Revista Ecos de Asia

Information

This article was written on 20 Dic 2018, and is filled under Crítica, Cultura Visual.

Current post is tagged

, , , , , ,

Reseña: “Qué difícil es el amor para un otaku” (ECC Ediciones)

El josei es un género de manga dedicado, tradicionalmente, a las mujeres adultas, y este en España no ha tenido mucha popularidad, pues las editoriales siempre han abogado más por los típicos shônen y shôjo. ECC Ediciones, por su parte, está publicando algunas obras que se salen un poco de estas demarcaciones, y un ejemplo de ello es Qué difícil es el amor para un otaku.

Esta nueva obra, publicada el pasado mes de noviembre, está escrita y dibujada por Fujita, y ha estado nominada a diferentes premios, como a la cuadragésima primera edición de los Kodansha Manga Awards. También se trata de una de las obras mejor vendidas de Japón, por lo que se podría decir que ha sido todo un éxito en el archipiélago.

Se empezó a publicar en el año 2014, y aún continúa en publicación tras seis tomos ya a la venta en el país nipón. Su serialización comenzó en la revista Pixiv Comic Pool, de la editorial Ichijinsha, y es en ella donde sigue actualmente, siendo más tarde recogidos los capítulos del manga en tomos.

Su popularidad fue la que provocó que en la pasada primavera de 2018, el estudio A-1 Pictures produjese una serie de anime de once episodios, la cual estuvo dirigida por Yoshimasa Hiraike y se emitió en la cadena de televisión Fuji TV (en Estados Unidos ha sido licenciada por Amazon Prime Video).

Su llegada a España ha sido de la mano de ECC, quien ya nos había traído algunas obras interesantes como Utopías, Tekkon Kinkreet o El imperio de los cadáveres, las tres ya reseñadas en Ecos de Asia. Este manga, además, contribuye a enriquecer el escaso catálogo de josei que se ha publicado en España, tanto por parte de ECC como de otras editoriales.

En esta obra de Fujita titulada Qué difícil es el amor para un otaku vemos justamente lo que dice el título, pues los cuatro protagonistas sienten una gran atracción por el mundo del manga, el anime, el cosplay, los videojuegos, etc., dando lugar a personajes que, dentro de la cultura nipona, no serían bien vistos por la sociedad. Así, se puede entender que el hecho de que estos sujetos puedan encontrar una persona de la que enamorarse sea algo bastante complicado.

Tráiler original en japonés de Qué difícil es el amor para un otaku (Wotaku Koi wa Muzukashii, en japonés).

Aquí lo que tenemos son dos romances. El primero de ellos está compuesto por la fujoshi, mangaka y adicta a los juegos otome Narumi Momose, quien al empezar a trabajar en una nueva empresa, se encuentra con un antiguo compañero de la escuela, un amigo con quien compartía parte de sus gustos. Esta persona es Hirotaka Nifuji, quien está especializado en los videojuegos, aunque también lee manga y ve anime.

La segunda pareja está compuesta por los senpai de los anteriores: Hanako Koyanagi y Tarô Kabakura. Mientras que la primera es una aficionada del teatro y del cosplay (su especialidad es interpretar a personajes masculinos atractivos), el segundo lee manga y juega a videojuegos, aunque él posiblemente sea el menos otaku de los cuatro, algo que, sin duda, él no dejará de repetir. Estos dos llevan saliendo juntos desde que acabaron la Preparatoria, por lo que se podría interpretar que llevan casi una década de novios.

Tras ver a estos personajes, la suposición más acertada sería la de pensar que se tratará de una obra donde la comicidad será un elemento esencial, y así es. Junto al romance, el humor y la comedia son los protagonistas, dando lugar a situaciones desternillantes que se mezclan con otras donde las emociones copan toda la atención. De este modo, se trata de una obra que, sin duda, entretendrá a casi cualquier lector, sacando alguna sonrisilla de vez en cuando.

Este lado cómico ya se ve en una de las solapas de la sobrecubierta, donde hay una cita de la propia Fujita en la que intenta explicar cuál es la demografía a la que pertenecería el manga. En Ecos de Asia opinamos que encaja en el josei, pero ella no lo tiene tan claro:

Cuando me preguntan qué clase de manga es Qué difícil es el amor para un otaku, como no estoy muy segura de sí es un shôjô, uno romántico o un manga cómico, al final explico que es un combate de amor entre integrantes de una especie diferente.[1]

Imagen del anime en la que nos encontramos, de izquierda a derecha, Hanako Koyanagi, Hirotaka Nifuji, Tarô Kabakura y Narumi Momose.

En cuanto a la edición, nos encontramos con un manga de ciento veintiocho páginas, pero en un formato de 17 cm. x 11,5 cm., por lo que la escasez de páginas no es un punto negativo. Es un libro rústico con sobrecubierta que se completa con ocho páginas a color (las que componen el capítulo cero) y un epílogo final. Además, en la numeración de cada hoja podemos ver diferentes anotaciones, las cuales nos indican pensamientos, tanto de los personajes como de la propia mangaka.

Portada del primer tomo de Qué difícil es el amor para un otaku, de ECC Ediciones.

Con todo esto tenemos una obra donde la comedia y el romance se mezclan en perfecta armonía, dando lugar a un manga excepcional. Qué difícil es el amor para un otaku, de Fujita, ha sido, sin duda, una de las apuestas fuertes de ECC Ediciones, y esperemos que siga trayendo obras de este estilo, sorprendiendo así a sus lectores.

Notas:

[1]Fujita. Qué difícil es el amor para un otaku. Barcelona, ECC Ediciones, 2018. Solapa final de la sobrecubierta.

avatar Daniel Rodríguez (107 Posts)

Graduado en Historia del Arte en la Universidad de Oviedo, con un Máster Universitario en Estudios en Asia Oriental cursado en la Universidad de Salamanca, ha trabajado para el Museo Arqueológico de Asturias, la sala de exposiciones Laudeo, la Universidad de Salamanca y Satori Ediciones. Recientemente ha finaliado el Máster Universitario en Formación del Profesorado de Educación Secundaria Obligatoria, Bachillerato y Formación Profesional en la Universidad de Oviedo.


Share

Deja un comentario