Revista Ecos de Asia

El género del yaoi en España XII: Milky Way Ediciones y sus primeros pasos por el BL

El Boys’ Love se empezó a popularizar en España gracias a Ediciones Tomodomo, como ya se pudo ver en los dos artículos anteriores, pero ésta no fue la única editorial que ayudó a la difusión del género. Ivrea Editorial y Milky Way Ediciones, a quien se dedica este artículo, fueron los dos pilares que respaldaron el apoyo de Tomodomo al BL.

El caso de Ivrea ya ha sido tratado en esta serie de artículos, donde se pudo ver sus apuestas por grandes series como Junjo romantica, Love stage!! o Ten count; en cambio, Milky Way ha optado por series pequeñas, al igual que ha hecho y hace en la actualidad su compañera de profesión Tomodomo.

Logo de Milky Way Ediciones.

Lo que si hay que resaltar de la editorial ovetense es el hecho de traer un Girls’ Love, todavía conocido popularmente como yuri; de hecho, trajo antes un GL que un BL. Este es el caso de Flores azules, un manga de ocho tomos que se empezó a licenciar en España en el año 2015, publicándose su último volumen en 2016; por desgracia, esta obra realizada por Takako Shimura para la editorial nipona Ôhta Publishing, y que cuenta además con un anime de once episodios (lanzado en el año 2009 en la cadena Fuji TV), no tuvo el éxito esperado:

Flores azules necesita un impulso, pero ya a nivel del lector. Muy pocas obras son tan bonitas y representativas de este género como la de Takako Shimura. Pero lamentablemente, aunque vende bien, no es el éxito de ventas que es por ejemplo En un rincón del cielo nocturno.

Pero este caso no es exclusivo de nosotros, Ivrea en su presentación del Salón también afirmó que aunque Citrus[1] vende bien, no está a la altura de las expectativas iniciales. Eran muchos los lectores que nos pedían la licencia de la obra de Saburouta, pero debido a la experiencia previa de Flores azules no nos lo planteamos. Y por ahora, tampoco nos planteamos ampliar la nómina de títulos yuri.[2]

Portadas de los cuatro primeros tomos de Flores azules, de Milky Way Ediciones.

Al no tratarse esta serie de artículos ningún Girls’ Love previamente, tampoco se analizará Flores azules. Aunque no vamos a entrar aquí a analizar Flores Azules, es conveniente tener en cuenta la diferente recepción que ha tenido el GL frente al BL, un tema que se abordará en el futuro.

Portadas de los cuatro últimos tomos de Flores azules, de Milky Way Ediciones.

Fue En un rincón del cielo nocturno el primer BL que trajo la editorial, algo que realizó en septiembre de 2016 (hay que recordar que el primero de Tomodomo fue Seven Days, acompañado al mismo tiempo de En la misma clase, en 2014). Este manga fue realizado por Nojiko Hayakawa para la revista Hertz, siendo finalmente recopilado en un tomo por la editorial nipona Taiyo Tosho en 2013.

Los protagonistas de este manga son Hoshino y Sudô, dos excompañeros del club de astronomía de la universidad que, por casualidades del destino, se reencuentran siendo adultos. Este encuentro se produce debido a que el primero es profesor de primaria y tutor del hijo del segundo. De este modo, la historia entre ellos dos empieza tras encontrarse Hoshino a un hombre extraño y desconocido en el patio del colegio donde trabaja, y resulta que esa persona es nada más y nada menos que Sudô. Es a partir de ese punto cuando empieza su nueva historia.

Lo más importante de este manga autoconclusivo es el hecho de presentar otras características además de la homosexualidad, como puede ser la conformidad o los diferentes tipos de familias, siendo en este caso una familia desestructurada, pues Shôta, el hijo de Sudô, es criado por su padre y su abuela.

Según se va leyendo, el manga va robándole el corazón poco a poco al lector, haciendo que empatice con cada uno de los personajes principales, es decir, Sudô, Hoshino y Shôta. Además, la manera de narrar la historia es algo descolocada y caótica al principio, aunque enseguida consigue atrapar al lector, haciendo que este manga sea una lanzamiento perfecto por parte de Milky Way.

Portada del manga autoconclusivo En un rincón del cielo nocturno, de Milky Way Ediciones.

Al poco de publicar este primer BL, llegó el siguiente. En este caso, se trata de Puedo oír el sol un manga de dos tomos realizado por Yuki Fumino para la editorial nipona Printemps Shuppan. Fue licenciado por Milky Way en 2016, y es una de las obras de este género más recomendada por la prensa especializada.

Aquí los protagonistas son Kôhei y Taiichi, dos estudiantes que acuden a la misma universidad y que se encuentran de manera casual, como suele ocurrir en la mayoría de estos mangas que relatan historias de amor, pero lo que se cuenta en esta obra  no es algo tan común. es cierto que hay dos protagonistas masculinos que tienen un romance, pero la manera en la que este se desarrolla es diferente a todos los demás mangas debido a las características que ellos mismos presentan, y es que Kôhei posee un problema auditivo, lo cual le dificulta mucho la vida. De hecho, ellos empiezan a entablar una amistad debido a que Kôhei necesita un apuntador, es decir, una persona que coja por él los apuntes de clase, y Taiichi se ofrece a ello a cambio de que el primero le traiga le traiga el almuerzo.

Pero el único problema no es la sordera parcial de Kôhei, sino también el hecho de admitir que se ha enamorado de un hombre y de pensar que no sería correspondido debido a su discapacidad. Además, a todo eso se suma el hecho de que de pequeño había sido marginado tanto en la Primaria como en la Secundaria y el Bachillerato, lo que provocó que fuese desconfiado y solitario. Por otro lado, Taiichi también tendrá que decidir qué quiere hacer en su vida, pero éste es menos introspectivo que el primero, lo que provoca que no sufra tanto internamente como Kôhei.

Toda esta maravillosa historia de amor y superación, además, es acompañada de un dibujo de gran calidad estética y expresiva, lo que hace que la historia y los sentimientos de ambos protagonistas se transmitan de una manera sencilla pero conmovedora. Además, como bien dijo Carlos Subero, de Milky Way Ediciones, este manga es recomendable “no solo porque habla de auto-descubrimiento, sino porque a veces tendemos a dramatizar nuestra situación basados en un único problema. Es una doble superación de las circunstancias”.[3]

Porta del primer tomo de Puedo oír el sol, de Milky Way Ediciones.

Tanto la historia como la manera de contar la misma es lo que ha convertido a este manga en una obra maestra, lo que ha dado lugar a que se plantease un live-action que saldrá este 2018. Esto es algo que extrañó hasta los propios editores de Milky Way:

Ha sido un auténtico superventas en Japón siendo reseñado en periódicos. Aunque el manga es un medio muy popular, en contadas ocasiones es analizado en páginas de medios generalistas. Además, por el tema que trata se podía intuir, y nosotros que la conocíamos queríamos que diera ese salto. Pero no, no nos lo esperábamos.[4]

También se ha anunciado la publicación de un nuevo tomo en Japón, y Milky Way Ediciones ya ha anunciado que lo traería a principios de 2018 bajo el título de Puedo oír el sol limit.

Portada del segundo tomo de Puedo oír el sol, de Milky Way Ediciones.

A pesar de la gran jugada que supuso la publicación de Puedo oír el sol, es cierto que en comparación con Tomodomo, a finales de 2016 aún había traído muy pocas obras, aunque esto es algo que se ha estado intentando paliar desde entonces, siendo una muestra de ello el apoyo que le han dado a lo largo del 2017, con la publicación de cuatro obras pertenecientes al BL y las que están planeadas para este 2018.

Así, decidieron apoyar a una mangaka que, como ya ha sido comentado en muchas otras publicaciones de esta revista, no había tenido casi ningún protagonismo en España; se trata de la inconfundible Asumiko Nakamura.

Nakamura había sido conocida por primera vez por En la misma clase, traído en 2014  por Ediciones Tomodomo. Más tarde, Milky Way decidió publicar Utsubora (2015), mientras que la catalana siguió publicando las secuelas de En la misma clase, es decir, Sorano y Hara. Entre el cielo y el suelo y Antiguos alumnos.

Finalmente, en 2017, la editorial ovetense decidió traer a España la Colección Asumiko Nakamura, una serie de diferentes mangas encabezados por La respiración de Copérnico. Este manga, a diferencia de lo que acostumbra el BL, narra una historia algo particular, y es que encaja más dentro del género ero-guro propio de Edogawa Rampo, que en el Boys’ Love, a pesar de tratar también la temática homosexual.

Porta del primer tomo de La respiración de Copérnico, de Milky Way Ediciones.

El protagonista de estos dos tomos es Trinos, un artista perteneciente al Cirque de Soir de París en la década de 1970. Este joven es un extrapecista que se dedica más a satisfacer las necesidades sexuales de los clientes del circo que a actuar sobre los escenarios de la carpa.

El pasado trágico y convulso de Trinos, así como su incapacidad para volver a ser trapecista, es lo que hizo que el director lo ofreciese como producto estrella, pues para poder sobrevivir, el circo necesitaba del dinero extra que otorgaba el mundo de la prostitución, siendo esa la razón por la que algunos de los artistas eran alquilados o vendidos a clientes adinerados. De este modo, en este manga se tratan temas como el amor, el incesto, la violación y la ya citada prostitución, temáticas que hacen que este manga tenga una trama confusa y oscura no apta para todos los lectores.

Todo ello, por supuesto, está perfectamente unido por el dibujo tan característico de Asumiko Nakamura, quien es capaz de embellecer historias tan perversas como La respiración de Copérnico.

La continuación de la Colección Asumiko Nakamura se producirá en febrero, cuando se publicará el tomo autoconclusivo Chicken club, y marzo, mes en el que empezará la serie de tres tomos All about J. Tras estos cuatro volúmenes, aún faltarían dos más para completar el repertorio.

Portada del segundo tomo de La respiración de Copérnico, de Milky Way Ediciones.

Con todo esto, se puede ver que el apoyo que dio Milky Way Ediciones al BL fue muy escaso, pues en tres años tan solo trajo dos obras que se pueden considerar parte de este género. En cambio, sí es de alabar que se atreviesen a traer un Girls’ Love como Flores azules, que es posiblemente el GL más popular del país nipón.

Sin embargo, en el 2017 se licenciaron cuatro obras Boys’ Love, aunque se ha de señalar que La respiración de Copérnico es un BL atípico (incluso se podría decir que no pertenece al género en su totalidad). Además, las otras tres obras traídas por Milky Way Ediciones el pasado año, es decir, Un extraño a la orilla del mar, Un extraño en primavera y Qualia bajo la nieve, pertenecen a la misma autora, Kanna Kii; por ello, en el siguiente artículo se tratará la importancia de esta mangaka para la editorial ovetense, así como su biografía y sus tres mangas publicados en España en 2017.

Notas:

[1] Citrus es un GL traído por Ivrea Editorial en 2016 y que aún continúa en publicación. Su anime ha sido lanzado en la temporada de animación japonesa de invierno de 2018.

[2] La entrevista completa está disponible aquí.

[3] El 26 de diciembre del pasado año se publicó un artículo en el periódico 20 minutos que trata sobre los mangas Boys’ Love. En él, algunos miembros de este mundo como Carlos Subero, de Milky Way Ediciones, Alina Shchasnovich, de Ediciones Tomodomo, o yo mismo dijimos nuestras opiniones acerca de la homosexualidad en los mangas nipones. Las declaraciones de Carlos Subero que aparecen en el texto pertenecen a este artículo, el cual está disponible aquí.

[4] Ver la entrevista completa aquí.

avatar Daniel Rodríguez (81 Posts)

Graduado en Historia del Arte en la Universidad de Oviedo y con un Máster Universitario en Estudios en Asia Oriental cursado en la Universidad de Salamanca, ha trabajado para el Museo Arqueológico de Asturias, la sala de exposiciones Laudeo, la Universidad de Salamanca y Satori Ediciones. Actualmente se encuentra estudiando el Máster Universitario en Formación del Profesorado de Educación Secundaria Obligatoria, Bachillerato y Formación Profesional en la Universidad de Oviedo.


Share

Deja un comentario