Revista Ecos de Asia

“Sakura” de Matilde Asensi: el Van Gogh más japonés

La autora alicantina Matilde Asensi es una de las escritoras más populares del panorama literario español. A lo largo de veinte años ha ido configurando un género, a medio camino entre la intriga y la novela histórica, basado en la búsqueda de tesoros ocultos a través del desarrollo de pruebas y la resolución de acertijos, que alcanzó cotas de bestseller gracias a El último Catón (2000). En sus novelas explora diversos momentos históricos de gran atractivo para el lector, algunos de ellos con vínculos orientales, como ocurría en Todo bajo el cielo (2006), en la que su protagonista, Elvira, viaja hasta China en busca de la tumba del Primer Emperador. Su última obra, que llegó a las librerías españolas este mes de marzo, lleva por título Sakura y en ella combina la pintura de Van Gogh con la cultura japonesa.

Imagen en la que pueden verse las portadas de Todo bajo el cielo y Sakura, ambas novelas de Matilde Asensi de inspiración oriental. Fotografía de la autora.

La novela se inicia en París, en el interior de la Galería Père Tanguy, donde el japonés Ichiro Koga actúa de anfitrión ante un ecléctico grupo de desconocidos: Odette Blondeau, una enfermera de Marsella; el contratista de Michigan John Morris; Oliver Roos, un artista urbano de Liverpool, y la pintora de Milán Gabriella Amato, además de Hubert Kools, dueño de una galería de arte de Ámsterdam que es, asimismo, el narrador de la historia. Ichiro les contará entonces un extraño relato referente al último cuadro pintado por Van Gogh: Retrato del doctor Gachet. En 1990 esta pintura fue adquirida por el magnate japonés Ryôei Saitô por ochenta y dos millones y medio de dólares pero al año siguiente el fisco japonés le cobró veinticuatro millones por dicha compra. A modo de venganza, Saitô anunció que se llevaría el cuadro a la tumba y, siguiendo el rito sintoísta, sería incinerado junto a él. Sin embargo, el padre de Ichiro Koga, dueño de una funeraria, optó por desafiar los deseos del difunto y rescatar el cuadro, dándose cuenta entonces de que aquello que tenía entre sus manos era una mera falsificación y que el cuadro permanecía oculto en alguna localización secreta. El astuto Saitô había elaborado un retorcido juego con la intención de que las autoridades japonesas buscaran el cuadro, y eso es lo que deberá hacer este grupo de extraños, escogidos con cuidado por sus habilidades.

Da comienzo así una peligrosa aventura, plagada de pruebas de diversa índole, que llevará a nuestros protagonistas desde París hasta Japón, siguiendo la estela del Van Gogh desaparecido. La clave del misterio se encuentra en otro retrato del genio holandés: Retrato de Père Tanguy, o más concretamente en el fondo del mismo, decorado por seis estampas ukiyo-e de variada temática, que tanta influencia tuvieron en los artistas europeos del siglo XIX.

Izquierda: Retrato del doctor Gachet; derecha: Retrato de Père Tanguy. Ambos cuadros suponen el fin y el medio de esta búsqueda que centra el argumento de la novela Sakura.

Como no podía ser de otra manera, cada uno de estos retos pondrá a prueba el talento artístico de los protagonistas así como sus conocimientos sobre Van Gogh, pero también ocultan peligros muchas veces asociados a la tradición japonesa, tales como las púas tetsubishi, unas afiladas agujas ninja que emergían del suelo para destrozar los pies de sus enemigos, o el metsubushi, una especie de gas pimienta usado por los ninjas para cegar a sus oponentes.

Además de las armas empleadas por los ninjas, las referencias a Japón y su cultura son inagotables y se dejan entrever a lo largo de la novela, desde las estampas de artistas como Hokusai, Keisai Eisen o Hiroshige, que son empleadas a forma de pistas en esta búsqueda, hasta los ritos funerarios sintoístas, pasando por la distribución de la casa tradicional japonesa o la importancia del té matcha y su ritual. A esto se unen otros elementos del Japón más moderno, como la yakuza o los locales de pachinko.

Con el estilo característico de Matilde Asensi, Sakura es una obra que atrapa al lector desde el primer capítulo, transportándolo a una aventura llena de emoción y acción, pero tan bien documentada que resulta didáctica a la vez que entretenida. La autora resuelve así, de forma novelada, uno de los mayores misterios de la Historia del Arte como es el paradero del último Van Gogh.

Los apasionados de Japón encontrarán aquí una muestra representativa de los elementos nipones que tanto atraen a los foráneos, mientras que los amantes del arte podrán deleitarse con los entresijos del mercado artístico, aprendiendo interesantes detalles sobre los Impresionistas, las relaciones entre Oriente y Occidente o incluso la teoría del color. Además, esta preciosa y cuidada edición cuenta con reproducciones a color de los cuadros de Van Gogh, que harán las delicias de cualquier aficionado a la lectura, al arte y, a fin de cuentas, a la belleza.

Para saber más:

avatar Laura Martínez (169 Posts)

Licenciada en Historia del Arte por la Universidad de Zaragoza y Máster de Estudios Avanzados en Historia del Arte de la misma, con especialización en Cine. Actualmente realiza estudios de Doctorado en la Universidad de La Rioja.


Share

Deja una respuesta

Lo siento, debes estar conectado para publicar un comentario.