled under Crítica, Literatura.

Current post is tagged

, , , , , , ,

“Las palomas pasajeras”, un cuento japonés de Javi Pessoa.

Si hace un año la joven editorial Chidori Books se iniciaba en el campo de la literatura infantil editando Kai-no-hi, una fábula animal del afamado Kenji Miyazawa, este año vuelve a acercarse al público infantil dando el salto al papel con Las palomas pasajeras, un cuento de inspiración japonesa que firma e ilustra el sevillano Javi Pessoa.

Portada del libro

Portada del libro

En apenas treinta y seis páginas, de escaso texto pero de singulares y cuidadas ilustraciones, se nos relata la historia de Shimo, una niña que todas las primaveras prepara con ternura la bienvenida a las palomas migratorias, que regresan al pueblo tras su ausencia invernal. Sin embargo, este año la espera se hará más larga que nunca.

Al contrario de lo que cabría esperar en un cuento infantil, Pessoa no terminará su libro con un final el feliz.[1] En este sentido, su obra entronca -y no solo estéticamente,[2] como detallaremos a continuación-, con una larga saga de obras japonesas, tanto centenarias como más recientes, en las que el amor y la relación con la naturaleza, así como las consecuencias negativas de los excesos de la actividad humana, son un tema principal.

Vista general de libro, en el que se aprecian las palomas pasajeras que le dan nombre.

Vista general de libro, en el que se aprecian las palomas pasajeras que le dan nombre.

Intuyendo que tras su brevedad y parquedad había mucho de real, nos dirigimos a su autor. Javi Pessoa es ilustrador, investigador y docente[3] y su vinculación con Japón es tanto académica como personal desde hace más de diez años.

Cada año planifico el verano con la ilusión de ir a la casa familiar de mi mujer, en el norte de Japón, -nos cuenta- a reencontrarme con los vecinos y hacer como que vivo como si fuera un miembro más de aquella comunidad, aunque sólo sea por tres o cuatro semanas. (…) Koide es un valle hundido entre montañas, que se divide en dos por el paso del río Uono. La ribera filtra el agua, de manera que a los márgenes del río Uono surgen numerosos humedales. Muchas aves migratorias, como el milano o la garza, aprovechan estos lugares para anidar, o simplemente para pasar las estaciones cálidas. La historia de Las palomas pasajeras surge de este contexto (…)

Licenciado en Bellas Artes por la Universidad de Sevilla, continuó sus estudios en Japón y se doctoró en Dibujo con una tesis sobre las flores y los pájaros en la pintura nihonga,[4] que recientemente publicó la editorial Comares. La estética y la temática nihonga prevalece -de manera más que intencionada- en las ilustraciones del libro, pues domina en ellas el elemento natural sobre el humano/artificial:

Todos los planos están formados por texturas sacadas de tejidos y de papeles de fibras naturales. De una manera u otra, he intentado evitar los elementos artificiales, también en lo representado, porque pienso que puede ser un obstáculo a la lectura del cuento. Simplemente, creo que el lector (…) percibirá mejor el cariño que la protagonista dirige al mundo natural a través de los materiales más nobles y sencillos.

Nos aclara también que aunque las ilustraciones contienen retoque y algunos trazos digitales, todas tienen una base de collage con varias capas de papeles y tela, para mantener un resultado lo más parecido posible al de la pintura nihonga.

En las ilustraciones de Pessoa se aprecia la preferencia por los elementos y formas naturales y tradicionales.

En las ilustraciones de Pessoa se aprecia la preferencia por los elementos y formas naturales y tradicionales.

Como en muchos otros casos, la afición de Pessoa por Japón surgió en su adolescencia y ligada a los videojuegos, lo que le empujó a estudiar japonés como método para comprender mejor la cultura nipona. Y hace ya más de diez años, comenzó a abrirse paso en el dedicado mundo de la docencia, como profesor interino de japonés en la Universidad de Sevilla.

Fue entonces cuando me dí cuenta de que a veces es necesario explicar algunas singularidades del japonés con dibujos. -explica- En el proceso de memorización de los kanji, diría que es casi imposible fijar en tu cabeza tanta cantidad de información abstracta sin un dibujo que ayude a visualizar una imagen figurativa. Gracias a la ayuda de los alumnos de japonés estamos engrosando un banco de imágenes de kanjis ilustrados.

Como adelanto, Pessoa ha compartido las representaciones gráficas de algunas expresiones idiomáticas japonesas en su perfil de Facebook. Vistos los resultados, no podemos sino felicitarles por la iniciativa, que sin duda ayudará al aprendizaje del japonés por parte de muchos hispanohablantes.

idioms

Ilustraciones para los idioms 猫の額(neko no hitai, “la frente de un gato”), “comerse las hierbas del camino” y 猫の手も借りたい (“tomar prestadas las patas de un gato”).

En definitiva, Las palomas pasajeras es un cuento tierno aunque no “pasteloso”, sencillo pero delicado, que trasmite de una forma sintética y con un formato adecuado -la edición en papel es especialmente útil al estar dirigida a niños de tan corta edad- muchos años de fascinación e investigación teórica en la cultura y la lengua japonesa. Su lenguaje sincrético, moderno pero tradicional, la convierte en una obra perfecta para iniciar a los más pequeños, de manera ligera y sin producir extrañamiento, en los valores culturales del País del Sol Naciente.


Notas:

[1] Las palomas pasajeras no regresarán ese año al pueblo de Shimo. Cabe suponer que, tal y como sucedió con las palomas pasajeras norteamericanas (Ectopistes migratorius), las aves no regresen junto a Shimo como consecuencia de la actividad humana. Como curiosidad, cabe mencionar que esta especie de paloma migratoria -que guarda mayor similitud física con las representadas en el cuento que la variedad japonesa- pasó de ser el ave más común de Norteamérica a extinguirse en menos de dos siglos.

[2] Hace unos días el autor recordaba, celebrándolo con una ilustración, el nacimiento de Chihiro Iwasaki, ilustradora japonesa muy conocida por sus obras infantiles y conciliadoras.

[3] Además de ser profesor de grabado, Pessoa también trabaja realizando contenidos docentes para idiomas en las universidades de Sevilla y Pablo de Olavide.

[4] La nihonga (“pinturas de estilo japonés”) es la corriente tradicionalista de la pintura japonesa contemporánea, en la que prevalecen las temáticas, materiales y valores estéticos de las representaciones plásticas del país previas a la irrupción de la pintura occidental durante el periodo Meiji.

avatar Marisa Peiró Márquez (92 Posts)

Marisa Peiró Márquez (marisapeiro@ecosdeasia.com) es Licenciada en Historia del Arte y Máster en Estudios Avanzados de Historia del Arte por la Universidad de Zaragoza. Actualmente, sigue en esta universidad, terminando su tesis doctoral y curso el Diploma de Especialización en Estudios Japoneses. Se especializa en el Arte y la Cultura Audiovisual de la primera mitad del s. XX, y en las relaciones artísticas interculturales, especialmente entre Asia y América Latina (fue becaria del Gobierno de México), con especial interés en el Sudeste Asiático y en Oceanía.


One Comment

  1. […] batalla de los cerezos en flor, un relato breve de Ángel Agüeras, y dentro de la línea infantil, Las palomas pasajeras, de Javier Pessoa), pero sí es la primera obra de entidad que publican en esta línea. La segunda […]

Deja un comentario