Revista Ecos de Asia

Information

This article was written on 30 Oct 2020, and is filled under Crítica, Cultura Visual.

Current post is tagged

, , , , , , , , , , ,

“¡¡No te rindas, Nakamura!!”: un sorprendente manga BL por parte de Milky Way

La acogida que ha tenido el manga Boys´ Love en España desde que Ediciones Tomodomo entró en el mundo editorial ha sido espectacular. Corría el año 2014 cuando En la misma clase y Seven Days aparecieron en las librerías especializadas, y su éxito provocó que otras editoriales empezasen a apostar por el género. Una de ellas, la que más series BL ha licenciado hasta la actualidad, fue Milky Way Ediciones, y hoy en Ecos de Asia reseñamos una de sus últimas publicaciones: ¡¡No te rindas, Nakamura!!, de la mangaka Syundei.

Portada del tomo autoconclusivo ¡¡No te rindas, Nakamura!!, de Syundei y Milky Way Ediciones.

En esta ocasión tenemos, de nuevo, un romance de estudiantes en un instituto de secundaria japonés, una de las temáticas más habituales dentro de los mangas Boys’ Love. A pesar de esto, es necesario señalar que esta obra se encuentra en un escalón superior; es, sin ninguna duda, uno de los mejores BL desarrollados en un centro educativo. El dibujo con aires ochenteros, el humor exacerbado de las situaciones, la fluidez de los diálogos y la cantidad de emociones que Syundei logra plasmar en la obra hacen que ¡¡No te rindas, Nakamura!! sea una lectura obligada para todas las fujoshi y los fundashi.

El protagonista de esta historia es Okuto Nakamura, un estudiante de dieciséis años bastante tímido y reservado que tiene como mejor amigo a un pulpo llamado Ichi y como pasatiempos la lectura de mangas Boys’ Love y la visita a zoológicos y acuarios. No tiene ninguna amistad humana debido a que su introversión no le cualifica demasiado para hablar con la gente, lo que ha provocado que pase bastante desapercibido dentro del instituto, a lo que se suma una relación regular con su hermana pequeña.

El otro personaje principal es del que Nakamura está enamorado (obsesionado) desde la ceremonia de inauguración del curso, su compañero Aiki Hirose. Su personalidad es bastante contraria a la de su admirador, pues se trata de un joven sociable, encantador y algo bravucón que tiene cierta popularidad, aunque sin destacar demasiado. Prácticamente desconoce la existencia de Nakamura, a pesar de que van juntos a la misma clase.

Escaneo de la página 31 de ¡¡No te rindas, Nakamura!!.

El gran problema que tiene el protagonista es que no se atreve a hablar con Hirose, pero en el manga se van dando situaciones que hace que, poco a poco, vayan volviéndose cada uno más cercano con el otro. De este modo, tras un primer acercamiento nefasto en el que intenta darle un pañuelo que se le había caído, continúan una colaboración cocinando pulpos que termina con Nakamura cubierto de tinta, y una extraña coincidencia en el Club de Teatro en la que nuestro protagonista acaba muriendo en los brazos de un Hirose travestido. Estas, y otras variopintas situaciones que no desvelaremos para no spoilear demasiado a los lectores, son las que hacen que, poco a poco, Hirose se entere de la existencia de Nakamura.

Además de estos dos personajes, destacan también Sô Otogiri, un profesor de veinticinco años al que Hirose admira demasiado, y Hifumi Kawamura, una compañera de la que Nakamura es fan desde que realizó un espléndido retrato de Hirose en la clase de arte. Otros estudiantes completan este elenco, los cuales sirven para crear diversas y graciosas situaciones en esta tierna e inocente historia.

El único defecto que tiene esta historia es que, cuando acaba, el lector necesita más. Existe una secuela, Motto Ganbare! Nakamura-kun!!, que comenzó a publicarse en 2017 en la revista Opera de la editorial Akane Shinsha (aunque actualmente se encuentra pausada). Es posible que, en un futuro, Milky Way acabe trayendo este segundo manga a España.

Escaneo de la página 24 de ¡¡No te rindas, Nakamura!!.

La obra también destaca por su espectacular dibujo, el cual va evolucionando a lo largo del manga. Como se ha dicho anteriormente, tiene un toque de los años ochenta, aunque mezclado con las técnicas actuales. Syundei tiene una gran maestría, es muy detallista y es capaz de expresar y transmitir perfectamente las emociones de los personajes del manga; de hecho, es su gran talento dibujístico lo que provoca que la historia entre Nakamura y Hirose sea muy tierna y bonita, encandilando al lector casi desde el principio. El dibujo y la trama conjugan a la perfección, y eso hace que ¡¡No te rindas, Nakamura!! sea superior a muchos otros mangas de su género.

Fragmento de las páginas 180 y 181 de ¡¡No te rindas, Nakamura!!.

En cuanto a la edición, se trata de un tomo rústico con sobrecubierta de medidas estándar, y presenta claramente el sello de calidad de Milky Way. En total, son ciento cinco páginas, de las cuales las dos primeras son a color y el resto en blanco y negro, divididas en once capítulos y con un contenido extra en el que Syundei da algunos datos de los personajes principales, así como narra algunas anécdotas de la realización de la obra.  Como es habitual en la editorial ovetense, el manga va acompañado de un marcapáginas a color en el que aparece representada parte de la portada del tomo.

Sobrecubierta desplegada de ¡¡No te rindas, Nakamura!!.

Con todo esto, nos encontramos con un manga Boys’ Love realmente interesante, siendo una clara demostración de la maestría de Syundei, una mangaka que lleva activa poco tiempo (publicando desde 2014), pero que tendrá un gran futuro dentro de este mundillo. ¡¡No te rindas, Nakamura!! es una obra muy recomendable a todos los amantes del género BL, y, sin ninguna duda, un total acierto por parte de Milky Way Ediciones en este año 2020.

avatar Daniel Rodríguez (172 Posts)

Profesor de Geografía e Historia. Graduado en Historia del Arte en la Universidad de Oviedo, con un Máster Universitario en Estudios en Asia Oriental cursado en la Universidad de Salamanca y otro Máster Universitario en Formación del Profesorado de Educación Secundaria Obligatoria, Bachillerato y Formación Profesional en la Universidad de Oviedo. Ha trabajado para el Museo Arqueológico de Asturias, la sala de exposiciones LAUDEO, la Universidad de Salamana, Satori Ediciones y la Academia Formación Sagan.


Share