Revista Ecos de Asia

Information

This article was written on 04 Jun 2019, and is filled under Varia.

Current post is tagged

, , , , , , , ,

Mitología y folclore japonés a través de Haji: “El monje y la araña”

En ocasiones anteriores, desde Ecos de Asia nos hemos aproximado al género BL, su evolución y su recepción en nuestro país. No obstante, hemos de señalar que se trata de un fenómeno bastante extenso y prácticamente inabarcable que, en este caso, nos lleva a hablar de producciones por parte de autores y autoras que están empezando a través de diversos doujinshi[1] a los que tenemos acceso vía online.

Portada del manga Bouzu to Kumo.

En este caso nos referimos a la autora japonesa Haji, activa aproximadamente desde el año 2012, que nos resulta especialmente interesante por la variedad temática de sus obras y la inclusión en las mismas de diversos elementos pertenecientes al imaginario y al folclore japonés que vamos a analizar en estos artículos. Fundamentalmente, nos centraremos en dos de sus obras, escogidas por la temática y el tratamiento de sus personajes. En primer lugar y como centro del texto presente, Bouzu to Kumo (que podríamos traducirlo como El monje y la araña) y en la siguiente entrega de esta serie hablaremos de Saru to Momo (El mono y el melocotón).

 No obstante, antes de centrarnos en su producción, queremos dar unas breves pinceladas acerca de Haji, que pertenece al círculo de 69de74 y se dedica, sobre todo, al género BL. En la actualidad cuenta con varios títulos de carácter autoconclusivo que no sólo destacan por la belleza de su dibujo y el detallado tratamiento de sus personajes, sino también por la variedad de sus temáticas: Haji muestra un especial interés por elementos pertenecientes al folclore y al imaginario popular, ya no sólo nipón, sino de otras muchas culturas. De esta manera, podemos encontrarnos parejas tan curiosas como Caperucita roja y el lobo feroz o la que forman un shinigami  (dios de la muerte según la tradición nipona)y un golem, por no hablar de las que nos ocupan en esta serie. Por estos motivos nos resulta interesante adentrarnos en las obras de esta artista, poniendo de relieve el valor de sus historias tanto por su originalidad como por tratarse de un vehículo para dar a conocer estos personajes tan variopintos que no dejan de estar basados en otros autores e historias.

Centrándonos ya en la obra anteriormente mencionada, Bouzu to Kumo (2015), vamos a comentar primero el argumento, que, a grandes rasgos consiste en el romance que se establece entre un monje nómada y una araña antropomorfa. Así, podemos encontrar a Sougen, el monje, que se muestra como alguien que prefiere la compañía de monstruos y criaturas fantásticas antes que la de humanos, lo que se debe a sus capacidades para verlos e interactuar con ellos así como por su vida bastante longeva. El origen de este comportamiento lo encontramos en su niñez, en el pueblo en el que vivía, donde era visto como un niño extraño, poseído por el mal, y por ende, rechazado y maltratado. Por otro lado, su compañero (que a lo largo de la historia y por azares del destino recibirá el nombre de Jin) es, como comentábamos, una araña humana que, a pesar de que la mayor parte del tiempo tiene una apariencia antropomorfa, cuando pierde el control en los momentos de erotismo deja ver su auténtica naturaleza, reflejada en un total de ocho brazos y varias pupilas en el rostro. Un rasgo que nos resulta curioso es su rechazo hacia las mujeres, dado que en su especie las hembras devoran a los hombres después de reproducirse, si bien, esto es algo que poco a poco irá cambiando, gracias a las distintas criaturas con las que se encuentran a lo largo de sus aventuras. Ambos tienen personalidades contrapuestas, de modo que el primero es bastante tranquilo y serio mientras que la criatura se muestra mucho más infantil y despreocupada.

Jin y Sougen en una imagen coloreada que podemos encontrar en el manga.

Ya hemos dicho que estos personajes vivirán toda una serie de aventuras a lo largo de los capítulos que dura la obra de Haji, y durante los mismos irán apareciendo distintos personajes que podríamos definir como yôkai. Estos yôkai son criaturas pertenecientes al folclore nipón asociadas a la naturaleza, tienen habilidades mágicas y un aspecto más o menos antropomorfo, dependiendo del tipo. Algunos de estos yôkai intentan evitar el contacto con seres humanos, por ello, en esta obra se ve justificada la aparición de un bar dirigido por un zorro de nueve colas al que acuden para relajarse y comentar sus problemas. En bastantes escenas ambientadas en este local, además de en otras que nos muestran las habilidades de Sougen, podemos ver a estos personajes propios de la mitología nipona como un tanuki, ushi-oni o demonio vaca o un yôkai-mannendake en forma de vara de bambú, entre otros.

Algunas capturas correspondientes a las páginas del manga en las que podemos señalar algunos de los yôkai comentados en el texto.

Entre estos yôkai, por supuesto, no podemos dejar de destacar la figura de Shinoda, un zorro de nueve colas, también denominado en Japón como kitsune. La primera aparición de esta criatura no es puramente anecdótica, sino que en una de las viñetas vemos cómo Sougen recurre a sus poderes dado el vínculo que los une, lo que le permite salvarse de una muy mala caída y desencadenar, además, un momento de erotismo con Jin. Se dice que el número de colas de los kitsune depende de la longevidad de los mismos, y cuando obtienen la novena, su pelaje se vuelve completamente blanco, lo que podemos ver en el caso de Shinoda que, a pesar del blanco y negro del manga, no se usa trama alguna en el personaje, lo que nos permite adivinar sus cabellos blancos. Igualmente, una de las habilidades de este yôkai es la capacidad de ver y escuchar todo lo que ocurre en el mundo, por lo que no es de extrañar que acuda en ayuda de su amigo el monje sin demora, así como el hecho de que tenga un bar por el que pasan todo tipo de criaturas contando sus penas y secretos, lo que no deja de ser una libre adaptación de una de las habilidades de los kitsune.

En la escena superior podemos ver una escena en la que Sougen toma los poderes del kitsune para evitar su caída por un barranco. En la parte inferior, la primera aparición de Shinoda.

Por otro lado, tenemos hablar de la compañera de Shinoda, que se identifica como nekomata. Esta es una criatura viva, un gato con la cola partida que imita a los humanos en su comportamiento. A pesar de que no puede transformarse en una persona propiamente dicha, en bastantes obras (tanto en la presente como en Wayward, una obra en la que participan Jim Zub, John Rauch, Josh Perez, Ross A. Campbell, Steve Cummings y Tamara Bonvillain donde igualmente aparece una joven identificada como nekomata) se utiliza este recurso para jugar con apariencias a medio camino entre una chica –porque suelen ser personajes femeninos- y un animal, un gato en este caso. En este caso, la podemos reconocer por un adorno que lleva en el pelo en forma de cabeza de gato así como por su cola partida. Respecto a su papel, actúa como ayudante del kitsune en el bar, a la par que aprende de sus habilidades.

El caso de un nekomata.

Hay que decir que en este manga podemos encontrar una historia que atañe a algunos personajes secundarios, como es el caso de Nanao, un hombre pulpo que también trabaja en el bar que hemos mencionado anteriormente y que mantiene un romance con el primogénito de Otohime, Yahiro. De esta manera, Haji introduce una nueva referencia al imaginario popular nipón, aludiendo directamente a la historia de Urashima, un sencillo pescador que, por salvar una tortuga, podrá visitar el palacio del rey dragón, donde conocerá a la princesa Otohime, que le entregará una caja a modo de regalo. Al final de la historia, Urashima Tarou vuelve a su pueblo natal, pero el tiempo que ha transcurrido en el palacio parece haber sido mucho más en el mundo humano, nada menos que trescientos años. Desesperado, abre la caja que le habían regalado y se convierte en el anciano que debería ser si se hubiera quedado en su mundo. Aquí se nos da poca información acerca de la leyenda propiamente dicha, pero sí que podemos ver representaciones del palacio así como de otra de las hijas de Otohime. El personaje de Yahiro abandona el palacio de sus antepasados porque, por su condición masculina, no puede ascender al trono ya que ese papel le corresponde a las mujeres, por lo que acude al mundo humano para vivir junto con su amado. En esta pequeña historia vemos como Yahiro menciona que tiene la capacidad de convertirse en tiburón, mientras que su pareja Nanao, como ya hemos comentado, es un pulpo. Esto no deja de ser una alusión a criaturas marinas, lo que establece un vínculo con la leyenda original y su ambientación subacuática, así como permite a Haji el crear escenas eróticas comparables con el famoso grabado ukiyo-e, La mujer del pescador.

Primera aparición de Yahiro y de su hermana a la izquierda. A la derecha, el palacio del rey dragón donde residen Otohime y sus hijos.

Con este breve repaso concluimos una primera aproximación a las referencias que incluye Haji en sus obras de BL, en entregas posteriores abordaremos un nuevo crossover que, al igual que en este caso, aúna nuevos elementos del folclore oriental encarnados en personajes de lo más estéticos que interactúan en historias llenas de ternura y sensualidad.

 

Notas:

[1] Podríamos considerarlo como un sinónimo de lo que nosotros conocemos como fanzine, es decir, obras de manga nipón autopublicadas normalmente llevadas a cabo por autores noveles que tienen una tirada pequeña.

avatar María Gutiérrez (80 Posts)

Graduada en Historia del Arte por la Universidad de Zaragoza, cursando el máster de Estudios Avanzados con el objetivo de especializarse en arte asiático.


Share

Deja un comentario