Revista Ecos de Asia

Information

This article was written on 22 Jun 2018, and is filled under Crítica, Cultura Visual.

Current post is tagged

, , , , ,

Reseña manga: “Pescadores de medianoche”, de Yoshihiro Tatsumi

La editorial Gallo Nero le ha cogido el gusto a sus incursiones en el gekiga. Después de recuperar la figura de Yoshiharu Tsuge con El hombre sin talento y La mujer de al lado, y tras la publicación de La chica de los cigarrillos de Masahiko Matsumoto, hace una nueva incursión en esta corriente de manga originada en los años sesenta y setenta con Pescadores de medianoche, de Yoshihiro Tatsumi.

Pescadores de medianoche es una recopilación de nueve relatos cortos que Tatsumi, uno de los primeros mangakas dedicados al gekiga y responsable de este término, publicó entre 1972 y 1973, los cuales fueron recopilados en una antología en Japón en 2013.

Como el propio Tatsumi reconoce en unas notas iniciales, estas historias pretenden reflejar las clases sociales más desafortunadas durante el periodo del florecimiento del milagro económico japonés que daría lugar a la gran burbuja económica que experimentó el país durante los años ochenta.

En estas historias encontramos ante todo una representación y una reflexión sobre la vida cotidiana de una serie de personajes de origen humilde que viven condicionados por las limitaciones de su situación, en constante conflicto con el alocado y despilfarrador modo de vida que parece exigirles la sociedad para considerarlos seres de provecho.

Sin embargo, no todas las historias pertenecen estrictamente al género costumbrista, también aparecen retazos de ciencia ficción, otro de los géneros punteros durante las décadas centrales de siglo. Así, se ha incluido en esta antología El palacio de la mujer, una historia publicada originalmente en la revista SF Like (Al estilo de la ciencia ficción), que se vale de representaciones futuristas para reflexionar sobre los problemas cotidianos de la sociedad contemporánea.

Tatsumi hace gala de una narración distendida, en la que el drama no se apodera del tono de cada historia. Por supuesto, hay un componente dramático muy poderoso en cada una de ellas, algo inevitable ante las premisas de cada relato, pero está tratado con absoluta naturalidad, de manera que no se recrea en el sufrimiento.

Estilísticamente, el dibujo es hijo de su tiempo. Donde mejor se percibe es en los personajes, que se muestran de manera realista, aunque sencilla y estilizada. Contribuye mucho la moda de la época, que se ve reflejada en la forma de vestir, el peinado, el vello facial y las gafas de los personajes, reforzando la idea de un diseño supeditado a un momento histórico concreto.

La edición comparte formato y diseño con La chica de los cigarrillos, dando lugar así a una colección en la que recuperan diferentes títulos de esta corriente del manga. Por su parte, e insistiendo en el gekiga, Gallo Nero mantiene por otro lado otra serie dedicada a Yoshiharu Tsuge, de quien pronto publicarán un nuevo título. No pueden ser mejores noticias, habiendo demostrado el mimo con el que Gallo Nero edita sus obras de manga.

avatar Carolina Plou Anadón (202 Posts)

Historiadora del Arte, japonóloga, prepara una tesis doctoral sobre fotografía japonesa. Autora del libro “Bajo los cerezos en flor. 50 películas para conocer Japón”.


Share

Deja un comentario