Revista Ecos de Asia

Information

This article was written on 28 Dic 2015, and is filled under Varia.

Current post is tagged

, , , , , , , , , , , , , , ,

El reflejo del otro IV: Y llegaron las Bratz

Como ya hemos comentado en entregas anteriores (El reflejo del otro I, II y III), el fin de esta serie de artículos es aproximarnos y definir la imagen de Asia que se proyecta a través de algo tan cotidiano como son las muñecas producidas en Occidente. Quizás no seamos conscientes de ello, si tenemos en cuenta la escasa valoración de estos juguetes -que, principalmente, se orientan al consumo infantil y la atracción de este espectro de público-, pero estas pequeñas figuras nos permiten viajar desde el Japón más tradicional hasta las concurridas calles del Tokio actual, ejemplo que podemos ver en los modelos que nos ocupan en este texto: las Bratz.[1]

Estas son unas muñecas que salieron al mercado en el año 2001 gracias a la empresa MGA (Micro-Games America) -en España fueron comercializadas por la firma Bandai-, a pesar de unas primeras reticencias por parte de los altos cargos, considerando el diseño arriesgado y completamente diferente de los prototipos presentados por Carter Bryant, responsable del desarrollo de esta línea de juguetes. Un primer lanzamiento de cuatro modelos de muñeca (Cloe, Yasmin, Sasha y Jade) demostró que la continuidad de la línea Bratz era una apuesta segura, ya que las ventas se habían disparado nada más estar disponibles en las tiendas.

Primera edición del personaje de Jade (2001). Como podemos apreciar, salvando el cabello negro, no se recurren a otros rasgos que puedan identificar esta muñeca como asiática.

Primera edición del personaje de Jade (2001). Como podemos apreciar, salvando el cabello negro, no se recurren a otros rasgos que puedan identificar esta muñeca como asiática.

Si nos paramos a analizar brevemente estos primeros cuatro ejemplares podemos destacar, en primer lugar, que cada una de ellas representaba una raza distinta (a pesar de la similitud evidente entre sus rasgos, se pretendía que el público fuera capaz de diferenciarlas a través del tono de su piel, así como por otros rasgos, como puede ser el color del cabello), entre las que destaca el personaje de Jade, de origen asiático, caracterizada por una melena negra y lacia y ojos marrones ligeramente más rasgados (que cambiarán de color según las ediciones), sin embargo, y como ya hemos comentado, no podemos señalar algún otro rasgo que la diferencie de las demás, ni siquiera en su atuendo. Las Bratz son unas muñecas de 24 centímetros de altura, con cuerpo y cabeza de plástico, y destacan por una evidente macrocefalia, así como por un cuerpo desproporcionadamente pequeño y bastante simple en su concepción. Como un elemento novedoso en comparación con su eterna rival rubia, Barbie, destaca la inexistencia de pies en estas muñecas, sustituidos por un enganche que se encaja en los enormes zapatos que lucen las Bratz, facilitando la conservación de los mismos y ofreciendo mayores posibilidades a la hora de modelarlos. Si algo podemos decir de estas figuras es que fueron rompedoras, cambiando completamente la imagen que se tenía de las muñecas -mucho más femenina y “políticamente correcta”- para representar a chicas de grandes ojos excesivamente maquillados, con una nariz prácticamente inexistente y gruesos labios.[2]

A pesar de su éxito inicial, llegando a superar en ventas a la muñeca de Mattel, en el año 2013, la línea Bratz fue retirada del mercado, con el fin de renovar su imagen y adaptarla a las nuevas muñecas de moda, las Monster High. De este modo, los cuerpos pasaron a estar articulados y se incluyeron rasgos más suaves y dulces a la hora de configurar el rostro, si bien, no podemos dejar de mencionar una nueva línea de juguetes estrechamente relacionada tanto con Bratz como con Monster High, ya que se conserva la estética de las primeras ambientada en un mundo similar a las segundas: nos referimos a las Bratzillaz, unas jóvenes brujas que comentaremos posteriormente.

Uno de los ejemplos pertenecientes a la línea Tokyo a Go-go en su caja original. Podemos apreciar como estos modelos se inspiran en el Japón actual, incidiendo en aspectos como la tecnología o la estética kawaii. Sin embargo, a la hora de emular la moda popular y rompedora que se puede ver en el Tokio moderno, el estilismo cojea bastante, así como la elección de colores o el corte de las prendas.

Uno de los ejemplos pertenecientes a la línea Tokyo a Go-go en su caja original. Podemos apreciar como estos modelos se inspiran en el Japón actual, incidiendo en aspectos como la tecnología o la estética kawaii. Sin embargo, a la hora de emular la moda popular y rompedora que se puede ver en el Tokio moderno, el estilismo cojea bastante, así como la elección de colores o el corte de las prendas.

Abordando colecciones y modelos concretos, vamos a comenzar por dos líneas inspiradas en la cultura japonesa que salieron al mercado en torno al año 2004. La primera de ellas, y quizás la menos interesante, es la conocida como Bratz Tokyo a Go-go, una colección supuestamente basada en los llamativos estilos presentes en las calles del Tokio más actual, de modo que las muñecas presentan cabellos de colores, en ocasiones trenzado o con peinados imposibles, así como ropas urbanas donde prima la superposición. Podemos calificarlo de un intento poco acertado, ya que únicamente se trata de un estilo extraño y diferente que nada tiene que ver con ningún movimiento o subcultura japonesa. Sin embargo, se hace un especial hincapié en el uso de la tecnología, de modo que las muñecas se acompañan de ordenadores portátiles, mascotas robots, teléfonos de última generación, así como algunos motivos que podemos relacionar con Japón: caracteres  medio camino entre la escritura china y japonesa, el monte Fuji o dibujitos que se aproximan a la estética kawaii. Esta línea salió acompañada de toda una serie de packs y accesorios entre los que nos interesa destacar la presencia de un sushi bar futurista que permite disponer a varias muñecas en torno a una cinta transportadora por la que viajan pequeñas piezas de sushi.

Uno de los accesorios que acompaña a esta línea es un pequeño sushi-bar en el que disponer a las muñecas. Igualmente, también se lanzó un coche y una especie de pista de patinaje que a su vez ejercía como discoteca.

Uno de los accesorios que acompaña a esta línea es un pequeño sushi-bar en el que disponer a las muñecas. Igualmente, también se lanzó un coche y una especie de pista de patinaje que a su vez ejercía como discoteca.

La segunda línea, mucho más interesante y conseguida, fue lanzada al mercado como Bratz World! Collector’s Edition. Si atendemos al título, nos damos cuenta de que MGA intenta hacer lo mismo que otras tantas compañías: satisfacer el gusto de un público más adulto, orientado al coleccionismo, con una actitud mucho más exigente en cuanto a la calidad y detalle de las muñecas. En este caso, la colección está compuesta por tres personajes (Kumi, May Lin y Tiana), cado uno de los cuales porta un precioso quimono y se acompaña por una serie de accesorios. Lo primero que llama la atención es el embalaje de las figuras, dispuestas en cajas que emulan los torii -estructuras en forma de arco, con la parte superior curva, que se relacionan con el sintoísmo-, una de las imágenes icónicas de Japón, que además cuenta en la parte trasera con un trazado como si se tratara de un shôji o puerta de papel o madera. Centrándonos en la muñeca, ambas presentan un molde similar, donde únicamente varían los colores del maquillaje así como el peinado correspondiente, si bien, se mantiene la melena negra y lacia. Con el quimono de manga larga ocurre lo mismo, donde podemos ver, a modo de estampado, pequeñas pagodas y flores de cerezo. Destaca que se ha puesto una especial atención en el reflejo de las diferentes piezas que componen el atuendo tradicional japonés, así como la inclusión de distintas capas; detalles que se ven completados con el calzado de la Bratz, que lleva unos tabi o calcetines blancos con geta negros de plataforma, decorados con flores de cerezo. Además, como vemos en la imagen, se acompaña de accesorios, como son el ya frecuente abanico, una sombrilla, y, para nuestra sorpresa, un samisén.

Los tres ejemplares que comprenden la colección Bratz World!, como podemos ver, las tres muñecas presentan un aspecto similar (hasta tal punto que el dibujo presente en el lado izquierdo de la caja es el mismo en los tres casos), de modo que lo único que cambia son los colores de la caja, maquillaje, atuendo y peinado.

Los tres ejemplares que comprenden la colección Bratz World!, como podemos ver, las tres muñecas presentan un aspecto similar (hasta tal punto que el dibujo presente en el lado izquierdo de la caja es el mismo en los tres casos), de modo que lo único que cambia son los colores de la caja, maquillaje, atuendo y peinado.

Por otro lado, alejándonos del archipiélago nipón, Bratz hace su incursión en India durante el año 2006 mediante la línea Bratz Genie Magic, en relación con la película de título homónimo. En este caso, la línea de muñecas nos ofrece una visión que podríamos tildar de abstracta y confusa: se mantienen algunos de los elementos que comentamos en el artículo anterior, como son la presencia de un supuesto sari y el colgante que pende de la raíz del pelo como sustituto del bindi. Los colores que se han escogido son brillantes y, a modo de adorno, se incluyen monedas doradas que podemos relacionar con la imagen prototípica de la bailarina de danza oriental; igualmente, se incluyen patrones de henna sobre los brazos de las muñecas con diseños mucho más sencillos. Dejando de lado las figuras, casi resulta de mayor interés el mobiliario que acompaña a la colección, con piezas como una alfombra mágica o un íntimo asiento que simula la forma de una vasija con sus correspondientes cortinajes. Atendiendo a la imagen y a lo que hemos comentado con anterioridad, no podemos sino concluir, respecto a esta línea concreta, que la temática predominante es la fantasía, tomando las Mil y una noches, el exotismo y los colores brillantes para dar lugar a una representación mixta entre la India y Arabia, buscando un resultado simplemente exótico.

Imagen promocional de la línea Genie Magic donde podemos ver un ambiente exótico a medio camino entre lo árabe y lo indio.

Imagen promocional de la línea Genie Magic donde podemos ver un ambiente exótico a medio camino entre lo árabe y lo indio.

En resumidas cuentas, y atendiendo a los ejemplos que hemos tratado en la primera parte de este artículo, podemos afirmar que mediante las muñecas Bratz se pretende recurrir a los tópicos de cada una de las culturas mencionadas, si bien, salvando la excepción de la segunda línea comentada, las decisiones que se toman no son las más adecuadas, dando lugar a una imagen confusa, mezcla de diversos tópicos con un enfoque que no es el correcto. Al contrario de lo que ocurre en el caso comentado de Barbie, Bratz opta por lo poco instructivo, por la imagen diferente que llame la atención del público infantil, reservando el cuidado y detallismo para las versiones de coleccionista.

Por otro lado, y como ya hemos comentado con anterioridad, estrechamente relacionada con las muñecas Bratz está la línea Bratzillaz,[3]que vendrían a ser las primas de las primeras, a pesar de que presentan nombres similares. Esta colección fue lanzada al mercado en el año 2012 por parte de la compañía MGA, durante un momento en el que, como ya hemos remarcado, las Monster High se erigían como líderes en cuanto a ventas y primaba el ofrecer una imagen que de nuevo rompiera con la imagen típica de las fashion dolls o muñecas de vestir. En este caso, si las comparamos con las anteriores, presentan algunas novedades, como es el caso de la inclusión de ojos de cristal con el fin de ofrecer un aspecto más original, así como maquillajes más arriesgados (que incluso, en algunos casos, introducen tatuajes faciales) a modo de reflejo de la personalidad de cada uno de los personajes que conforman esta línea, si bien, el molde del rostro sigue presentando un aspecto similar. A pesar de este intento de modernización, no podemos dejar de destacar algunas carencias en la configuración de estas nuevas figuras, pues las articulaciones del cuerpo son bastante limitadas (y más si las comparamos con las de la línea Monster High) y mezclan distintas durezas de plástico, lo que dificulta el hecho de ponerlas sobre su peana; igualmente, los materiales empleados en la confección de los atuendos son de peor calidad.

Dentro de la línea Bratzillaz, podemos encontrar personajes de lo más curiosos que toman referencias de diferentes criaturas, ya sea mitológicas o realistas, que podemos ver reflejadas en la configuración de los ojos o incluso en el estilo de sus ropas. En este caso, nos vamos a centrar en una serie concreta, fechada en el año 2013, con el título Back to magic, que simula la vuelta a la escuela por parte de los estudiantes de siempre además de alumnas nuevas de intercambio llegadas desde la lejana India y China.

Illiana Honesty en su caja original, acompañada de su mascota que, como no podría ser de otra manera, es un pequeño elefante.

Illiana Honesty en su caja original, acompañada de su mascota que, como no podría ser de otra manera, es un pequeño elefante.

 

El primer ejemplo nos remite al personaje de Illiana Honesty, que se define como una gitana procedente de la India capaz de leer la fortuna a sus compañeros. Esta muñeca viste lo que podemos identificar como un intento de sari bastante simplificado, que rompe con su forma tradicional mediante la introducción de unos pantalones bombachos; igualmente, los zapatos de este personaje intentan emular la forma de unas babuchas. Al igual que ocurría en el caso de Barbie, el atuendo se completa con accesorios dorados de gran tamaño, así como un peinado que consiste en una gran trenza alta y tirante. No podemos evitar establecer una breve comparación con otro personaje procedente de la India que pertenece a la serie Monster High, como es el caso de Gigi Grant (2013), con una apariencia, a grandes rasgos, muy similar. En resumidas cuentas, este ejemplo de Bratzillaz nos muestra, de nuevo, una imagen tipificada con toda una serie de motivos recurrentes que asociamos intrínsecamente con India, como queda patente en el hecho de que una línea diferente por completo acuda a los mismos rasgos para identificar el lugar de procedencia de su personaje.

Victoria Antique.

Victoria Antique.

Otro de los personajes pertenecientes a esta línea que nos llama la atención es Victoria Antique, una bruja-serpiente llegada desde China. Comentar esta muñeca resulta más complejo, ya que nos vamos a encontrar un atuendo que bebe de influencias japonesas, como es el caso del quimono presente en tres partes: en la manga derecha del traje, en esa especie de obi o corsé de la cintura y en la cuerda con la que se decora esta pieza, similar al obijime del atuendo tradicional japonés. Considerando el hecho de que nos encontramos en un universo ficticio a modo de ambientación, quizás podríamos suponer que tanto el cuello de su vestido como las altas calzas podrían simular algunas piezas del atuendo de un ninja, al igual que el trazado de las cejas, como si de una pincelada de tinta se trataran; si bien, como hemos mencionado, se trata de una comparación bastante ligera. Realmente, estamos ante un hecho que se repite en muchos modelos, como es el caso de la mixtura entre lo chino y lo japonés para dar lugar a una imagen que podemos tildar de oriental, es decir, que presenta un aspecto lo suficientemente diferente con algunos elementos prototípicos para que el espectador pueda asociar la muñeca con China o Japón según le parezca. Al igual que en el caso anterior, podemos establecer una vinculación -menos evidente en este caso- con el personaje de Jinafire Long, de Monster High, la hija de los dragones, con la que esta muñeca comparte la presencia de elementos orientales, utilizados, en nuestra opinión, de manera más adecuada y elegante.

A modo de conclusión, refiriéndonos a las muñecas pertenecientes a la firma MGA, podemos afirmar, atendiendo a todo lo expuesto a lo largo de este artículo, que quizás sean los peores ejemplos a la hora de transmitir una imagen correcta de Asia. A pesar de que se recurre a elementos de lo más tópico, la unión con el resto de las partes resulta en una imagen confusa, a medio camino entre lo detallista y lo meramente comercial. Esto queda bastante claro en los primeros ejemplos que hemos mencionado: si el coste es más alto y la muñeca se dirige a un público adulto y exigente, se cuidan los detalles; si se trata de un ejemplar para el consumo del público infantil, se recurre a lo visible y sencillo, que no siempre es lo adecuado y está bien escogido. De nuevo, al igual que ocurría con Barbie, nos centramos en personajes femeninos con los que se construye una imagen típica de otros países, en este caso, una imagen abstracta y, como ya hemos insistido, muchas veces incorrecta.

 Para saber más:

  • Página de Bratz en castellano. Disponible aquí.

[1] Al igual que ha ocurrido en el resto de entregas, nos centraremos en aquellos modelos y colecciones más llamativos e interesantes con el fin de hacer un análisis lo más completo posible.

[2] A pesar de las más que evidentes distancias, también podemos relacionar los rasgos de estas muñecas con la estética del manga y el anime, si bien, con un matiz occidentalizado si atendemos al diseño y al estilo de dibujo. A rasgos generales, presentan unas características similares: ojos grandes, nariz pequeña y una boca igualmente pequeña. Por otro lado, hemos de tener en cuenta su lanzamiento en el año 2001, momento en el que series como Digimon o Pokémon estaban en pleno auge entre los niños, al igual que el hecho de que fuera Bandai la empresa responsable de su comercialización, además de otros muchos juguetes relacionados con las series mencionadas, motivo que nos lleva a incidir en estas relaciones.

[3] Actualmente, parece que la denominación de estas muñecas ha cambiado para pasar a ser conocidas como House of Witchez, remarcando así su supuesta naturaleza mágica.

avatar María Gutiérrez (65 Posts)

Graduada en Historia del Arte por la Universidad de Zaragoza, cursando el máster de Estudios Avanzados con el objetivo de especializarse en arte asiático.


Share

Deja un comentario