Revista Ecos de Asia

Information

This article was written on 25 Sep 2018, and is filled under Cultura Visual, Varia.

Current post is tagged

, , , , , , , , , , ,

El tratamiento del lesbianismo en el manga: “La Rosa de Versalles”

Introducción

La Rosa de Versalles es un manga dibujado y guionizado por Riyoko Ikeda (1947). Esta obra se publicó en la revista Margaret en el año 1972. Rápidamente, se convirtió en un éxito de ventas, convirtiéndose en un clásico del género shôjo. Tras el éxito, la productora Tokyo Movie Shinsha produjo una serie de anime para ser emitida por televisión. Así que, a finales de 1979 se empezó a emitir los cuarenta episodios de La Rosa de Versalles.

María Antonieta y Oscar François de Jarjayes

La historia de este manga está ambientada en Francia durante la segunda mitad del siglo XVIII, desde finales del reinado de Luís XV (1710-1774) hasta 1793, cuando la Convención Nacional juzgó y condenó a muerte al rey Luís XVI (1754-1792) y a su esposa María Antonieta de Austria (1755-1793). Fue una obra en la que aparecen tanto personajes reales cómo ficticios, en este caso, la protagonista Oscar François de Jarjayes (1755-1789) y su ayudante André Grandier (1754-1789). La base narrativa y argumental de la serie está fuertemente influenciada por la biografía que escribió Stefan Zweig (1881-1942) sobre esta reina francesa. Riyoko Ikeda quedó fascinada por esta obra y decidió elaborar un manga basado en las vicisitudes de esta reina de Francia.

La historia empieza con el nacimiento de tres personajes claves: Hans Axel von Fersen en Suecia (1755-1810), María Antonieta de Austria en Viena, y Oscar François, hija menor del General de Jarjayes en la región de Arrás. El General, al no haber tenido hijos varones que heredasen sus títulos y dignidades, decidió educar a Oscar cómo si fuera su hijo varón y heredero, provocando así que renunciase a su feminidad. Ella sufre una lucha interna para conciliar el sentirse mujer y cumplir con la obligación social de militar al servicio de la Familia Real.

Cuando María Antonieta llegó a Versalles se quedó maravillada por Oscar, en aquel momento, Capitán de la Guardia Imperial, pensando que era un hombre. Pero, pronto descubre que ella en realidad es una mujer, desde entonces la admiró por su valentía y fortaleza. A partir de aquel momento, ella y Oscar mantendrán una amistad que durará hasta el día antes de la toma de la Bastilla, momento que marcaría el inicio de la Revolución Francesa.

El asunto del collar y la estafa de Jeanne de la Motte

Pocos años antes del inicio de la Revolución Francesa, en 1785 estalló el escándalo del “asunto del collar”. Jeanne de la Motte, descendiente bastarda de la casa de Valois, se había introducido dentro de la aristocracia francesa a través de diferentes estafas. Incluso llegó a engañar al Cardenal de Rohan, Gran Limosnero de Francia y enamorado de la reina María Antonieta. Jeanne se aprovechó de esta debililidad del cardenal para beneficiarse económicamente y utilizando el nombre de la reina consiguió grandes sumas de dinero del religioso.

Jeanne de la Motte y el collar.

Su gran éxito fue engañar al cardenal para conseguir el collar de un millón seiscientas mil libras y convertirle en el  aval de la reina. Esta joya fue encargada por Luís XV para su amante, la Condesa du Barry. Pero el precio fue tan desorbitado que ninguna casa real podía permitirse tal gasto. Los joyeros, al creer que la Condesa de la Motte era amiga íntima de la reina, pidieron su colaboración para que María Antonieta comprase esta joya. Al ver el collar, Jeanne decidió dar su gran golpe: conseguir el collar a través del cardenal utilizando el nombre de la reina. De esta forma se realizó la gran estafa que acabó por desprestigiar a la monarquía y la aristocracia.

Hasta Versalles llegaron las cartas, solicitando el primer pago, pero la reina hizo caso omiso y las quemó todas. Poco tiempo después, uno de los joyeros se presentó en Versalles reclamando la deuda y estalló el escándalo. La reina, para mostrar su inocencia, envió a juicio a todos los implicados. Pero, este juicio acabaría por destruir completamente la imagen de la reina ante el pueblo y la llevaría directamente a la guillotina.[1]

Finalmente, tras este juicio, la imagen de la reina quedó totalmente destrozada siendo comparada con Lilith, la primera mujer de Adán. Jeanne de la Motte acabó por creerse sus propias mentiras y acabó por acusar a la reina de urdir la estafa y de ser lesbiana. Todos los encausados fueron absueltos, menos Jeanne, que fue declarada culpable y encerrada en la cárcel. Finalmente logró escapar de la cárcel y se exilió a Londres. Por lo tanto, el «asunto del collar» se cerró en falso y la monarquía quedó desacreditada ante el pueblo. Durante la Revolución, Jeanne fue presentada cómo una víctima más de los vicios de la monarquía y de la aristocracia, mostrando una imagen de una nobleza aburrida y llena de privilegios que había caído en la inmoralidad.

Presentación de personajes de La Rosa de Versalles, páginas 236-238 versiones japonesa, italiana y española.

 

El lenguaje de género en japonés

La Rosa de Versalles es un manga que juega mucho con las ambigüedades de género, aunque los lectores conozcan la verdad sobre Oscar, muchos personajes desconocen esta realidad, quedando fascinados por su belleza. Esto lo podemos ver con el personaje de Rosalie la Morlière (1768-1848) que se enamora de ella aun sabiendo su condición de mujer. Precisamente, para ayudar a crear los interrogantes sobre Oscar podemos observar el lenguaje que se utiliza a lo largo de la historia. Así que, obtendremos una visión interesante de cómo se construye la identidad de género en japonés a través de la lingüística. También es importante observar de qué forma este mismo lenguaje se ha traducido a diferentes lenguas románicas. En este caso las versiones elegidas son las traducciones oficiales en italiano y castellano.

En primer lugar, tenemos que saber que nos movemos dentro del registro oral no estandarizado, es decir, nos movemos dentro del lenguaje coloquial e incluso vulgar. Tampoco debemos olvidar que nos estamos moviendo en el llamado falso lenguaje oral.[2] Tanto en los guiones del manga cómo del anime intentan imitar y reproducir el habla corriente de la calle.[3] Pero, este se encuentra reproducido de una forma muy exagerada. Ni siquiera los propios nativos de la lengua utilizan este tipo de lenguaje.[4]

En segundo lugar, la lengua japonesa, al contrario de las lenguas románicas, no tiene marcas morfológicas de género y número. Por lo tanto, al no tener ni masculino, ni femenino, ni singular, ni plural, puede ser complicado identificar el género de quién esté realizando el discurso, al menos que se sepa concretamente quién está hablando o escribiendo. Entonces, ¿cómo podemos saber si quién está hablando es un hombre o una mujer?[5]

Para encontrar la respuesta tenemos que saber que en japonés existe dos tipos de lenguaje de género: un lenguaje masculino y un lenguaje femenino. Estos lenguajes están marcados a nivel semántico ya que cada uno de ellos tiene sus propios pronombres propios, giros lingüísticos y terminaciones finales de las oraciones. De esta manera, podemos identificar si el discurso está realizado por un hombre o una mujer.[6]

Además, dependiendo de qué tipo de lenguaje utilice un determinado personaje puede producir el efecto de la ambigüedad de género, es decir, un personaje puede utilizar un lenguaje que no correspondería al que debería utilizar por su sexo biológico, cómo es el caso de Oscar en La Rosa de Versalles, Utena Tenjô en Shôjo kakumei Utena o Haruka Tenô en Sailor Moon. Son tres personajes que utilizan un lenguaje masculino, y en las dos últimas se puede intuir también su identidad sexual cómo bisexuales o lesbianas. También, puede suceder lo mismo en el caso de personajes masculinos como Zoishite y Ojo de Pez de Sailor Moon, el primero es claramente homosexual mientras que el segundo es transgénero.

Por lo tanto, el propio lenguaje ya nos puede dar una idea clara de las identidades sexuales y de género con los que se siente identificado cada uno de los personajes. Pero, ¿qué sucede durante el proceso de adaptación, traducción a otras lenguas y culturas? Como ejemplo veremos el caso del texto original y la traducción en italiano y castellano de las páginas correspondientes al juicio del “asunto del collar” (1785) que Riyoko Ikeda dibujó para La Rosa de Versalles.

En esta versión, Jeanne de la Motte acusa a la reina de ser lesbiana y afirma ser amante de la reina de Francia. Por lo tanto, creo interesante ver cómo se ha enfocado esta acusación a nivel lingüístico. Este análisis está basado en un corpus extraído de la edición original de Shueisha, en la edición de la Editorial Goen y en la edición española de Azaki Ediciones. La traducción italiana fue realizada por Valentina Vignola y los traductores de la edición española fueron Marc Bernabé y Verónica Calafell de Daruma Serveis Lingüístics. Podemos comprobar que entre el original y las traducciones hay una diferencia de unos treinta, y diez años entra la edición italiana y española.

Cuadro del corpus recogido para la realización de este artículo.

Para Jeanne de la Motte, el juicio no fue  más que un mero juego para quitarse de encima la acusación de ladrona y estafadora. Para ello, no duda en difamar a la propia María Antonieta y convertirla en la artífice de la estafa del collar. Por este motivo, uno de los apartados más interesantes es observar como la autora japonesa trata el tema de la homosexualidad y qué tipo de terminología utilizó para ello en La rosa de Versalles. Para empezar, observamos que en japonés se habla de una relación al «estilo de Lesbos» (レスボス風).[7]

Precisamente observamos en katakana el nombre de la isla de Lesbos y el carácter chino de 風 (kaze)[8] (viento) con su lectura onyomi. Por lo tanto la traducción más literal sería una relación con «aires de Lesbos », es decir, al estilo de Lesbos o de aires lésbicos. Además, también observamos el uso de los términos レスビアン (resubian)[9] y レズ (resu).[10] Por otro lado, debemos tener en cuenta que en japonés el fonema /l/ está asimilada al fonema /r/. Por último, también aparece el termino 同性愛 (dôseiai)),[11] término literal de homosexualidad en japonés.

También es importante ver el punto de vista de la propia Riyoko Ikeda que tiene sobre el lesbianismo ya que utiliza el término de レスビアンの趣味 (resubian no shumi)[12]. Precisamante, este 趣味 (shumi) equivale a “afición”, “gusto”, “hobby” e incluso “pasatiempo”. Así que acusa a María Antonieta de ser aficionada al lesbianismo. Otras víctimas de las acusaciones de Jeanne de la Motte fueron la condesa de Polignac y la propia Oscar François. Ella las denomina con el término de レスビアンのお相手 (resubian no oaite).[13]

Este “oaite” se puede traducir como compañero, rival e incluso interlocutor. Observamos como este tema es tratado con cierta frivolidad ya que trata el lesbianismo como un mero pasatiempo de una reina aburrida que se aprovecha de sus cortesenas. Es curioso que tampoco utilice el término de 愛人 (aijin)[14] para referirse a Mme. de Polignac y a Oscar cómo amantes suyas.

Otro enfoque que le podemos dar desde el punto de vista de la traducción es la invisibilización de la bisexualidad. No olvidemos que María Antonieta solo tuvo un amante reconocido, el conde sueco Hans Axel von Fersen. Por lo tanto, esta presunta bisexualidad de la reina queda escondida y reducida a los binomios de lesbiana/no lesbiana y homosexual/heterosexual. En la versión italiana Jeanne de la Motte dice textualmente:

Ecco, vedete… Si tratta di rapporti contro natura… In verità Sua Maestà la Regina è dedita al tribadismo. [15]

Valentina Vignola se refiere a este tipo de relación cómo una relación “contro natura”, un comentario que aparece soslayado en la versión japonesa con la estructura siguiente:

それはですね。。。つまり、レスボス風に。。。実は王妃さまはレスビアンの趣味がおありなのです。それで私の愛してくださって王妃さまと私とはレズの関係だったのですは [16]

Precisamente, el conector “それはですね” [17] es utilizado para introducir una cuestión que es difícil o complicada de explicar. En cambio, en la versión de Azaki realizada por Marc Bernabé y Verónica Calafell queda mucho más clara y más natural. Además, se muestra más resaltada la verdadera naturaleza manipuladora de Jeanne:

Bueno, la Reina gusta de… relacionarse con mujerescon individuos de su mismo sexoUn día se encariñó de mí y ¡DESDE ENTONCES LA REINA Y YO MANTENEMOS UNA RELACIÓN LÉSBICA![18]

No obstante, en la versión italiana aparece una palabra nueva que no está en ninguna de las otras dos versiones: tribadismo.[19] En este caso, es posible que el peso del catolicismo en Italia afectara el proceso de traducción y el intento de no repetir tantas veces la palabra “lesbiana” . Casi podríamos afirmar que Valentina Vignola optó por buscar un sinónimo y encontró en “tribadismo” el término que necesitaba en su traducción.

En cambio, en la versión española, los traductores lo resolvieron sin utilizar ningún otro sinónimo y optaron por una perífrasis verbal para explicar la situación. Pero, el hecho más importante de esta muestra extraída de La Rosa de Versalles es constatar como se muestra tan directamente el tema de la homosexualidad en una lengua tan indirecta cómo es la japonesa. En ambas versiones se ha seguido un modelo de traducción lingüístico-comunicativo que intenta respetar al máximo el original japonés. De esta manera, el lector tiene una experiencia de lectura lo más parecida posible a la de un lector japonés y que también he intentado reflejar en la traducción propia que he ofrecido.

Para saber más:

  • Bartoll Eduard, La subtitulació, aspectes teòrics i pràctics, Barcelona, Eumo Editorial, 2012.
  • Ikeda Riyoko, La Rosa de Versalles, Madrid, Azaki Ediciones,2002.
  • Ikeda Riyoko, Lady Oscar: Le rose di Versailles, Roma, Goen, Roma, 2015.
  • Ikeda Riyoko, ベルサイユのばら (Berusaiyu no Bara, kanzenban). Tokio, Editorial Shueisha, 2015.
  • Kindaichi, Haruhiko, Japanese language. Tokio, Editorial Tuttle, 2010.
  • Matsûra, Junichi, Porta Fuentes, Lourdes, Gramática japonesa para hispanohablantes, Barcelona, Editorial Alibri, 2000.
  • Zweig, Stefan. María Antonieta, Madrid, Editorial El Acantilado, 2017.
  • Craveri, Benedetta. Amantes y reinas: el poder de las mujeres, Madrid, Editorial Siruela, 2015.
  • Funck-Brentano, Frantz. L’affaire du collier. La mort de la Reina, Paris, Editorial Nabu Press, 2010.

Notas:

[1]Zweig,Stefan, María Antonieta, Madrid, Editorial El Acantilado, 2017, pp. 140-143.

[2] Es el lenguaje oral creado por los. guionistas para reproducir por escrito los diálogos de los actores que luego han de interpretar.

[3] Bartoll, Eduard, 2012, La subtitulació, aspectes teòrics i pràctics, Eumo editorial, Barcelona, 2012.

[4] El registro lingüístico del manga es mucho más vulgar que el lenguaje oral utilizado por los japoneses en el día a día.

[5] Al no existir una marca morfológica de género en japonés, si leemos un texto, es difícil saber si lo ha escrito un hombre o una mujer. Solo se puede saber con el uso de unos determinados pronombres que nos pueden indicar de quién se trata.

[6] Por ejemplo,  el uso de los pronombres: watashi, atashi si son chicas, o boku u ore si son chicos.

[7]レスボス風, romanizado cómo “resubosu fû”.

[8] Este carácter significa viento y aire. Se puede interpretar también como influencia o estilo.

[9] Romanización del término “lesbiana”.

[10] Romanización y diminutivo del término de “lesbiana”.

[11] Literalmente, “amor por el mismo sexo”.

[12] Literalmente, aficiones o gustos lésbicos.

[13] Compañeras de lesbianismo.

[14] Esta palabra significa “amante”.

[15] Ikeda Riyoko, Lady Oscar: Le rose di Versailles, Editorial Goen, Roma, 2015, p. 236.

[16] Ikeda Riyoko, ベルサイユのばら (Berusaiyu no Bara, kanzenban). Tokio, Editorial Shueisha, 2015, p. 236.

[17] Romanizado cómo sore wa desu ne.

[18] Ikeda Riyoko. La Rosa de Versalles. Madrid, Azaki Ediciones, 2002, p. 236.

[19] Es la práctica de sexo génito-genital entre dos mujeres.

avatar Sergio Paterna (2 Posts)

Nació en Badalona en 1976. Desde pequeño se interesó por la animación japonesa viendo Harlock y Dr. Slump por televisión. Al cabo del tiempo, se puso a estudiar japonés como hobby en la Escuela Oficial de Idiomas de Barcelona. Por su interés creciente por la cultura japonesa decidió ir a la Universidad Autónoma de Barcelona para graduarse en Estudios de Asia Oriental -Japón-en 2015. Después de su primera aventura universitaria decidió especializarse cursando un máster en lingüística teórica y aplicada en la Universidad Pompeu Fabra de la cual se graduó el pasado mes de junio.


Share

Deja un comentario