Revista Ecos de Asia

El manga Boys’ Love “Tamayura” y la proyección de Milky Way Ediciones

Milky Way Ediciones no ha parado de licenciar obras Boys’ Love en este 2018. Primero publicó el tercer volumen de Un extraño en primavera, de Kanna Kii, lo que fue seguido de la continuación de la Colección Asumiko Nakamura con Chicken Club y All about J, dos obras que, aunque no se puedan considerar BL en su totalidad, pues en una se manifiesta la sexualidad en diferentes formas, y en la otra se explora la transexualidad y la problemática del género, sí tienen rasgos distintivos del mismo. Y, además, también la editorial nos sorprendió hace poco con la publicación de Algo entre nosotros, de hagi, en donde se retrata una de las mejores historias de amor adolescente de este género. Pero Milky Way ha seguido anunciando obras Boys’ Love, y la primera de ellas en salir al mercado ha sido Tamayura, de Ringo Yuki, un tomo único autoconclusivo.

Portada de los mangas Un extraño en primavera, vol. 3, Chicken Club, All about J y Algo entre nosotros, de Milky Way Ediciones.

Ringo Yuki es una de las mangaka niponas que más está trabajando este género en la actualidad, algo sorprendente si se tiene en cuenta que entró a formar parte del género en torno al año 2011, momento en el que realizó su primera publicación. De este modo, se puede ver como la editorial ovetense sigue dando apoyo a este tipo de autores y autoras, quienes tienen una perspectiva más moderna de la vida que aquellos mangaka tradicionales.

Imagen promocional del manga autoconclusivo Tamayura.

En Tamayura, Ringo Yuki nos sitúa a principios del siglo XX, concretamente en la era Taishô (1912-1926), y al igual que ocurría en la obra Blue Morning, realizada por Shoko Hidaka y licenciada por Nowevolution Editorial, el papel de la aristocracia es fundamental en el desarrollo de la historia.

En esta ocasión, el protagonista indiscutible, ya que la historia es contada desde su punto de vista, es Michitada Asakura, quien es el hijo de un famoso y rico comerciante. De este modo, su vida siempre había girado en torno a la disciplina, el saber estar, la moral y las obligaciones que conllevaba estar en esa posición social; y todo ello se vio acompañado por los viajes realizados por Europa durante su adolescencia.

Así, el manga comienza con la llegada de Asakura a la residencia donde se alojará mientras realiza sus estudios de Bachillerato, y es allí donde coincide con un viejo amigo de su infancia, Tachibana, quien ahora será su compañero de habitación. Él, al contrario que Asakura, no había vivido en una lujosa mansión ni se había criado con los valores de rectitud propios de las clases adineradas y nobles de la época, sino que había crecido de un modo más libre, aunque su padre, al igual que el de Asakura, era comerciante (de aceite, en este caso), por lo que tampoco se trataba de una familia pobre.

Ellos dos habían sido amigos durante la infancia, pero esto terminó cuando Asakura vio, con once años, como Tachibana mantenía relaciones sexuales con una mujer. Fue en ese entonces, además, cuando Asakura se tenía que ir a Europa con su padre por viajes de negocios, por lo que desde entonces no se habían vuelto a ver. Pero Tachibana guardó un secreto durante toda la adolescencia, y es que él se encontraba enamorado de Asakura, y esa es la razón por la que siempre conservó las dos canicas de las botellas ramune[1] que se le rompieron a Asakura al ver la escena de sexo de su amigo y salir corriendo.

Con el reencuentro, ambos empezarán a despertar los sentimientos que habían estado escondidos durante tantos años, dando como resultado una historia de amor que irá en contra de los esquemas morales de la sociedad nipona de la época y de los planes que tiene el padre de Asakura para su hijo.

Es así como Milky Way Ediciones vuelve a sorprender a sus lectores una vez más, ya que trae una historia de amor interesante y delicada que incluso se podría considerar un “manga de época”, pues también refleja algunos de los sucesos más destacados de la Era Taishô, como el gran terremoto de Kantô de 1923. Además, la historia es ilustrada con un dibujo que recuerda mucho a otras mangaka actuales del género, como hagi, Shoko Hidaka o Rihito Takarai, el cual transmite a la perfección las emociones y los sentimientos de los personajes.

Portada del manga autoconclusivo Tamayura, de Milky Way Ediciones.

Escaneo del marcapáginas incluido en el manga Tamayura, de Milky Way Ediciones.

La edición, como ya viene siendo habitual en la editorial ovetense, presenta una calidad excepcional, y ésta, además, viene acompañada de un marcapáginas, algo que también es bastante usual en las obras de Milky Way. Es una edición que, sin duda, presenta una calidad equivalente a la historia narrada e ilustrada por Ringo Yuki. Tamayura es, sin duda, una obra que no podría faltar en una estantería de mangas BL que se precie.

Pero las aventuras de la Milky Way Ediciones con el Boys’ Love no acaban aquí, y es que recientemente han anunciado una obras que nadie se esperaba. Dentro de la historia del género, hay dos mangaka que son conocidas por realizar las dos primeras obras BL, Moto Hagio y Keiko Takemiya. Así, mientras que la primera creó Thomas no shinzô (“El corazón de Thomas”), publicada entre 1974 y 1975, Keiko Takemiya publicó Kaze to ki no uta (“La balada del viento y los árboles”) entre 1976 y 1984 en la revista Shôjo Comic, de la editorial Shôgakuan. Esta segunda obra, que más tarde fue reeditada por Hakusensha, es la que Milky Way Ediciones traerá a España dentro de poco tiempo, algo que, sin duda, debería de celebrarse por todo lo alto, pues se trata del segundo manga Boys’ Love que fue publicado. Desde Ecos de Asia, por tanto, no nos queda más remedio que agradecer a la editorial ovetense por toda la labor que está haciendo dentro del mercado del manga, por lo que le deseamos mucha suerte en su futura travesía.

Finalmente, nos despedimos con la información que ha compartido la editorial sobre la Kaze to ki no uta en su página web:

Serge Battour es el hijo de un rico vizconde y una hermosa gitana, y a pesar de su talento académico y carácter bondadoso y gentil, sufre el desprecio de sus iguales debido al color de su piel. La historia recoge las memorias de Serge durante sus años en la academia, y sobre todo, su fascinación con Gilbert Cocteau, popular entre sus compañeros por su naturaleza promiscua, fruto de ser considerado como un objeto y no como un ser humano durante prácticamente toda su vida. El manga trata temas como el clasismo, el racismo y la homofobia a finales del siglo XIX.[2]

Portada de la edición nipona de Kaze to ki no uta.

 

Notas:

[1] Marca de bebida gaseosa japonesa de diferentes sabores que es conocida por presentar un canica que sella su boca a modo de chapa. Para beberla hay que introducir la canica hacia el interior del vidrio, lo que hace que, mientras se beba, se oiga un sonido procedente de la interacción del líquido con la canica.

[2] Más información disponible aquí.

avatar Daniel Rodríguez (81 Posts)

Graduado en Historia del Arte en la Universidad de Oviedo y con un Máster Universitario en Estudios en Asia Oriental cursado en la Universidad de Salamanca, ha trabajado para el Museo Arqueológico de Asturias, la sala de exposiciones Laudeo, la Universidad de Salamanca y Satori Ediciones. Actualmente se encuentra estudiando el Máster Universitario en Formación del Profesorado de Educación Secundaria Obligatoria, Bachillerato y Formación Profesional en la Universidad de Oviedo.


Share

Deja un comentario