Revista Ecos de Asia

Information

This article was written on 16 May 2019, and is filled under General.

Current post is tagged

, , , , , , , , ,

“Mitsumei. Orden secreta”: el romance de un Boys’ Love y las intrigas del ejército, de la política y de las mafias rusas.

El pasado mes de abril salió a la venta Mitsumei. Orden secreta, un manga editado y traducido al español por Nowevolution perteneciente al género Boys’ Love. De este modo, se une a la línea Kigen de la editorial, a la cual pertenecen las obras ya publicadas Blue morning y Si me llevaras a una isla desierta del pasado año.

La salida al mercado de esta historieta de la dibujante Eko Tohtsuki y la escritora Elena Katoh no fue una sorpresa, pues ya se conocía la intención de publicarla desde finales del 2017, tratándose de un manga muy ansiado por los lectores de este género.

Mitsumei. Orden secreta está compuesto de un total de doscientas cinco páginas, las cuales en su día fueron publicadas en la revista nipona Chara por capítulos, siendo luego la editorial Tokuma Shoten quien se encargó de realizar la recopilación y elaboración de un único tomo autoconclusivo, el cual vio la luz en el año 2014.

Imagen publicitaria de Mitsumei. Orden secreta, de Nowevolution Editorial.

Elena Katoh nos narra la historia de amor e intrigas de Iván, subteniente de los servicios de inteligencia del ejército ruso, y Ed (de Eduard), un importante miembro de una de las nuevas mafias asentadas en San Petersburgo, quien además fue amigo del militar durante sus años en la academia, de la cual acabó siendo expulsado.

Iván recibe la misión, por parte del coronel general, de infiltrarse en la mafia para recuperar una microcápsula que contiene una muestra de un arma bacteriológica, es decir, un potente virus, desarrollada en los laboratorios químicos, la cual parece que va a ser vendida al extranjero. Es así como comienza su misión, pero sus sentimientos no se lo pondrán nada fácil.

Tras un encuentro “casual” en el teatro con su amigo y una amena charla entre ambos tras la función, Ed invita a Iván a ir a su casa esa noche, pero al día siguiente el subteniente se da cuenta que ha caído en una trampa, por lo que el joven militar tendrá que ingeniárselas para salir indemne de esa situación, pero todo lo que ocurrirá en los días sucesivos es algo que jamás habría imaginado cuando decidió realizar esta misión, y es que a veces los sentimientos acaban siendo más poderosos que el propio deber.

Pero, ¿de verdad ha podido convertirse en un miembro de la élite mafiosa alguien que admiraba las artes, que era amable y tenía buen corazón? Ed ha cambiado desde la última vez que se encontró con Iván diez años atrás, pero sus sentimientos de amistad hacia él siguen existiendo, ¿podrán estos desencadenar un final feliz para un leal miembro del cuerpo de inteligencia militar ruso y  un alto miembro de la cúspide del hampa de San Petersburgo?

Escaneo de la página 133 de Mitsumei. Orden secreta, de Nowevolution Editorial, donde podemos ver a Iván, el chico moreno, y a Ed, el rubio.

Sin duda alguna, la obra que nos ha traído Nowevolution no es un BL típico, sino que muestra un entramado militar y político propio de cualquier shônen; es extraño la traducción a nuestro país de mangas de este estilo, pero sin duda son de agradecer. Son estas historietas, las cuales muestran algo más que una típica relación homoerótica, las más interesantes para cualquier lector, pues se alejan de los típicos romances de jóvenes adultos o adolescentes estudiantes de Secundaria o Bachillerato (Preparatoria), historias que pueden llegar a cansar. Algunos ejemplos de obras diferentes a lo habitual, además de Mitsumei. Orden Secreta, son Fake, de Norma Editorial, que narra las aventuras de dos compañeros policías, Pájaro que trina no vuela, de Ediciones Tomodomo, donde vemos los entresijos de la yakuza japonesa, Yellow, de Ediciones La Cúpula, cuyos protagonistas se encargan de robar drogas, o Canis, de Milky Way Ediciones, en el cual se desarrolla una historia de amor entre el dueño de una sombrerería y un joven que tiene tratos con las mafias niponas y estadounidenses.

Portada de Mitsumei. Orden secreta, de Nowevolution Editorial.

Pero no sólo es la historia de Elena Katoh lo que destaca en este manga, sino que el dibujo de Eko Tohtsuki es simplemente brillante. Se trata de un estilo detallista que fácilmente logra transmitir al espectador los sentimientos de los personajes, llegando así a conmover fácilmente el corazón de los lectores. Es cierto que no hay una gran preocupación por los fondos, pero eso es compensado por el duro trabajo que la dibujante pone en todos los demás elementos de la obra: los ojos de los personajes, la vestimenta, los objetos… Sin duda, la colaboración de Elena Katoh y Eko Tohtsuki ha dado un resultado magistral.

Y todo esto es complementado por una edición de Nowevolution que nos incluye un prefacio, un capítulo adicional titulado “El regalo” y un relato escrito por Elena Katoh titulado “Después del regalo”. Con unas medidas habituales (aunque un poco superiores a lo normal), dos páginas a color y los extras incluidos, Mitsumei. Orden secreta se convierte en un manga realmente destacado del catálogo español del Boys’ Love, siendo su compra y lectura ampliamente recomendada para cualquier persona amante de este género. No cabe duda de que la obra de Elena Katoh y Eko Tohtsuki sorprenderá a cualquier lector, enamorándolo de esta brillante historia desarrollada en Rusia entre Iván Asimov Labadze y Eduard Evgenievich Zelenin.

Escaneo de la prima página de Mitsumei. Orden secreta, de Nowevolution Editorial.

avatar Daniel Rodríguez (128 Posts)

Graduado en Historia del Arte en la Universidad de Oviedo, con un Máster Universitario en Estudios en Asia Oriental cursado en la Universidad de Salamanca, ha trabajado para el Museo Arqueológico de Asturias, la sala de exposiciones Laudeo, la Universidad de Salamanca y Satori Ediciones. Recientemente ha finaliado el Máster Universitario en Formación del Profesorado de Educación Secundaria Obligatoria, Bachillerato y Formación Profesional en la Universidad de Oviedo.


Share

Deja un comentario