Revista Ecos de Asia

Representación y diversidad en Hallmark Channel: “Sweet Pecan Summer”

Parece que fue ayer cuando aún retozábamos felices en la playa, ajenos a toda preocupación y, sin saber muy bien cómo, nos hallamos a dos meses de las Navidades. Al margen de las tendencias de moda y la cantidad de especias de nuestros cafés, nada marca tan bien el paso de las estaciones como las películas para televisión y, más en concreto, el amplio repertorio del canal americano Hallmark Channel, que nos agasaja con comedias románticas para cada momento del año. A finales de septiembre se anunciaron ya las producciones navideñas que llegarán a la pequeña pantalla este octubre,[1] y entre ellas encontramos algunas cintas con representación asiática entre sus protagonistas pero, ¿cómo hemos llegado hasta aquí? En el artículo de hoy veremos el lento proceso de adaptación que ha experimentado esta cadena, analizaremos algunos ejemplos de diversidad en sus películas (con especial atención a los personajes de origen oriental), y pondremos el foco en el que ha sido su primer filme con un plantel asiático: Sweet Pecan Summer, una cinta veraniega que fue emitida por primera vez el 28 de agosto.

Cartel promocional de Sweet Pecan Summer

Pasito a pasito

Para aquellos que no estén familiarizados con la televisión americana, Hallmark Channel es un canal conservador, dirigido a todos los públicos, pero especialmente a una audiencia familiar, blanca y de clase media americana, sustentando unos valores tradicionales y predominantemente cristianos. Sin embargo, poco a poco, sus producciones van explorando los límites del conservadurismo estadounidense, tratando de modernizarse para incluir temas y problemáticas actuales. Un ejemplo de ello es la cada vez mayor presencia de protagonistas afroamericanos en sus cintas. Sin embargo, esta evolución no está siendo un proceso rápido y fluido, sino más bien una guerra de trincheras con los sectores más retrógrados de su audiencia.

El lance más sonado fue el de la inclusión del colectivo LGTB. Durante la campaña navideña de 2019, la cadena emitió un anuncio de la compañía Zola, encargada de planificar eventos, en el que aparecía una pareja de lesbianas casándose. Las críticas fueron feroces, hasta el punto de que un grupo de madres lanzó una petición online para que retiraran el anuncio, como así se hizo. La decisión de eliminar el anuncio generó una nueva oleada de críticas, alentando incluso a boicotear la cadena, y el debate concluyó con el despido del director ejecutivo. Desde entonces, a lo largo de 2020 las películas de Hallmark Channel fueron desafiando la zona de confort de su audiencia, incluyendo primero una boda entre lesbianas en el filme veraniego Wedding Every Weekend, y más tarde una pareja gay entre los protagonistas de la película navideña The Christmas House.

Si bien estos casos son algo extremos, por la polémica moral que tienen detrás, nos permiten ver cómo, lentamente, la televisión estadounidense ha ido ampliando su abanico de diversidad para volverse más inclusiva.

En lo que respecta a  la presencia asiática en Hallmark Channel, el avance ha sido igualmente parsimonioso y los principales progresos han llegado en este 2021. Hasta este año, los personajes asiáticos y sus líneas argumentales se limitaban a servir de apoyo a los protagonistas caucásicos o afroamericanos: la mejor amiga, el cuñado, la camarera, el compañero de oficina… La piedra de toque en este vía crucis hacia la inclusión ha sido Right in Front of Me, estrenada el 17 de abril, y cuya importancia radica en ser la primera película de esta cadena en contar con dos protagonistas asiático-americanos: Janel Parrish, cuya madre es china de la etnia Han, y Marco Grazzini, hijo de madre filipina y padre italiano.

Cartel promocional de Right in Front of Me

En esta comedia romántica primaveral, Janel Parrish (a la que muchos recordarán como Margot, la hermana mayor de Lara Jean en la saga A todos los chicos) interpreta a Carly Mason, una estilista de bodas de Los Ángeles que necesita desesperadamente un descanso para superar una ruptura amorosa. Su mejor amiga, Sydney Carlton, la invita entonces a pasar unas relajantes vacaciones en el spa en el que trabaja, a las afueras de San Francisco. Allí se encuentran con varios conocidos de la universidad celebrando una boda en el hotel, entre ellos el guapísimo Matt Harper, antiguo crush de Carly con el que estuvo a punto de tener una cita que nunca pudo ser. Ante esta segunda oportunidad que parece haberle ofrecido el destino, nuestra protagonista tratará de reavivar la chispa existente entre ambos, sin embargo, sus habilidades para ligar son nulas y requerirá la ayuda del amable ayudante de cocina Nick Rivera (a quien da vida Marco Grazzini), quien a su vez trata de hacerse un hueco en el complicado mundo gastronómico con su peculiar estilo fusión de comida filipina. ¿Se dará cuenta Carly de cuál de estos hombres es el más adecuado para ella?

En una entrevista a los medios, Janel Parrish hacía constantes referencias a lo histórico de este momento, destacando especialmente lo importante que resulta ofrecer visibilidad a las minorías y conseguir dar voz a una América más plural, uniendo así diversidad y representación.

Verano asiático: Sweet Pecan Summer

Si bien la primavera trajo los primeros brotes verdes en cuanto a la presencia de asiáticos en estas películas, gracias a Right in Front of Me, fue en verano cuando pudimos recolectar los frutos de este largo proceso hacia la inclusividad con la película Sweet Pecan Summer, que incluye una pareja interracial y gira en torno a una familia asiática-americana.

Amanda Lin (interpretada por la actriz taiwanesa-americana Christine Ko) trabaja en una compañía de cosméticos de Atlanta, pero debe regresar a su pequeña localidad natal, en el mismo estado de Georgia, para ayudar a su tía Carol (Lauren Tom) en la recolección de nueces pacanas después de que esta tenga un accidente y se lesione la muñeca.

La tía Carol, que aún con una sola mano es capaz de hornear deliciosas tartas de pacana.

Cuando llegue allí, ambas tendrán una difícil conversación cuando la tía le confiese que en realidad esta pequeña lesión ha sido una llamada de atención y que ha decidido vender la casa y mudarse con su pareja, con quien mantiene una relación a larga distancia. Incapaz de negarse, Amanda prometerá ayudarla a vender la finca familiar, que alberga tantos recuerdos de su infancia como nueces hay en su huerto.

Los problemas llegarán cuando descubra que el único agente inmobiliario capaz de ayudarla en su tarea no es otro que su ex novio del instituto y ex jugador de béisbol J.P. Milligan (Wes Brown). La tensión inicial entre ambos se va disolviendo a medida que redescubren todo lo que les unía tanto tiempo atrás.

Ko, Brown y Tom, en un momento del rodaje.

La clave de este filme, y que supone un elemento diferencial hasta ahora, es el hecho de que la familia en su totalidad sea asiática. No es un personaje secundario sin apenas peso en el guion, no son protagonistas que intentan incluir elementos peculiares de su cultura de origen en la trama, sino que se trata de una familia americana, que comparte los mismos valores que cualquier otra de las que pueblan este tipo de películas, pero que, casualmente, tiene una etnicidad diferente a la caucásica. Y esa es la integración de la que hace gala Sweet Pecan Summer, la normalización de esos “otros” tipos de familia que son igualmente americanos, como epítome de la inclusividad.

Fotograma de Sweet Pecan Summer en el que vemos a la familia Lin reunida al completo.

¿Un cambio de tendencia?

Sweet Pecan Summer supone la asimilación de los asiáticos dentro de la sociedad americana y certifica que, por fin, incluso los medios más tradicionales se hacen eco del crisol de culturas que es Estados Unidos pero, ¿tendrá esta cinta continuidad en el futuro o volverán los asiáticos a ser un mero atrezo, aportando color en un segundo plano?

Solo el tiempo podrá dar respuesta a esta cuestión pero, por el momento, como mencionamos al principio, ya tenemos en el horizonte un par de películas navideñas con protagonistas asiáticos: por un lado, Janel Parrish regresa con Coyote Creek Christmas, y antes conoceremos a la pareja compuesta por Catherine Haena Kim, una actriz coreana-americana, y el indo-guyanés Raymond Ablack, que protagonizan Boyfriends of Christmas Past.

Imagen de Boyfriends of Christmas Past

Sin duda, la creciente presencia asiática en la pequeña pantalla es un motivo más para esperar con ansia la llegada de la época más maravillosa del año.

Para saber más:

  • Entrevista a Janel Parrish en TooFab.
  • Ficha de Right in Front of Me en IMDb.
  • Ficha de Sweet Pecan Summer en IMDb.

 

Notas:

[1] No, no nos hemos equivocado de mes. La programación especial navideña de esta cadena televisiva se inicia el 22 de octubre en una cuenta atrás (Countdown to Christmas) plagada de películas de estreno. Toda la información, aquí.

avatar Laura Martínez (169 Posts)

Licenciada en Historia del Arte por la Universidad de Zaragoza y Máster de Estudios Avanzados en Historia del Arte de la misma, con especialización en Cine. Actualmente realiza estudios de Doctorado en la Universidad de La Rioja.


Share

Deja una respuesta

Lo siento, debes estar conectado para publicar un comentario.