Revista Ecos de Asia

Information

This article was written on 15 Sep 2017, and is filled under Cine y TV.

Current post is tagged

, , , ,

Otra mirada al “Steven Spielberg” del cine chino, Feng Xiaogang; la comedia negra If you are the one (2008)

Cartel del filme

Tras acercarnos en un artículo anterior a la figura del cineasta Feng Xiaogang (Pekín, 1958), creador del anteriormente comentado El banquete (Ye Yan, 2006), recuperamos ahora la obra de este director para evaluar la comedia negra If you are the one, 2008), un gran éxito en taquilla en China que luego abrió camino para hacer historia, ya que su secuela (If you are the one 2, 2010), fue la primera película china a estrenar en Norteamérica. Visto que el ya mencionado El banquete se sale del repertorio habitual del cineasta, es pertinente profundizar en su obra tratando una película que se encuadra mejor en el repertorio habitual de este director, como es la comedia romántica que trata situaciones cotidianas con mucha ironía.

En la película If you are the one, el tema central gira en torno a un personaje masculino, Qin Fen ya entrando en años que siente la necesidad de encontrar rápidamente una esposa con quien compartir su vida. Ganador de una fortuna gracias a un invento estúpido que vende a un hombre de negocios ingenuo, parece ser que sólo le falta una relación amorosa para hacer que su vida sea perfecta. Tratando la realidad de las citas por internet, el cineasta consigue llevar al espectador a la risa, por medio de situaciones cómicas, a pesar del dramatismo. Por ejemplo, una de las supuestas citas aprovecha la situación para hacerle una venta inmobiliaria. Cada mujer no es lo que parece a primera vista. Cuando por fin tropieza con que le atrae, resulta ser una mujer con tendencias suicidas que necesita emborracharse cada noche porque está atormentada por el recuerdo de un hombre casado con quien tuvo una aventura, pero que no ha dejado de querer. A pesar de su belleza y aparente dulzura, Qin intenta poner fin al encuentro, pero ella le persigue y acaban contando sus tristes historias de amor. Después de hacer llorar a Qin obligándole a contar una historia dolorosa en que perdió la mujer que amaba por el suicidio y echarle la culpa por no protegerla lo suficiente, ella le propone un trato: será su pareja siempre que esté dispuesto a aceptar que su corazón pertenezca a otro.

El astuto Qin acepta sus términos pero piensa que podrá manipular la situación para que luego ella acabe enamorándose de él. En este sentido se diferencia mucho del personaje cuyo papel desempeñó el actor en el drama medieval anterior, El banquete. Parece que tiene muchos más recursos a la hora de enamorar a la mujer, pero, al final, tanto Qin como su homólogo medieval se muestran impotentes cuando intentan controlar el deseo femenino. En el caso de Qin no consigue alejarla de su obsesión por un amor anterior. Todo concluye cuando ella le escribe una nota de despidida y se va al mar para suicidarse tirándose de un acantilado.

En El banquete el cineasta se pone de alguna manera de parte de las mujeres, o por lo menos las presenta bajo un prisma favorecedor pero esta película trae consigo la incógnita de una mujer supuestamente débil porque intenta suicidarse. Pero, visto de otra manera, esto acarrea de algún modo cierto sentido de honor porque no cede a los deseos de un hombre que no le atrae físicamente.

Por casualidad no muere, sino que es rescatada por un pescador que la ve tirarse al mar. Además, parece ser que esta experiencia tan próxima a la muerte tiene como resultado la desaparición de su obsesión con el hombre casado y, recuperándose de sus heridas, se compromete con Qin. La película termina con la aparente idea de que ella se ha convertido por fin en la mujer perfecta para Qin y todo acabará felizmente.

Sin embargo, la escena del suicidio y la reacción de los que reciben las noticias y piensan que ha muerto dejan huella en el espectador, quien difícilmente se puede creer que esta historia acaba felizmente. Hay algo siniestro, fantasmagórico en el personaje femenino al final que hace pensar incluso que solo está medio viva. Terminada la película, difícilmente pueden despejarse muchos interrogantes sobre el futuro de la pareja que sólo se resuelven en su secuela: If you are the one 2 por lo que esta merece una breve consideración.

El intento de suicidio al final del filme parece ser una solución para una historia poco creíble. En este sentido, el principio de la segunda película sirve de comentario sobre lo que pasa después de que la pareja se consolide en la primera. Se analiza con toda frialdad la incompatibilidad de una pareja con diferencias muy grandes de edad. Efectivamente, la cinta se convierte en lo que otros críticos han clasificado como un screwball comedy, o una comedia sobre el sexo pero sin sexo. De nuevo repite esa mirada insólita hacía la realidad cuando, nada más empezar, se celebra una ceremonia de divorcio como si fuese una boda.

Visionando las películas de este cineasta se percibe una predisposición para incomodar al espectador al tratar situaciones habituales de la vida que pensábamos que eran heimlich o familiares, pero con su mirada disecciona la realidad y revela todo lo contrario. De hecho, hasta da la impresión de que parte del éxito de su cine es la capacidad de provocar un sentimiento de desasosiego en el espectador aun incluso cuando los argumentos parecen totalmente predecibles, elaborados a partir de fórmulas de éxito. En este sentido es un cineasta comprometido con contar historias con una buena dosis de realidad por contraste con esas otras películas puramente comerciales que solo buscan vender.

Lo que tienen en común Spielberg y Feng Xiaogang, de entrada, parece radicar en el nivel de popularidad que disfrutan ambos, Xiaogang en China, y Spielberg sobre todo en Norteamérica. Sin embargo, a diferencia de Spielberg, Feng tiene muchas más restricciones a la hora de rodar debido a la censura. Triunfar y tener ganancias multimillonarias bajo dichas condiciones tiene, por lo tanto, incluso aún más mérito. Comentando su película Back to 1942 (2012), por ejemplo, dijo que si hubiera podido la habría hecho más oscura, más cruel. También se ve la similitud en que ambos han experimentado con tipos muy diferentes de película e incluso han emprendido proyectos aparentemente motivados por cuestiones más personales que comerciales.

La maestría en cuestiones técnicas es indudable en ambos, pero si Spielberg logró la fama en parte gracias a su uso de efectos especiales, en Feng Xiaogang la belleza estética de su cine reside más en la escenificación de sus secuencias, eligiendo paisajes reales o creando escenarios que completan perfectamente la acción. Es curioso, en este sentido, como en If you are the one utiliza una gran profundidad de campo para hacer más mágicos los pequeños acontecimientos que tal vez desde fuera parecen insignificantes, pero para un individuo tienen una gran trascendencia. Escoge por ejemplo los restaurantes más lujosos, vistas y atardeceres deslumbrantes, etc. para embellecer las escenas. Esto también ocurre con los travellings: mientras la cámara sigue un personaje de espaldas tenemos una visión panorámica de trasfondos impresionantes. Recuerda mucho las escenas de su película El banquete, donde la cámara a menudo sorprende al abrirse el campo a grandes panorámicos de suntuosos palacios en el fondo.

Aprovecha gran variedad de angulaciones de cámara, hasta la cenital en la escena final del barco, cuando su novia se despide para siempre de un ex amor para comprometerse definitivamente con Qin. El jugar con las angulaciones de la cámara lo utiliza sobre todo con Qin para enfatizar las idiosincrasias de su personaje, que a ratos se comporta un poco como un payaso, disfrazándose de oso, o se pone una máscara graciosa, etc. En cuanto a los planos, hay una escena muy interesante en que encuadra a dos personajes mirando en direcciones opuestas con una simetría casi perfecta de las caras en perfil para enfatizar la distancia emocional entre ambos (minuto 38:40).

Fotograma de la película ilustrando con el cineasta transmite visualmente la idea de distancia emocional entre los personajes

En cuanto al trabajo de los actores, esto es, tal vez, lo que hace la producción accesible a un público internacional. La gran expresividad de las caras de los actores principales es tal vez lo que más ayuda a superar el problema del idioma. Cabe resaltar que la belleza y talento de la actriz principal, Shu Qi contribuye sin duda al encanto de la película.

En definitiva, esta cinta es altamente recomendable, una fiesta visual, que transmite al espectador todo un abanico de emociones. Aunque algunas verdades sobre las citas en internet o la dificultad de entenderse realmente con alguien no son solo difíciles, sino dolorosos de asimilar, no molesta este aspecto de la película. Fue un éxito comercial porque su historia predecible es divertida y del tipo que suele entretener a las masas. Considerando las limitaciones actuales que tiene el cineasta, es evidente que difícilmente llegará a hacer un cine cuya primera consideración es que valga como arte.

avatar Simon Kelly (13 Posts)

Graduado en Historia del Arte e investigador en relaciones entre el cine y la literatura.


Share

Deja un comentario